Opinión

Una bocanada de salud

Una bocanada de salud Una y otras bocanadas de humo resulta para Chicho un recuerdo que le mantiene muy presente los malos ratos que pasó por efecto del uso adictivo del tabaco por años.

«Los primeros síntomas que me preocuparon fueron la tos y constantes expectoraciones, sumado a unas manchas blancas que por tiempo aparecían en el interior de mi boca», recuenta mientras se sumerge en un recuerdo que quisiera borrar.

José Luis, se sienta en unos de los quicios de la escalera para lograr reponer la respiración que tanto le cuesta, pues presenta daño pulmonar desde hace tres años que lo han llevado a transitar por varios procederes médicos.

«Desde joven siempre mis amistades y familiares me pedían que dejara de fumar, pues desde los 17 años siempre me gustó el tabaco, me ayudaba a relajarme y fue un hábito que no tuve voluntad de dejar, me daba una ansiedad difícil de soportar. Las amistades me sugirieron chupar caramelos, mantener ocupada la boca, masticar el tabaco sin encenderlo, pero al final volvía a prender el humo».

Así José Luis mantuvo por más de 30 años la adición tabáquica, que hoy le resta cada segundo de su vida como parte de las consecuencias de ese hábito.

«Siempre pienso en los consejos, suplicas y por supuesto las insistentes formas en que mi familia me solicitó dejar de fumar, pero como dice el refrán: quien no oye consejos no llega a viejo. Por ello me lamento, no solo puse en riesgo mi vida sino la de mi  familia.

«Pero nada, hoy me queda seguir mi consulta para chequear lo que por conducta irresponsable me acompaña», asienta con voz rasgada mientras se dispone a seguir su paso.

El tabaquismo es responsable de cinco millones de defunciones anualmente, y según estudios  esa cifra ascenderá a más de ocho millones para el año 2030.

Cerca de cuatro mil sustancias químicas contiene el tabaco y su humo posee principalmente cuatro componentes: nicotina, monóxido de carbono,  alquitranes y sustancias irritantes.

En ocasión del Día Mundial Sin Tabaco 2016, la Organización Mundial de la Salud hace un llamamiento a todos los países para que se preparen para el empaquetado neutro de los productos de tabaco.

En Cuba la celebración del Día Mundial sin Fumar se refuerza con acciones de promoción de salud, para convidar a la población a mantener  hábitos y estilos de vida saludables, y se declaran centros libres de humo para influir en la cesación tabáquica.

El tabaquismo está considerado como una enfermedad adictiva crónica y provoca la muerte de alrededor de 13 mil 300 personas cada año en el país.

/mdn/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos  en Twitter y Youtube

 

Artículos relacionados

El tiempo será el que dicte la sentencia

Leydiana Leyva Romero

Que la formalidad no destruya las buenas ideas

Adialim López Morales

Fin del bloqueo a Cuba, un reclamo de la comunidad internacional

Redacción Tiempo21

Enviar Comentario


× cinco = 40