Las Tunas, Cuba. Martes 19 de Junio de 2018
Home > Especiales > Gente > Los secretos de Niviam, la delegada

Los secretos de Niviam, la delegada

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page
Los secretos de Niviam, la delegada. (Foto de la autora)

Escuche entrevista a Niviam Rodríguez Fernández

Las Tunas.- En su casa de Buenavista, en esta ciudad, Niviam Rodríguez Fernández colecciona sonrisas y recuerdos de una época no muy lejana. Ya no es joven; pero, se siente todavía fuerte y dispuesta a seguir aportando a la sociedad que ayudó a construir desde diferentes responsabilidades en los Órganos Locales del Poder Popular.

Es una mujer de armas tomar porque, por cerca de 20 años, planificó actividades, ideó proyectos y soñó realidades, primero en el municipio de Colombia y luego en la capital de la provincia de Las Tunas.

Acumula una larga experiencia como delegada de circunscripción y presidenta de Consejo Popular y se considera útil, aunque algunos problemas óseos la apartaron, prematuramente, de esas tareas.

¿Cuándo comenzó su labor como delegada?

«Fue en el año 1996. Por ese entonces comenzó a prender la llama del trabajo comunitario y se apreciaba su importancia. Era palpable la cantidad de soluciones que se podían dar a los problemas en los propios barrios. Poco a poco, esas experiencias se fueron enriqueciendo cada vez más y en todas las comunidades hay ejemplos concretos de cuánto se puede hacer».

¿Dónde se estrenó en esas funciones?

«Yo vivía en Colombia y allá fui electa. Inicialmente sentí temor a fallarle a mis electores. Pero, enseguida me sentí cómoda porque siempre tuve mucho apoyo de ellos. Sé que, como delegada, transformé mi comunidad. Traté de unir a todos los factores para lograr lo que la Revolución espera de los delegados del Poder Popular. Y es que esas personas son líderes políticos en cada circunscripción».

¿Qué estrategia aplicó para que la comunidad avanzara?

«Viví en diferentes lugares y, cuando comenzaba como delegada en un lugar nuevo, lo primero que hacía era un diagnóstico para saber con qué potencialidades y barreras yo contaba. Visité a todas las familias, intercambié con ellas, investigué sus preocupaciones y les dije que yo no iba a prometerles nada, que mi intención era sacar lo mejor de cada uno para ponerlo en función de los demás y del barrio».

¿Cómo lo hizo?

«Los conocí, sencillamente. Sabía cuántos albañiles había, electricistas, plomeros, costureras… Una vez me visitó la comisión nacional y me decían que no entendían cuál era el papel de las costureras en la transformación de la comunidad. Y les contesté que gracias a esas costureras habíamos entregado tres canastillas a tres casos sociales. Otro ejemplo, los martes visitábamos a todos los enfermos de la comunidad. Aunque estuviera lloviendo, íbamos con sombrillas hasta los lugares en los que ellos estaban. Cuando la sequía intensa de inicios del actual siglo hicimos un trabajo comunitario muy fuerte, con la perforación de pozos. Fueron muchas tareas, y siempre estuve ahí, junto al pueblo».

¿Cuál fue su rutina cuando se mudó a la ciudad de Las Tunas?

«Los días entre semanas me organizaba el trabajo. Por ejemplo, los lunes visitaba los consultorios médicos de la familia que estaban en el Consejo Popular. A las escuelas y círculos infantiles iba los martes. Los miércoles me daba mis vueltecitas por las unidades de la gastronomía. También iba a la farmacia y a todos los objetivos económicos y sociales del área».

¿Qué siente actualmente después de tantos años dedicados a los Órganos Locales del Poder Popular?

«Me siento muy orgullosa. No pude seguir por una fisura que tengo en la cadera y me caigo bruscamente. Casi no puedo caminar, y me gustaba mucho hacerlo. Gracias a eso conocí todos los rincones de la comunidad. Todavía me dicen la delegada. Perdí mi nombre y lo digo con orgullo y regocijo porque sé que estoy en el corazón de las personas. Siempre logré todo lo que yo quise con la unidad de mi barrio».

En este 2016 se cumplen 40 años de la creación de los Órganos Locales del Poder Popular y la tunera Niviam Rodríguez Fernández todavía se entusiasma cuando recuerda aquellos años en los que no solo representó al gobierno sino que fue amiga de sus electores.

Eso la reconforta ante sus difíciles problemas de salud y le hace volver a sonreír entre historias, anécdotas, consejos y el cariño de quienes la saludan al pasar o la ven en el portal de su casa, alegre y optimista.

/ymp/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos   en Twitter y Youtube

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Yenima Díaz Velázquez

Periodista. Máster en Ciencias de la Comunicación. Fue jefa de Redacción y subdirectora del Sistema de Radio en la provincia de Las Tunas. Como reportera se destaca por su sensibilidad para las historias de vida a través de entrevistas. Miembro de la Unión de Periodistas de Cuba. Ama por sobre todas las cosas a sus hijos Johana y Oscarito, le facsina el color verde y es amante de la naturaleza, la música. Para ella el amor abre cualquier puerta y la amistad es un puente para sustentar la vida. yenimadv@enet.cu Blog: http://www.soydelastunas.blogspot.com

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


− 7 = dos