Gente

Consagrada a una profesión

Consagrada a una profesión
Foto de la autora

Las Tunas.- El bullicio abraza la céntrica Frank País; entre el ir y venir descubro su pequeña estatura cubierta con un humilde vestuario. Levanta la vista, saluda al transeúnte con la nobleza que la distingue y la sonrisa asoma a los labios, mientras le saca brillo a las calles aledañas al Estadio Julio Antonio Mella de Las Tunas.

Este es un trabajo bueno, honesto, y se sienten las personas bien- enfatiza Nancy Vilma Rosa Escobar, quien ha dedicado doce años de su vida a Servicios Comunales y asegura que está enamorada del trabajo.

«Honradamente uno se gana el dinero y esto no es penoso. Me siento contenta y soy una mujer realizada».

Ya el calor del mediodía sofoca y la pulcritud de la calle describe el empeño de Nancy conduciendo la escoba y el carrito. En casa la espera el esposo a quien ha consagrado más de veinte años y dos jóvenes trabajadores que llenan su corazón de un infinito orgullo.

De niña conoció el dolor del cáncer al perder su mamá y aunque apenas pudo estudiar, recuerda que siempre le gustó la música, el canto, y hoy la inspira poner la casa bonita, tener amistades, ver felices a las personas y colaborar con su ciudad.

«Me siento orgullosa de Las Tunas; ha cambiado mucho; a veces yo pienso, quisiera ir a otro lugar, y digo: ¡ahy!, no, Las Tunas es linda; yo la hallo así; no quisiera irme nunca de Las Tunas; las personas aquí son buenas y muy trabajadoras; es una ciudad de puertas abiertas».

Las fuertes temperaturas de esta etapa del año no la detienen y en medio del gentío se distingue porque es una mujer nacida con un brillo especial.

/YMP/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos   en Twitter y Youtube

Artículos relacionados

Adalid de ideas multiplicadas

Roger Aguilera

Zabala, confesiones de un comparsero

Leydiana Leyva Romero

Metodio y la radio, un binomio singular

Adialim López Morales

Enviar Comentario


ocho × = 8