Lecturas

Los mejores lugares para bucear en Cuba

Los mejores lugares para bucear en CubaRoberto F. Campos
Prensa Latina

La Habana.- La naturaleza cubana tiene un encanto particular en el caso de los fondos marinos, de ahí que muchas personas lleguen interesadas en bucear o simplemente en hacer el llamado «snorkeling».

Por tanto, se impone recopilar las recomendaciones de los expertos en este sentido y apreciar los escenarios mejor valorados.

Los fondos cubanos muestran al visitante una posibilidad única de guardar recuerdos muy especiales.

Varios son los encuentros incluso de fotografía submarina que se organizan en distintos puntos de la costa y de la plataforma insular, aprovechando las bellezas bien conservadas, el clima y la infraestructura apropiada.

Estas bondades inclinan a las autoridades cubanas a promover el buceo y otras prácticas de este tipo, para el momento cercano en el cual Cuba sea considerada un destino preferencial en materia de inmersiones y observación de los fondos marinos.

Muchos expertos llegan a la mayor ínsula antillana deseosos de disfrutar sus recodos y de buscar sus fondos, dados el clima y la temperatura de las aguas, que para algunos es una verdadera panacea.

Variedad en los puntos de descenso, hoteles cercanos a los lugares y a las marinas, guías apropiados con una correcta formación y calificación internacional, completan un panorama muy bien definido.

Tomar fotografías submarinas en Cuba constituye, además de toda una aventura, el mejor regalo para las vacaciones de cara a la náutica recreativa y a tener una experiencia reconfortante para los sentidos y la memoria.

Escenarios bien conservados, descanso en hoteles acondicionados para satisfacer a los entusiastas del mar, completan una oferta constante que significa en definitiva la bandera del auténtico color cubano.

Pero los fondos implican elementos adicionales a cada paso debido a la historia y las tradiciones nacionales, que también se reflejan en las profundidades, a partir del clima muy favorable para estas prácticas, durante la mayoría del año.

Debido a lo bien conservado de los fondos y los restos de flotas de antaño en muchos lugares, los expertos consideran a Cuba como un paraíso para la arqueología subacuática y el buceo.

De acuerdo con el Ministerio de Turismo existen más de 500 zonas de buceo bien estudiadas en la ínsula, con paisajes submarinos, rincones exóticos, cuevas, paredes verticales y túneles.

También pueden encontrarse acantilados y canales con infinitas opciones para esta práctica, tanto diurna como nocturna. Sin embargo, el hundimiento de barcos de la flota española aún mantiene secretos por descubrir.

Las formaciones coralinas se localizan a pocos metros de las costas, permiten por además la protección de sus playas, y constituyen atractivos escenarios. Tanto el litoral norte como el sur incluyen atractivas cayerías, entre los lugares ideales para sumergirse.

Los entendidos recomiendan para el buceo a la Isla de la Juventud y Cayo Largo; a María la Gorda, en Pinar del Río; al litoral Norte habanero; y a Varadero y su parque artificial submarino.

También incluyen a la Península de Zapata para el espeleobuceo, así como las áreas costeras de Cienfuegos, que exhibe entre sus maravillas el coral Notre Dame, de seis metros de altura.

Otros puntos destacados se encuentran en la oriental Santiago de Cuba, con importantes barcos hundidos en sus profundidades; la costa norteña de Camagüey; Holguín y, al norte de Ciego de Ávila, el polo de Jardines del Rey, con los Cayos Coco, Guillermo y otros.

Los aficionados al buceo pueden incursionar en la Villa de Trinidad, cuyas aguas poseen una visibilidad envidiable. Igualmente, en el sur de la isla de Cuba aparece un santuario marino: Jardines de la Reina, el sito preferido por los más aventureros.

La arqueología tiene espacios muy particulares, por los restos de las naves que descansan en el lecho marino, un reflejo de la fuerte actividad comercial en la región durante siglos y de la ocurrencia de sucesos bélicos o de accidentes.

Como ejemplo están las inmediaciones del oriental territorio santiaguero, a 900 kilómetros al este de La Habana, con numerosos pecios, testigos de la batalla naval y final de la Guerra hispano-cubano-norteamericana, en 1898.

Numerosos barcos fueron hundidos en estas aguas; entre ellos carabelas con los tesoros del nuevo mundo, víctimas de piratas y de tempestades.

De ahí que con la designación de Cuba como sede de diversos eventos de fotografía submarina, el país da un importante paso para convertirse en destino privilegiado para el buceo.

Este tipo de práctica enriquece el panorama recreativo de la isla e instruye sobre cómo apreciar las bellezas sin dañar los fondos marinos, sino preservando sus paisajes para el futuro.

/ymp/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos   en Twitter y Youtube

 

Artículos relacionados

Camilo, ¿solo sonrisa y sombrero?

Adialim López Morales

Festival de Cine de La Habana enfoca sus orígenes y hacia el futuro

Redacción Tiempo21

La Carta Magna, expresión de la justicia social de la Revolución

Redacción Tiempo21

Enviar Comentario


2 × = catorce