Las Tunas, Cuba. Martes 17 de Octubre de 2017
Home > Cuba > Atentos sismólogos cubanos a ocurrencia mundial de esos fenómenos

Atentos sismólogos cubanos a ocurrencia mundial de esos fenómenos

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Santiago de Cuba.- Cuando los reportes e imágenes del reciente sismo en Ecuador y los anteriores del ocurrido en Japón inquietan hoy a los cubanos, los especialistas del Centro Nacional de Investigaciones Sismológicas (CENAIS) afinan aquí sus observaciones.

No puede ser de otra manera tras la anómala situación telúrica vivida por el Oriente cubano entre los días 17 y 26 de enero pasados y el probado compromiso de estos científicos por proveer la mayor y más precisa información posible a la población y las autoridades con la premisa de la preservación de la vida humana.

En declaraciones a Prensa Latina, el doctor Fernando Guasch indicó que, no obstante los múltiples foros internacionales desarrollados desde 1989, incluida la declaración del Decenio para la Reducción de los Desastres Naturales y otras iniciativas de la ONU, esos riesgos siguen amenazando la existencia de la humanidad.

Enfatiza el experto en que los sismos son fenómenos geológicos naturales causados por la geodinámica endógena y se manifiestan en la liberación súbita de energía confinada en zonas de debilidad tectónica, aunque su origen, desarrollo y ocurrencia obedecen a la acumulación en el tiempo de tensiones en el interior de la tierra.

Remarca que a pesar de los avances en el conocimiento de la física de los terremotos y los estudios multidisciplinarios (geológicos, geodésicos, geofísicos y sismológicos) acerca de los precursores de sacudidas fuertes, es imposible por la ciencia actual el pronóstico de esos eventos.

Guasch apunta que, por sí mismos, los temblores no son generadores de desastres sino las características de los escenarios, las cuales están en correspondencia directa con el impacto y se relacionan con la densidad poblacional, el estado, tipo y uso del fondo habitacional y la voluntad política.

Igualmente están referidas, según el especialista, al desarrollo de los sistemas básicos de salud, educación y seguridad, la educación y resiliencia comunitaria, la capacidad de respuesta instalada, las medidas de prevención, preparación y mitigación y el estado de las líneas vitales de agua, electricidad, transporte y comunicaciones.

Son determinantes también en las situaciones de desastres, entre otros factores, el conocimiento del peligro, las vulnerabilidades y los riesgos preexistentes y el marco legal y jurídico con sus normas de construcción contextualizadas, sistemas de planificación, ordenamiento territorial y uso de suelos, precisó.

Argumentó que en correspondencia con esas realidades, los sismólogos y otros expertos cubanos defienden la necesidad de reconocer el rol de la gestión del riesgo de desastres en las perspectivas del desarrollo y con enfoque de sostenibilidad.

El ingeniero geofísico explicó que la gestión y administración de los riesgos de desastres (GARD) es el proceso mediante el cual se puede transformar el riesgo preexistente en uno permisible, aceptable o manejable, atendiendo a la capacidad de respuesta del ente afectado.

Al analizar el potencial desastre a raíz del terremoto de magnitud 7,8 de este 16 de abril en Ecuador, Guasch consideró que aunque la manifestación del peligro natural fue elevada e intensa, las determinantes son las vulnerabilidades y el riesgo sísmico preexistente.

Por su parte, el doctor Enrique Arango, vicedirector técnico del Cenais, indicó que la red de estaciones del Servicio Sismológico Nacional se mantiene atenta a esta situación mediante el monitoreo permanente de la sismicidad en el territorio cubano y mundial, por cuanto registra todos los eventos con magnitudes mayores a 4.

Puntualizó que es el más fuerte percibido en esa nación desde 1979, con numerosas réplicas, y añadió que desde 1906 allí han ocurrido una decena de esos eventos de gran relevancia, a tenor con la ubicación en una zona de alto riesgo.

Recordó que el 90 por ciento de los sismos en el mundo tienen lugar en el Cinturón de Fuego del Pacífico, una región de 40 mil kilómetros de longitud, donde se asientan países como Ecuador, Chile, Bolivia, Colombia, Panamá, Nicaragua, Costa Rica, El Salvador, Honduras, Guatemala o México.

Arango detalló que el 80 por ciento de las más fuertes sacudidas ocurren en esas naciones y se refirió a que ese océano reposa sobre varias placas tectónicas, que al converger provocan fricción y una tensión que debe ser liberada.

En los casos de Ecuador, Chile, Perú y Colombia, los movimientos se producen por la continua subducción o hundimiento de la Placa de Nazca bajo la Sudamericana, aseguró el científico.

Evocó que por el choque entre ellas se desencadenó el 21 de mayo de 1960 el terremoto de Valdivia o gran terremoto de Chile, con una magnitud de 9,5 que está considerado como el más fuerte en la historia de la sismología instrumental. (Prensa Latina)

/ymp/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos   en Twitter y Youtube

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Redacción Tiempo21

Encargada de realizar todo el trabajo del Grupo Internet y Tiempo21. Integrada por un Editor-jefe, dos editoras, un fotorreportero y camarógrafo, un director de fotografía y camarógrafo y un desarrollador Web. Es un equipo multidisciplinario y multioficio, que desarrolla las principales labores del Periodismo Hipermedia. Además de tiempo21, tiene un canal de Video-TV, y otros espacios. @tiempo21cuba

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


7 + = ocho