Gente

Odalys, la enfermería con total humanismo

Odalys y la profesión que adora. (Tiempo21/Foto Angeluis)
Odalys y la profesión que adora. (Tiempo21/Foto Angeluis)

Las Tunas.- La Enfermería resulta una profesión que desde temprana edad muchos niños quisieran ejercer cuando son adultos, y ese fue uno de los motivos para que Odalys Rodríguez Brito, formara parte de esa avanzada profesional en la provincia de Las Tunas.

«Quise ser enfermera porque me complace cuidar a las personas, que se sientan seguros, y en especial los niños, esos seres muy especiales quienes en su propio desarrollo físico motor se exponen a múltiples riesgos».

Esta mujer que vive en esta ciudad, lleva vinculada a la enfermería 28 años, y en el círculo infantil Las Tres Casitas, lleva ocho de ellos.

«Desde niña me gustaba jugar el rol de la enfermera, curar a mis muñecas para que se sintieran seguras y así fui creciendo, con el apoyo de mi familia a mi futura idea.

«Esta profesión la adoro, soy importante a la sociedad y en especial a los padres que acuden a este centro y dejan sus niños al cuidado de las educadoras y bajo mi responsabilidad como personal de la salud cubana».

Odalys, no es un nombre que asocian los pequeñines del circulo Las Tres Casitas, pero sí reconocen a la «enfermera del círculo», cuando al transitar por cualquier calle de esta urbe corren a su encuentro para regalarle un beso o señalarla con sus manitos en el aire para mostrar a quien en las mañanas les da una alegre acogida en la institución.

«Tengo una gran satisfacción por mi trabajo, llego bien tempranito para darle la bienvenida a cada niño junto a su padre para que sientan una mayor seguridad en este segundo hogar, en el cual pasan ocho horas cada día».

Hoy es un miembro más del círculo, participa en las reuniones para dialogar y alertar sobre la seguridad de los infantes, de la prevención de accidentes en el hogar, de enfermedades epidemiológicas y de cómo lograr una infancia segura y sana en la futura generación de hombre y mujeres de Las Tunas.

«Siento un orgullo inmenso al darle la bienvenida a mis niños al círculo, me gusta verlos contentos y que vean como otra persona más que los quiere y los protege, esa confianza inmensa para verme a sus ojos  como alguien con mucho amor, quien  les proporciona mucho cuidado por sobre todas las cosas».

Así concluyó su diálogo esta tunera que en su empeño mantiene el reto de «seguir trabajando, cumplir con los retos como profesional de la salud, y que me vean como otra madre más en la institución es será siempre mi mejor cumplido por la fecha».

“Decidí ser enfermera no solo para curar, sino para prevenir,  con mi compromiso garantizo la calidad de vida de mis niños, porque así me siento en mi alma multiplicada».

/mdn/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos   en Twitter y Youtube

 

 

Artículos relacionados

«Yo disfruto haciendo tabacos»

Yanely González Céspedes

Por más de un siglo, Marcela

Yanet Lago Lemus

Adalid de ideas multiplicadas

Roger Aguilera

Enviar Comentario


siete + 2 =