Lecturas

Muerte de Martí, dolor de la patria

Muerte de Martí, dolor de la patria Las Tunas.- Bien cerca, en las proximidades de Dos Ríos, José Martí. el Apóstol de la independencia de Cuba, salió del campamento de Vuelta Grande, quizás sin presentir en aquella calurosa tarde de mayo que su bautismo de fuego sería también su última batalla armada contra el odiado régimen colonial.

Cuando la tropa mambisa comandada por Máximo Gómez se enfrentó a una columna española de más de 800 efectivos, la temeridad lo hizo desobedecer la orden de quedarse junto a Ángel de la Guardia y llevó al inexperto guerrero, revolver en mano, frente a la granizada de disparos enemigos.

De traje oscuro y sobre albo corcel fue blanco fácil y vulnerable en los trágicos minutos por llegar.

Y uno de ellos, rasgó el cuello del menudo hombre. Otro alcanzó su pierna y le impidió sostenerse sobre la cabalgadura. Entonces se desplomó indefenso ante las líneas españolas. Un último disparo, remató al más grande de todos los cubanos.

Abochornado, el sol resplandeciente segundos antes sobre su frente preñada de ideas transcendentales se ocultó tras nubes nefastas, cuando el cuerpo, ante la desesperación de los cubanos, quedó en manos del adversario.

La trágica nueva corrió como llama en hierba seca y amargó el corazón de amigos y enemigos.

Atónitos, mambises y españoles, no lo podían creer. Martí dejaba su sangre y su vida en el campo de batalla. El dolor traspasó la Patria.

/mdn/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos   en Twitter y Youtube

 

 

Artículos relacionados

Festival de Cine de La Habana enfoca sus orígenes y hacia el futuro

Redacción Tiempo21

La Carta Magna, expresión de la justicia social de la Revolución

Redacción Tiempo21

Fidel Castro, el comunicador que conocimos

Redacción Tiempo21

Enviar Comentario


8 − cinco =