Las Tunas, Cuba. Lunes 19 de Febrero de 2018
Home > Especiales > Lecturas > De reojos empezó esta amistad

De reojos empezó esta amistad

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

De reojos empezó esta amistadCada 30 de julio el mundo celebra el Día Internacional de la Amistad, una jornada para compartir, abrazar, y apapachar a nuestra familia extendida, pero en particular para agradecer su paciencia, desinterés o simplemente que escuche los problemas del otro lado del teléfono.

Sobre la amistad hay muchas historias que contar, como esta que comenzó por un virón de ojos, cuando Carla llegó nueva al edificio y, como de costumbre, los nativos ya tenían sus grupos conformados.

Por un lado, los varones, que no importaba la distancia entre sus casas, eran un solo team; sin embargo, las chicas, que sí tenían en cuenta la proximidad, las dividía el paso de escalera o como ellas decían el hueco.

Carla, la protagonista de la historia, se mudó un día de invierno cubano, cada quien en su apartamento pero observando desde los balcones…  Desde que se bajó del camión junto con su familia, la nueva hizo un recorrido visual a su barrio, y divisó a varias niñas, eran como ocho, y lo primero que pensó, -recuerda-, fue que tendría más amigas, todo lo contrario a su antiguo hogar.

No obstante, a solo metros se encontraba Rachel, y cuando Carla se disponía a darle un saludo, fue todo una sorpresa, un virón de ojos le dio la bienvenida.

Ambas tenían nueve años, estaban saliendo de la edad de la peseta, y Rachel, nacida y criada en ese barrio, era la líder de la pandilla Cloby, las de la derecha, las que por juego o por desagrado tenían una disputa con el bando de la izquierda.

El apartamento de la nueva estaba ubicado en la izquierda, sin saberlo, sin conocer los porqués, su número de futuras amigas se redujo a dos, con quienes no compartía muchas ideas, ni siquiera el nivel de enseñanza.

Para más inconvenientes Carla y Rachel estaban en la misma escuela y  grado escolar y quién diría que también eran compañeras de aula.

Los reojos del barrio y las risitas burlonas se mantenían en la primaria, hasta un día de acampada. Tenían que dormir en la escuela y esa mañana ambas salieron preparadas, pantalón largo para los mosquitos, cepillo de diente, pasta, más todo lo que cada madre puso en sus mochilas.

Aunque Rachel andaba con su piquete le apenaba decirles que se sentía mal, pues ella era la fuerte, la líder incapaz de flaquear, pero su malestar era tanto que fue corriendo al baño, su cuerpo estaba en plena trasformación, era su primera menstruación.

Había visto decenas de veces qué hacía su mamá en este periodo, pero allí se sentía sola, aterrorizada, y por azares de la vida solo atinó a gritarle a Carla, quien coincidentemente iba de salida del baño.

La nueva apareció, con miles de dudas porque pensaba que era para una disputa, y al enterarse de la situación soltó una carcajada de películas, ya había pasado por eso. Fue a su mochila y sacó una íntima, su mamá las guardó por si las moscas.

Luego de tanta incertidumbre y cambios de vestuario, las dos se pasaron la noche hablando, intercambiando chistes y confesiones, prácticamente no durmieron, a no ser por la maestra que de vez en cuando las mandaba a callar.

Pasó más de una década y actualmente ambas están en quinto año de la universidad, Rachel estudia Ingeniería Industrial y Carla optó por Licenciatura en Turismo, y cada vez que se reúnen recuerdan el motivo de su primera conversación.

De miradas con reojos al inicio, ahora son las mejores amigas, unidas por la madurez o por el destino como prefieren llamarle, lo cierto es que quienes las conocen saben que no pueden vivir una sin la otra, y si les preguntan qué parentesco tienen, con mucha firmeza dirán: somos hermanas.

Las fuerzas de la animosidad y el odio en nuestro mundo no se comparan con el poder del espíritu humano, resultó la visión del Doctor Ramón Bracho, cuya convicción condujo a que la Organización de Naciones Unidas (ONU) estableciera la fecha del 30 de julio para tender puentes entre las personas y fomentar también la paz en el planeta.

Con la premisa de que la amistad puede contribuir al diálogo entre las civilizaciones, la solidaridad, la comprensión mutua y la reconciliación, en 2011 la Asamblea General de la ONU convidó a celebrar este día, de conformidad con la cultura, y costumbres de las comunidades mediante actividades educativas y de concienciación pública.

Diversas son las canciones dedicadas a la amistad, como la conocida del cantautor Roberto Carlos, o Amigas del enigmático cuarteto cubano Las D´Aida, todo un clásico que aunque pasen los años nos incitan a tararear: Amigas/ ¡cómo ha pasado el tiempo/ cómo han llovido inviernos/ en nuestros corazones! (Agencia Cubana de Noticias)

/dcg/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos   en Twitter y Youtube

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Redacción Tiempo21

Encargada de realizar todo el trabajo del Grupo Internet y Tiempo21. Integrada por un Editor-jefe, una editora, un fotorreportero y camarógrafo, un director de fotografía y camarógrafo y un desarrollador Web. Es un equipo multidisciplinario y multioficio, que desarrolla las principales labores del Periodismo Hipermedia. Además de tiempo21, tiene un canal de Video-TV, y otros espacios. @tiempo21cuba

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


× cinco = 25