Las Tunas, Cuba. Miércoles 22 de Noviembre de 2017
Home > Especiales > Historia > Playa Girón: prohibido olvidar

Playa Girón: prohibido olvidar

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Playa Girón: prohibido olvidar

Los días de abril traen a la memoria los amargos momentos en que se produjeron los ataques de la aviación mercenaria a los aeropuertos cubanos de Ciudad Libertad, San Antonio de los Baños y Santiago de Cuba, preludio de la invasión mercenaria que ocurrió dos días más tarde.

El objetivo principal del ataque a los aeródromos, el 15 de abril de 1961, era el de destruir en tierra la modesta fuerza aérea cubana, para impedir que fuera utilizada cuando se produjera la invasión.

La inexperta artillería cubana se creció ante la amenaza que para Cuba representaba aquella agresión y logró derribar un los aparato enemigo, en el que murieron sus dos tripulantes; otro fue alcanzado por la artillería rebelde y se vio obligado a aterrizar en Cayo Hueso, y un tercero, se vio forzado a aterrizar de emergencia en la isla Gran Caimán.

Las tropas cubanas sufrieron siete muertos y 53 heridos. Uno de los caídos, el joven combatiente Eduardo García Delgado, expresó la decisión de lucha del pueblo revolucionario al escribir con su propia sangre, en la pared junto a la que cayó, el nombre de Fidel.

Al día siguiente, 16 de abril, en la despedida del duelo de las víctimas y ante una inmensa concentración de milicianos armados, el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz proclamó el carácter socialista de la Revolución y declaró el estado de alerta ante la inminencia de una invasión que efectivamente comenzó en la madrugada del día 17.

Jóvenes soldados -casi niños algunos- milicianos, trabajadores, se unieron a Fidel para rechazar y destruir al enemigo, en su mayoría ex militares y esbirros del asesino Fulgencio Batista, latifundistas, grandes propietarios y comerciantes, magnates industriales, entre otras especies, que pretendían restaurar la oligarquía en el país y recuperar sus propiedades.

La rápida respuesta del mando revolucionario y la unidad del pueblo lograron derrotar a los mercenarios en menos de 72 horas, con un saldo para ellos de 89 muertos, 250 heridos y mil 197 prisioneros. Cuba sufrió cientos de heridos y 157 muertos.

Hoy recordamos a aquellos jóvenes con admiración y se suceden las imágenes de gestos de amor y entrega sin límites, como el caso de Sofiel Riverón López, que se casó el 15 de abril y dejó a la novia para incorporarse al Batallón de policía que poco después partió para Girón. El estallido de un mortero troncharía los 20 años de Sofiel y el amor por su joven esposa.

O el de Rafael Ángel Carini Millán, a quien todos llamaban El italianito o Garibaldi y no acató la orden de bajarse del vehículo que conducía a los soldados a defender la tierra amada.

«Me voy a pelear como lo están haciendo mis compañeros…», dijo emocionado antes de partir. En la mañana del 19, una bala calibre 50 le destrozó el estómago. Carini solo tenía 20 años.

Serían innumerables los ejemplos de valor y patriotismo a toda prueba de los combatientes revolucionarios: jóvenes con toda una vida por delante, padres, hijos, hermanos, amigos que no debían morir en la plenitud de una hermosa existencia y ofrendaron su vida en aras de un ideal.

Pero, el pueblo no los olvida, no olvidará nunca, a pesar del llamado de Obama a «olvidar el pasado y mirar el futuro», como si se pudiera borrar de la memoria la sangre derramada para defender la Patria.

La invasión por Playa Girón fue parte de la Operación Pluto de la CIA, orquestada en Estados Unidos, apoyada por su gobierno y representó la primera gran derrota del imperialismo yanki en América Latina. Es la historia que el presidente de Estados Unidos Barack Obama quiere borrar.

¿Puede alguien imaginar que se traicione así a nuestros muertos?

/mdn/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos   en Twitter y Youtube

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Rosa María García Vargas

Periodista. Graduada de Letras en la Universidad de Oriente. Se desarrolló como especialista del Grupo Metodológico del Sistema de Radio en la provincia de Las Tunas. Directora del noticiero Impacto de Radio Victoria por varios años. Se desempeña como redactora de los Servicios Informativos de esta emisora. Miembro de la Unión de Periodistas de Cuba. @RosaMaraGarca

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


cuatro + = 13