Las Tunas, Cuba. Viernes 24 de Noviembre de 2017
Home > Opinión > Una decisión para el futuro

Una decisión para el futuro

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Una decisión para el futuro

Las Tunas.- Se acerca el fin del curso escolar 2015-2016 y los alumnos de las diferentes enseñanzas y sus familiares se preparan para un bien merecido descanso durante los calurosos días de verano.

Pero, ¿acaso los resultados de todos los estudiantes serán los mejores o al menos los esperados? En muchos casos no, y aunque la mayoría de los desaprobados, o aquellos que pasaron de grado con bajas notas, también tomen unos días de asueto, me parece oportuno una reflexión para enmendar ciertas actitudes que solo conducen a un desagradable final.

Mucho se habla por estos días del incremento del uso de Internet y de teléfonos celulares por un número considerable de personas de todas las edades, que hoy disfrutan los beneficios de las nuevas tecnologías a la vez que se convierten en adictos a las computadoras, móviles, tabletas y cuanta «golosina» de este tipo aparezca.

Me permito la digresión para referirme a la cantidad de adolescentes y jóvenes que no se concentran en el estudio porque las horas de juego frente a una máquina -incluyendo el chateo, la comunicación utilizando Wifi.- acaparan su atención mientras los padres y maestros se desesperan ante las malas notas y las pocas perspectivas de una carrera de nivel superior, ni siquiera de una escuela de oficios.

Sin dudas, los tiempos han cambiado mucho; pero, en esencia, la necesidad de prepararse para la vida, de labrarse un futuro sigue siendo un imperativo, lo mismo que hace varias décadas atrás.

Los mayores están obligados entonces a abrir los ojos de sus retoños para finalmente conseguir que compartan el tiempo entre los celulares y los libros, pero responsablemente,  es decir, otorgándole a cada actividad la prioridad que merece.

Las horas de estudio no deben violarse, hasta los más aventajados necesitan repasar los contenidos para fijar los conocimientos. El parque, la plaza y la Wifi permanecerán donde están y podrán aprovecharse en un momento más adecuado.

Una decisión para el futuroClaro, los adultos también caen en las redes de las nuevas tecnologías, y se envician tanto como los jóvenes; sin embargo, para los primeros siempre es más fácil decidir qué conviene más.

En tanto, los muchachos y muchachas responderán con la inmadurez propia de su edad si queremos imponerles disciplina y control, sacrificios y entrega. Por eso, es preciso lograr desde edades tempranas que sean serios en el cumplimiento de sus tareas y comprendan la importancia de estudiar y aprender.

No se trata de prohibir el acceso a los modernos y útiles avances de la ciencia y la técnica que, de hecho, cautivan y seducen hasta a los más viejos, sino de fomentar los valores de que tanto se ha hablado en los últimos años y apelar a ellos: responsabilidad, laboriosidad, respeto y muchos más.

Es tiempo de poner coto a la desidia de unos y otros, de elegir el mejor camino, así los resultados del curso serán superiores en cantidad y calidad de los aprobados y, por supuesto, no habrá razón para echarle toda la culpa a la escuela por lo que se dejó de hacer en casa. Estamos a tiempo…

/dcg/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos   en Twitter y Youtube

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Rosa María García Vargas

Periodista. Graduada de Letras en la Universidad de Oriente. Se desarrolló como especialista del Grupo Metodológico del Sistema de Radio en la provincia de Las Tunas. Directora del noticiero Impacto de Radio Victoria por varios años. Se desempeña como redactora de los Servicios Informativos de esta emisora. Miembro de la Unión de Periodistas de Cuba. @RosaMaraGarca

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


siete × 5 =