Las Tunas, Cuba. Viernes 18 de Agosto de 2017
Home > Cultura > Compañía Irene Rodríguez, flamenco cubano con una escuela en ciernes

Compañía Irene Rodríguez, flamenco cubano con una escuela en ciernes

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Ibis Frade

La Habana.- La bailarina y coreógrafa cubana Irene Rodríguez tiene el ímpetu de la bulería flamenca, siempre hay algo por hacer en su horizonte y ahora trabaja para formar su propia escuela, una fuente de donde pueda beber su compañía.

Aunque la suya es una agrupación bastante joven (cumplirán solo cinco años en enero próximo), Irene confesó que le gusta soñar en grande, no se conforma con las pequeñas cosas y ve en los talleres la cantera de una futuro elenco muy nutrido de integrantes.

«No lo hago por hobby, lo considero una escuela profesional, para entrar hay que pasar por audiciones muy exigentes», explicó a Prensa Latina la maitre.

El Premio a la Excelencia por la mejor labor coreográfica, que ganó en el XXII Encuentro Internacional de Academias para la Enseñanza del Ballet, celebrado recientemente en La Habana, es uno de los indicios de la calidad de sus estudiantes.

«Hace tres años comenzó el taller profesional de la compañía Irene Rodríguez, pero yo lo llamo escuela de danzas españolas, aunque todavía no tiene rango oficial dentro del Consejo de las Artes Escénicas. Si bien no somos una unidad artístico-docente, esas son las aspiraciones.»

Sigo el programa de estudios del conservatorio de España, se estudia la estilización de esos bailes, la escuela bolera, el flamenco, la composición coreográfica, pero siempre en defensa de nuestro estilo, detalló.

Fue una gran sorpresa obtener el lauro del certamen coreográfico en el concurso de academias de ballet con la pieza Andalucía, había participantes de todo el mundo: Italia, México, Costa Rica, República Dominicana, Estados Unidos, rememoró Irene con orgullo.

«Los talleres son gratuitos, no los hago por hobby, el objetivo final es que, una vez terminados los años de nivel medio, se incorporen a la compañía».

En este empeño, hemos contado con el apoyo de Ramona de Sáa, la directora de la Escuela Nacional de Ballet (ENB), pues los salones de ese centro acogen las clases, apuntó.

«La idea al principio era dar otra opción profesional a los estudiantes de danza clásica que no lograban superar el pase de nivel hacia el Ballet Nacional de Cuba, y por falta de otras compañía donde encaminar su estilo y aspiraciones, terminaban en variedades o en la vertiente contemporánea.»

Ya en el segundo año se realizó una audición a la que fueron 500 estudiantes de todo el país, de 14 a 18 años de edad. Se seleccionaron 50 y actualmente solo hay 13, contó.

Hay mucho rigor y exigencias, el recorrido es eliminatorio a través de constantes exámenes y evaluaciones. Según expuso, se trata de un programa mixto con un plan de estudios que propone cuatro años de nivel elemental y tres de nivel medio.

Este año abrieron el primer taller infantil, para niños y niñas de ocho a 12 años, y también con vistas profesionales a largo plazo, para formar bailarines.

Los muchachos ya han tenido presentaciones en diferentes espacios.
En junio próximo será el acto de fin de curso, al cual está invitada la ENB. Por primera vez se presentará el grupo infantil.

«A finales de este año e inicios del próximo esperamos tener nuestra propia sede, para que los alumnos tengan además la escolaridad conjunta, es agorador para ellos asistir a los talleres después de su jornada normal de clases.»

«Hombres recogerá quien siembra escuelas, decía el Apóstol José Martí. Esta es una cantera que la compañía necesita porque el estilo que defiende es muy particular, muy exigente técnica y artísticamente.»

En Cuba hay mucha afición por las danzas españolas, las madres me ven por la calle y me preguntan por los talleres. Por este pueblo corre sangre ibérica y eso se expresa en su gusto por estos bailes, consideró Irene.

CINCO AÑOS DE UNA COMPAÑÍA

Irene Rodríguez espera que el 2017 empiece con muy buen pie, en enero se celebra el quinto aniversario de la agrupación y harán un gran espectáculo: todavía no quiere adelantar detalles, solo promete muchas sorpresas…

«Dirigir una compañía grande es un infierno grande, hay dificultades con el presupuesto, con la producción para espectáculos, para conseguir locales de ensayo…»

«Recuerdo que cuando comencé las personas me aconsejaban que hiciera cosas pequeñas, pero yo sueño en grande y me gustaría tener una gran compañía, con muchos bailarines, me encanta crear formaciones para varios, hacer diseños…»

«Las coreografías solo para una persona son las que más trabajo me cuesta y si es para mí, pues es terrible. Pero antes que la cantidad, me interesa la calidad, que sean buenos, eso es lo primordial.»

«Desde sus inicios, la compañía se ha caracterizado por trabajar mucho con música en vivo, que le da realce a la interpretación. Para mí, la expresión danzaria es una comunión entre sonido y baile, y si ambas aristas están compenetrados pues adquiere más vida la escena.»

Del 18 al 22 de mayo, como parte del Cuba Festival, la compañía Irene Rodríguez tendrá cinco presentaciones en el Joyce Theater de Nueva York, donde también se presentarán la Compañía Danza Abierta y Malpaso.

El Joyce se es uno de los teatros dedicados a la danza que cuentan hoy con mayor prestigio en el mundo entero, es un lugar de referencia, muy observado por la crítica y con un público altamente conocedor, señaló.

A su juicio, el solo hecho de estar programados allí es ya un privilegio, hay mucho rigor para seleccionar las presentaciones. En la especialidad de las danzas españolas han actuado en el Joyce Theater artistas como Israel Galván y María Pagé.

«Vamos a ofrecer el espectáculo Entre luces y sombras, que transita por lo mejor del quehacer coreográfico de la compañía, principalmente con obras más contemporáneas y revolucionarias dentro del plano del flamenco».

«Eso sí, añadió, siempre muy bañado de esencias cubanas, ya sea en algunos instrumentos, ya sea en algunos movimientos, ya sea en algunos ritmos que -de momento- entran a convivir musicalmente con los flamencos.»

«La cubanía se notará siempre en la puesta, esa huella de lo nuestro siempre está presente aunque los temas sean muy flamencos.»

/ymp/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos   en Twitter y Youtube

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Redacción Tiempo21

Encargada de realizar todo el trabajo del Grupo Internet y Tiempo21. Integrada por un Editor-jefe, dos editoras, un fotorreportero y camarógrafo, un director de fotografía y camarógrafo y un desarrollador Web. Es un equipo multidisciplinario y multioficio, que desarrolla las principales labores del Periodismo Hipermedia. Además de tiempo21, tiene un canal de Video-TV, y otros espacios. @tiempo21cuba

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


nueve − 1 =