Historia

Cae un héroe: viva la Patria

El atardecer del 19 de julio de 1964 fue tenso y  lleno de tristeza en la localidad guantanamera de Caimanera  al igual que en todo el país, porque caía abatido por disparos provenientes de la Base Naval el soldado Ramón López Peña, miembro de la Brigada Fronteriza.

Según lo narrado por uno de sus compañeros nombrado Genaro Rodríguez Cruz, testigo presencial del hecho, dijo que el jefe de la escuadra ordenó entrar en la trinchera y López Peña fue el último en hacerlo, por lo que resultó herido.

Afirmó que ese guerrero «Venía tambaleándose hacia el sitio seguro (…) cuando se desploma y, ya en el suelo, dice marines me han matado».

Ese tunero nació el 15 de diciembre de 1946 en el Barrio La Morena, municipio de Puerto Padre, y era el mayor de los hermanos varones del matrimonio de Andrés López y Eunomia Peña Pérez.

Sobre Ramón, Melanio su hermano rememoró: «Desde niño fue muy preocupado por todas las cosas de la casa. Ya desde los siete u ocho años trabajaba con el abuelo, y ayudaba a papá en la fabricación de carbón».

El sepelio de Ramón López Peña en el cementerio de Guantánamo constituyó una manifestación de duelo popular, que se extendió a toda Cuba, indignada por el crimen cometido contra uno de sus más entrañables hijos.

/ymp/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos   en Twitter y Youtube

Artículos relacionados

Realengo 18, la fuerza de la razón

Tania Ramirez

Mártires de Goicuría, cuando la dignidad desafía a las balas

Tania Ramirez

Cazadores de Hatuey, la bandera de combate de los tuneros

Tania Ramirez

Enviar Comentario


uno + 8 =