Las Tunas, Cuba. Miércoles 22 de Noviembre de 2017
Home > Especiales > Historia > Pividal: primer embajador de la Cuba revolucionaria en Venezuela

Pividal: primer embajador de la Cuba revolucionaria en Venezuela

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Nicholas Valdés
Prensa Latina

Caracas.- Sin duda alguna, la historia entre Venezuela y Cuba alcanzó su máxima expresión con la llegada del comandante Hugo Chávez al poder en 1999. Hecho que marcó un antes y un después en las relaciones bilaterales.

Solo un año después nació un convenio de cooperación que a través de disímiles misiones sociales marcaría profundamente al país suramericano, y a más de tres lustros de distancia esos acuerdos no hacen sino fortalecerse; pero la historia de hermandad entre ambos pueblos data de mucho antes.

Uno de los pasajes más gloriosos de esa cronología lo aportó Francisco Pividal, jurista, historiador, profesor, periodista y diplomático, cuya figura fue homenajeada recientemente en esta capital, a raíz de conmemorarse el centenario de su natalicio.

Esta personalidad, tal vez poco conocida, dejó una obra de varios libros y más de 250 artículos sobre temas de historia y educación.

Sus trabajos periodísticos aparecieron en publicaciones cubanas como el Diario de la Marina y la revista Avances, por solo mencionar algunas; y su libro «Bolívar: pensamiento precursor del antiimperialismo» le valió el Premio Casa de las Américas en 1977.

Vivió 12 años en Venezuela, desde muy joven enseñó historia de América en escuelas y liceos del país suramericano, y llegó a dictar conferencias en los más disímiles rincones del planeta.

Sin embargo, su mayor mérito lo obtuvo como activista político durante el período de la lucha en Cuba contra la dictadura de Fulgencio Batista. Pividal es reconocido como el principal organizador del Movimiento 26 de Julio (M-26-7) en la patria de Bolívar.

Gracias a su vocación de insomne historiador, las nuevas generaciones disponen de un documentado y detallado recuento de la labor del exilio revolucionario cubano, así como de los vínculos históricos entre la tierra de Martí y la de Bolívar, temas de su libro «Un cubano en Venezuela».

Pividal se entregó a la Revolución Cubana desde el momento en que deja la dirección de uno de los Colegios más exclusivos de Venezuela: el «Panamericano» de Maracay -del que además era su propietario- para ponerse incondicionalmente a las órdenes del Comandante Fidel Castro.

Designado en el frente exterior de la lucha contra la dictadura de Fulgencio Batista, contribuyó de manera decisiva a aglutinar el exilio cubano en la nación suramericana en torno al M-26-7, para impulsar la propaganda revolucionaria y conseguir recursos destinados a los combatientes del Ejército Rebelde, a la vez que cumplía otras tareas en México, Colombia, Panamá y Haití.

Al recordar pasajes de su vida, en el encuentro celebrado en la Casa Nuestra América José Martí de Caracas, Rogelio Polanco, embajador de Cuba en Venezuela, resaltó que Pividal hizo en el país suramericano lo que El Apóstol había realizado en Estados Unidos un siglo antes: aunar a la emigración cubana en la búsqueda de la libertad de la isla.

Fue en ese aspecto un martiano completo, aseguró el diplomático.

Asimismo, recordó que fue el más vital promotor de la campaña «Un bolívar para la Sierra» cuyo objetivo era recaudar fondos a lo largo y ancho del territorio venezolano para aportar a la causa de los rebeldes del M-26-7 que combatían en el oriente cubano en 1958: se trata de una de las epopeyas más hermosas de la solidaridad entre nuestros dos pueblos, añadió.

Por sus relevantes méritos, al triunfo del 1 de enero de 1959, Pividal fue designado por Fidel Castro como el primer Embajador Extraordinario y Plenipotenciario de la Cuba revolucionaria en Venezuela. Pero solo un año después fue declarado «persona no grata» por el presidente Rómulo Betancourt, debido a su infatigable propaganda sobre los logros y conquistas de la Revolución Cubana.

Al respecto, el embajador Polanco enfatizó: Hoy, que tengo yo esa responsabilidad y privilegio, siento un orgullo extraordinario por tener como precursor de la diplomacia cubana a una figura de la talla de Pividal, quien tiene en su aval diplomático el honor de haber sido expulsado de Venezuela cuando, doblegados a los designios de Estados Unidos, los gobiernos títeres latinoamericanos de entonces rompieron relaciones con Cuba, con la excepción de México.

Sin embargo, miren a cuantas personas gratas recibe hoy el gobierno bolivariano, miles de cubanos que hoy prestan su servicio en estas tierras, desplegados en disímiles misiones sociales, esas son las enseñanzas de la hermosa historia de nuestras dos naciones, apuntó Polanco.

Tras sumir otras misiones diplomáticas, Pividal se desenvolvió con éxito en otras actividades vinculadas a las relaciones internacionales, como se evidenció en el Secretariado del Movimiento Cubano por la Paz y la Soberanía de los Pueblos, o en las vicepresidencias de las Asociaciones de Amistad con Mongolia y de Solidaridad con Vietnam.

En 1978 fue nombrado Secretario Ejecutivo de la Comisión Cubana Conmemorativa del Bicentenario del natalicio de Simón Bolívar. Luego fue Presidente de la Cátedra Bolivariana de la Universidad de La Habana.

Tal vez los logros más significativos en su vida profesional fueron cosechados en su tesonera labor como presidente de la Asociación de Historiadores de América Latina y el Caribe, cargo que desempeñó durante diez años.

Francisco Pidival falleció el 9 de julio de 1997, probablemente sin siquiera imaginar que solo dos años más tarde nacería en Venezuela -esa tierra que tanto amó- un proceso que transformaría la realidad de todo un continente, y del cual él formó parte, como un soldado oculto de nuestra historia.

/ymp/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos   en Twitter y Youtube

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Redacción Tiempo21

Encargada de realizar todo el trabajo del Grupo Internet y Tiempo21. Integrada por un Editor-jefe, dos editoras, un fotorreportero y camarógrafo, un director de fotografía y camarógrafo y un desarrollador Web. Es un equipo multidisciplinario y multioficio, que desarrolla las principales labores del Periodismo Hipermedia. Además de tiempo21, tiene un canal de Video-TV, y otros espacios. @tiempo21cuba

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


× 5 = treinta