Lecturas

Cátedra del Adulto Mayor: nuevamente útiles

Cátedra del Adulto Mayor: nuevamente útilesLas Tunas.- Tras 38 años de trabajo Moraima decidió jubilarse para disfrutar del derecho al descanso luego de ofrecer miles de días de su vida a la educación de varias generaciones de tuneros.

La costumbre de levantarse desde horas muy tempranas de la mañana al inicio le impedían un poco adaptarse a una nueva etapa de su vida, ayudaba a los más pequeños, regaba sus plantas y a media mañana disfrutaba de un café en la terraza de su casa.

Tras un año de jubilada se incorporó como muchos cubanos a la Cátedra Universitaria del Adulto Mayor, en la provincia de Las Tunas, y matriculó en este programa de estudios que contribuye al incremento de la calidad de vida de las personas y su reinserción en la sociedad.

Conocer sobre los retos de vivir la Tercera Edad, resultó para ella uno de los aportes más valiosos de este proyecto que aporta para sus miembros nuevos conocimientos sobre nutrición, historia local, sexualidad, psicología, cultura, actividad física y las relaciones en el hogar.

Moraima tiene ya 71 años de edad y en su familia encuentra un núcleo funcional para su vida, que reconoce los aportes de la Cátedra principalmente para esta fémina, quien muestra los signos más visibles del envejecimiento desde la labor física, los cambios en la piel con las arrugas y las manchas pigmentadas, entre otros fenómenos asociados a esta etapa de vida.

Cada mes en la Cátedra se les ofrece una amplia variedad temática previamente seleccionada para estimular a estos abuelitos que disfrutan de actividades político-culturales y encuentros con otros adultos mayores y mostrarles nuevas oportunidades de sentirse útiles.

Hoy Moraima agradece su llegada a la Cátedra que se ha convertido en un espacio de reencuentro con antiguos compañeros y otros nuevos, quienes tienen el privilegio de mantener el encanto de esa nueva etapa de la vida que sobrepasa los 60 años de edad.

La primera Cátedra del Adulto Mayor se fundó en la Universidad de La Habana, en el año 2000, y de inmediato se extendió por toda la Isla con el protagonismo del movimiento de Atención a Jubilados y Pensionados de la Central de Trabajadores de Cuba (CTC).

Del primer curso escolar (2000-2001) egresaron 42 adultos mayores de 60 años de edad y a partir de esa experiencia comenzaron a fundarse estas Cátedras en todo el país, amparadas en Resoluciones Rectorales de sus respectivos centros de la Educación Superior.

/YMP/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter y Youtube

 

 

Artículos relacionados

Festival de Cine de La Habana enfoca sus orígenes y hacia el futuro

Redacción Tiempo21

La Carta Magna, expresión de la justicia social de la Revolución

Redacción Tiempo21

Fidel Castro, el comunicador que conocimos

Redacción Tiempo21

Enviar Comentario


− siete = 1