Las Tunas, Cuba. Martes 17 de Octubre de 2017
Home > Salud > El paludismo no constituye un problema de salud en Cuba

El paludismo no constituye un problema de salud en Cuba

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

El paludismo no constituye un problema de salud en CubaIris Armas Padrino

Desde hace nueve años, en Cuba no se reporta transmisión autóctona de paludismo, o malaria, como también se le conoce en las Américas, enfermedad transmitida por un parásito a través de la picadura del mosquito (hembra) del género Anopheles albimanus.

No obstante, sí hay ocurrencia, y en los últimos años se mantiene el riesgo de introducción debido a casos importados de países africanos y de América Latina, fundamentalmente, precisó a la Agencia Cubana de Noticias el doctor Carmelo Trujillo, jefe del departamento de Control Sanitario Internacional del Ministerio de Salud Pública (MINSAP).

La Isla mantiene un sistema de vigilancia constante y permanente sobre el control estricto de todos los viajeros para detectar oportunamente el ingreso a la nación de casos con paludismo, sobre todo los que vienen de zonas endémicas, enfatizó el directivo.

El Programa de Control Sanitario Internacional contempla la vigilancia a los visitantes que puedan portar cualquier dolencia transmisible y constituir un problema de salud, ya sea de importancia nacional como internacional.

Trujillo reiteró que aunque el paludismo no constituye un problema de salud para el archipiélago, el control del Anopheles albimanus está contemplado en el Programa Nacional de Vigilancia y lucha Antivectorial.

Alertó que en la geografía de la ínsula, junto con la presencia de ese vector, están todas las condiciones ecológicas para la transmisión del mal: humedad, temperatura y sitios para los criaderos, presentes en el agua estancada en charcos y otros depósitos como latas, gomas y tanques sin tapar.

Actualmente existe colaboración en naciones de África, donde los médicos cubanos tratan de disminuir la incidencia de la enfermedad que también afecta a los continentes asiático y americano,  donde ese mal constituye uno de los principales problemas sanitarios y causa de muertes en la población, tanto infantil como adulta, aseveró el funcionario del MINSAP.

Estadísticas de la Organización Mundial de la Salud confirman que anualmente se diagnostican en el planeta más de 200 millones de enfermos y superan los dos millones de personas de más de un centenar de territorios, sobre todo de África, América Latina y Asia,  quienes fallecen a consecuencia de ese flagelo.

A pesar de  ese panorama, Cuba exhibe entre los grandes triunfos de la epidemiología revolucionaria, el haber sido declarada por la Organización Panamericana de la Salud, en 1973, libre de malaria.

Desde esa fecha ha tenido casos importados y también introducidos, como puede ocurrir en cualquiera nación que tenga presencia del vector y reciba personas de áreas endémicas, enfatizó Trujillo.

En aras de evitar su entrada al territorio nacional, el país no descuida las medidas y el control sanitario internacional,  y  establece la pesquisa de los colaboradores y visitantes, que provienen de zonas y países infestados como África, Asia, América Latina, Medio Oriente y algunas regiones de Europa.

Gracias a los esfuerzos de los profesionales de la salud que laboran en la región latinoamericana, en la última década se han consolidado las acciones para el control del paludismo en el área, con lo cual se ha logrado una reducción de la mortalidad de casi el 70 por ciento.

Para erradicarlo en muchas naciones se recaba de más apoyo gubernamental, pues de la voluntad política y económica de los estados del entorno depende que esa enfermedad sea prevenible y curable.

Desde 2007, el 25 de abril en la 66 Asamblea Mundial de la Salud, celebrada en Ginebra, Suiza, quedó instituido el Día Mundial del Paludismo, jornada que supone un reconocimiento a los esfuerzos en el orbe para controlarlo eficazmente, sobre todo en las regiones más pobres, donde se acrecienta el número de víctimas por esa causa.

Cabe destacar que en más de medio siglo de cooperación médica internacional  en muchos confines del Tercer Mundo, numerosos galenos, epidemiólogos y expertos de la mayor de las Antillas han dado una notable contribución.

Los resultados que exhibe Cuba son fruto de la preocupación del Estado desde el triunfo de la Revolución, por elevar la calidad de vida de la población y evitar que el paludismo constituya en el país un problema de salud. (Agencia Cubana de Noticias)

/ymp/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos   en Twitter y Youtube

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Redacción Tiempo21

Encargada de realizar todo el trabajo del Grupo Internet y Tiempo21. Integrada por un Editor-jefe, dos editoras, un fotorreportero y camarógrafo, un director de fotografía y camarógrafo y un desarrollador Web. Es un equipo multidisciplinario y multioficio, que desarrolla las principales labores del Periodismo Hipermedia. Además de tiempo21, tiene un canal de Video-TV, y otros espacios. @tiempo21cuba

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


× 4 = veinte cuatro