Las Tunas, Cuba. Viernes 24 de Noviembre de 2017
Home > Salud > Vigías de la vida

Vigías de la vida

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Las Tunas.- La vida pudiera escaparse en un segundo, pero una mirada vigila celosamente y ante cada variación de los parámetros; la respalda un equipo de profesionales que ha hecho del servicio uno de los más seguros y con resultados loables en la atención a pacientes graves como las maternas y puérperas.

Dentro de la Unidad de Cuidados Intensivos y Emergencias, conocida como terapia intensiva del hospital general docente Ernesto Guevara, de Las Tunas, parece que el mundo afuera no existe y entre paredes revestidas de lozas azules, cortinas verdes, cristales, camas muy bien tendidas, monitores y equipos por doquier, la vida renace.

Mayelín Barroso Labrada tiene 26 años y nunca pensó que pudiera llegar a terapia intensiva. Sin embargo, después de tres días en el servicio, pondera la esmerada atención, el buen trato y profesionalidad.

Enfermero Ángel Ayala.

Enfermero Ángel Ayala.

Detrás de cada historia hay un protagonista

Carmen Rosa Leyva Vidal se graduó el 15 de agosto de 2015 como Licenciada en Enfermería y comenta que es un servicio muy complejo, porque lleva sus cuidados específicos y atención priorizada con cada paciente.

«Llego aquí porque me gusta el rigor que hay y siempre me atrajo la enfermería», enfatiza Carmen Rosa».

Miguel Ángel Amado Camejo.

Miguel Ángel Amado Camejo.

Ángel Ayala es otro de los enfermeros del servicio de terapia intensiva con dos años de experiencia en el área. Él confiesa que es un trabajo muy difícil, pero lo ayuda mucho en su formación, y señala al amor como principal medicina.

«Cuando comencé la carrera no estaba muy motivado con ella, pero luego me fue encantando. Me interesé en los servicios de urgencias, me gustó, y me desempeño bastante bien aquí».

Los últimos 29 años, Miguel Ángel Amado Camejo, lo ha dedicado como jefe del servicio de enfermería en la sala, y bien conoce que la esencia de los enfermeros es la vigilancia continua.

«El personal de enfermería es el corazón del servicio, porque es el cuidador principal del paciente. Aquí hay enfermeros muy jóvenes; sin embargo, son muy profesionales y humanos, que es lo básico.

«Muchas veces los pacientes vienen hasta nosotros y nos dicen: Yo soy aquel que usted atendió, ¿no se acuerda de mí? Es difícil recordar a todos, pero ese es el regocijo más grande, que nos ven en la calle y van a saludarte. Eso es maravilloso».

Doctora Yilian Hidalgo García,.

Doctora Yilian Hidalgo García,.

El servicio de terapia intensiva no solo es una unidad para la atención médica, sino para la formación de los nuevos especialistas en medicina intensiva y emergencias.

La doctora Yilian Hidalgo García, residente de tercer año de la especialidad, puntualiza que su formación ha sido completa, con profesores muy bien preparados, que se encargan de formarlos bien, en la docencia y educación para la vida.

«Yo desde niña siempre soñé ser médica; dice mi mamá que jugaba a curar a las muñecas. Fue algo que cumplí y espero seguir perfeccionándome en el campo profesional; ser mejor cada día, para cuando me enfrente a un paciente saber hacer su diagnóstico e indicar tratamiento acertado».

Doctor Darwin Padrón Gómez.

Doctor Darwin Padrón Gómez.

Para el doctor Darwin Padrón Gómez el servicio ha sido una oportunidad exclusiva de formarse como el médico excepcional que siempre soñó.

«La preparación en esta sala es muy intensa; hay mucho trabajo, y cada residente desempeña un papel primordial. La formación docente es profunda y sobre todo el trabajo en equipo es lo primero que se nos enseña. Uno disfruta ver cómo después que un paciente llega grave, a punto de fallecer, regresa a la vida con el apoyo de todas las personas del equipo multidisciplinario; eso es indescriptible.

«Cuando uno está aquí aprende a disfrutar ese momento de que el paciente está llegando al instante de ser salvado; se recupera y se va de la sala; lo común es no volverlo a ver, porque termina de recuperarse en otro servicio, pero en la mesa de discusión de casos, siempre hay un momento para la anécdota de algún paciente que nos causó preocupación excesiva o redimensionar los equipos de trabajo, tantas cosas que son propias del sacrificio y que su fruto es reconfortante. Estoy feliz de ser médico y estar en una especialidad clínica».

El servicio de Terapia Intensiva del hospital principal de Las Tunas tiene la dicha de contar con un colectivo de profesionales apasionados por la Medicina, que entregan las mejores horas de sus vidas para salvar a quienes casi conocen el rostro de la muerte.

/mdn/

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Darletis Leyva González

Periodista, graduada de la Universidad de Oriente. Se desempeña como reportera con excelentes resultados en su gestión diaria. Es aguda en sus trabajos de opinión. Una de sus características es contar historias de vida en la que el factor humano está siempre presente. Atiende los temas de salud, entre otros. Miembro de la Unión de Periodistas de cuba, premiada en varios concursos. @DarletisLG

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


nueve × 9 =