• Portada
  • Opinión
  • El futuro de Cuba se consolidó con el Asalto al Cuartel Moncada
Opinión

El futuro de Cuba se consolidó con el Asalto al Cuartel Moncada

El futuro de Cuba se consolidó con el Asalto al Cuartel Moncada

Las Tunas.- El Séptimo Congreso del Partido Comunista de Cuba, efectuado del 16 al 19 de abril de 2016, recordó al mundo que el camino de la Mayor de las Antillas es decisión de sus habitantes y que ya está tomado desde el lejano octubre de 1868, cuando un grupo de revolucionarios prendió fuego a la gesta libertaria.

Carlos Manuel de Céspedes, José Martí Pérez, Vicente García González, Antonio Maceo Grajales, Ignacio Agramonte y Loynaz y muchos otros patriotas se enfrentaron al colonialismo español y marcaron el rumbo que debía llevar la nación para emanciparse del gobierno ajeno que explotaba a las personas y a los recursos naturales.

Hubo victorias y reveses. Cayeron en combate valiosos combatientes; otros fallecieron en el exilio, lejos de la tierra que los vio nacer. No obstante, nunca se apagaron las ansias de soberanía e independencia plena.

Al contrario, cobraron más valor el 26 de julio de 1953, cuando los jóvenes de la Generación del Centenario se vistieron de verde olivo para atacar los Cuarteles Moncada, en Santiago de Cuba, y Carlos Manuel de Céspedes, en Bayamo.

Desde los puntos de vista estratégico y militar, la jornada fue un fracaso. Sin embargo se convirtió en una rotunda batalla porque las personas humildes del pueblo supieron que no estaban solos. Fueron asesinados muchos de los asaltantes a ambas fortalezas; pero, se consolidó la vocación patriótica de los cubanos.

A casi 63 años de ese hecho histórico, el pueblo de Cuba, y, por supuesto, de la provincia de Las Tunas, tiene numerosas razones para celebrar, a la vez que se establecen compromisos para producir, crear y construir, en aras de satisfacer las necesidades de todos.

También, para mantener viva la vocación patriótica y el espíritu de lucha y entrega de aquellos jóvenes, que se desprendieron de disímiles recursos materiales y sacrificaron sus vidas por el triunfo de la causa revolucionaria y la concreción de sus sueños.

En el alegato por su defensa, conocido como La historia me absolverá, el líder de la Revolución Fidel Castro Ruz expresó los seis puntos prioritarios que pretendían atender los revolucionarios de entonces: los problemas de la tierra, industrialización, vivienda, el desempleo, la educación y la salud.

Con el transcurso de los años, y de manera paulatina, se hicieron realidad los deseos del pasado, tanto en la ciudad como en el campo. Se entregó la tierra a los campesinos, surgieron empleos, hasta los ancianos aprendieron a leer y todos los seres humanos pudieron entrar a los hospitales, policlínicos y consultorios del médico y la enfermera de la familia.

Cuba cambió después de 1959; pero, el futuro estaba marcado desde el 26 de julio de 1953. Casi 63 años después se mantiene el orgullo del pueblo, el mismo que está dispuesto a continuar la obra de Fidel y Raúl Castro y todos los héroes y mártires.

El amor a la Patria es el agradecimiento mayor que los cubanos pueden hacerles.

/ymp/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos   en Twitter y Youtube

 

Artículos relacionados

Por un bien común: erradiquemos el hambre

Adialim López Morales

Las niñas, por un espacio significativo

Yanely González Céspedes

Apostemos por una escuela más integral

Telma Machado Escanio

Enviar Comentario


− uno = 4