Opinión

Fidel en mi memoria

Nunca aplaudí tanto en mi vida, ni tan fuerte. Mis manos se unían una y otra vez, sin cansancios ni ardores.  Ver a Fidel, firme y fuerte como un caguairán,  hizo salir mis  lágrimas y también de los ojos ajenos que estaban cerca de mí.

Él estaba ahí, junto a los demás delegados al Séptimo Congreso del Partido Comunista de Cuba, cordial y afectuoso, humilde a pesar de tantas grandezas, noble y silencioso, consciente y responsable.

Supo aplaudir a los miembros del Buró Político y del Comité Central y su voz de horcón de la Revolución Cubana se escuchó en todo el Palacio de las Convenciones.

Como siempre, sus palabras estaban llenas de enseñanzas, frases que quedarán para la historia de la Patria y la firme convicción de un comunista, un estudioso, un defensor de ideas justas.

Con pasos lentos, llegó a su sitio de honor, en el centro del estrado, y así se retiró.  Apenas fue un rato del último día del magno evento;  pero, supe aprovecharlo porque mis ojos tan pequeños se hicieron grandes para fotografiarlo todo el tiempo y archivar en mi memoria su imagen eterna.

Pronto cumplirá 90 años y, como nos dijo, un día no estará; sin embargo, perdurarán sus conceptos y reflexiones en todos los momentos y procesos de esta Cuba hermosa que lo admirará siempre.

Por usted, Comandante Fidel, continuaremos en ese beso amoroso que Raúl le dio, y en el aplauso prolongado y sincero de todos los cubanos.

/mdn/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos   en Twitter y Youtube

Artículos relacionados

Los Juanes para aquí, las Marías para allá

Adialim López Morales

Más análisis desmontan narrativa sobre diplomáticos de EE.UU. en Cuba

Redacción Tiempo21

Las cifras y el periodismo

1 comentario

Anaely Barroso Bueno 21 abril, 2016 at 14:11

Fue otro momento inolvidable. Volver a ver, escuchar y SENTIR a Fidel, tanta grandeza humana no va a morir: Nosotros vamos a continuar, el que olvida su pasado no sabe quién es hoy, y tiene su futuro perdido. Lo estaremos aplaudiendo e invocando toda la vida. Ha sido el más grande pensador de nuestro tiempo, ya impacta dos siglos. Gracias por tanta fecundidad Fidel, nos has hecho mejores seres humanos cada día. Mucha salud! Un abrazo a Raúl.

Respuesta

Enviar Comentario


× uno = 1