Las Tunas, Cuba. Jueves 21 de Junio de 2018
Home > Especiales > Gente > Cuatro mujeres y un destino

Cuatro mujeres y un destino

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Las Tunas.- Marielena Almanza Rojas tiene 63 años y desde el 2008 lleva una vida más estricta porque sabe que de su responsabilidad depende la supervivencia.

«Me percaté que era diabética porque no era normal en mí tanta sudoración, deseos de tomar agua, e incluso en las madrugadas me levantaba a consumirla; orinaba mucho y un cansancio en las piernas que no resistía», comenta Marielena.

«Mi hija me llevó al Centro Provincial para Diabéticos en Las Tunas, porque soy del municipio de Amancio, y allí, con la ayuda de la doctora Mariela, que es una excelente especialista, comencé un nuevo sistema de vida.

«Con la dieta sobrellevo la diabetes, porque nunca he tenido la glucemia tan alta, y mi familia me ayuda mucho para tener frutas y carnes sanas.

«Yo la verdad que no sé por qué me convertí en diabética, porque en mi familia no hay otros casos. Quizás por los descuidos alimentarios, pues fui dulcera y comía mucha carne de cerdo. Por eso sugiero que las personas se cuiden para evitar esta enfermedad que de no controlarse es muy invasiva en el organismo».

Nirma Acosta Cruz ya disfruta sus 74 años y desde hace tres le descubrieron esta enfermedad. En ese momento la sorprendió una glucemia en 26 y tuvo que pasar varios días internada en observación en el Policlínico Manuel Pity Fajardo, de la ciudad de Las Tunas, para lograr compensarse.

Ahora asegura que se siente muy bien y que el Centro para Diabéticos ha sido su escuela para aprender a vivir con la enfermedad, no solo por los conocimientos que reciben, sino el amor y comprensión del colectivo.

«Yo he sido bastante disciplinada, por eso aconsejo a quienes tienen diabetes que se sujeten la boca, aunque sufran en algunas ocasiones, porque vale la pena. Antes yo era de las que no me perdía el cerdo asado, los dulces, helados, pero ahora me controlo».

Irma Palacios González ya vio pasar 73 calendarios y desde hace 15 años lidia con esa afección que le deja poco a poco sus secuelas. Ahora los ojos se le llenan de lágrimas, la vista se pone borrosa y no siente la misma sensibilidad en los pies. En su familia casi todos la padecen y ella se reconoce como una mujer muy responsable frente a la enfermedad, porque sabe que de su cuidado depende vivir más.

«A veces me deprimo. Sin embargo, mi glucemia casi nunca está alta. Mi hija, yerno y nieta son maravillosos; me cuidan bien y garantizan mi alimentación».

Irma Rodríguez Vega sí conoce bien el rostro de la diabetes; desde hace más de 30 años convive con ella y aunque tiene 73 primaveras, en su rostro hay una lozanía que impresiona.

«Hace solo tres meses que me descompensé. Antes yo si era muy comilona, sobre todo de potajes, y una obesidad que impresionaba. Con tabletas estuve hasta hace tres meses que comencé con la insulina, pero ahora yo llevo una dieta estricta de seis comidas al día, cada tres horas, pero en las cantidades indicadas.

«Ya no tomo café con azúcar, poco potaje, la carne con medida, y tengo un carácter que me ayuda porque el estrés si acaba. Me río, no peleo…

«A todos aquellos que viven con diabetes le sugiero ser muy optimista, responsable y aprender a llevarla. A quienes aún no han enfermado, en sus manos está la posibilidad de evitarla con hábitos alimentarios adecuados y mucho amor propio».

Marielena, Nirma y las Irmas, ya son adultos mayores y aunque conocen el rigor de una existencia de limitaciones, por la llamada pandemia del siglo, aprenden también a disfrutar la belleza de sus años.

/ymp/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos   en Twitter y Youtube

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Darletis Leyva González

Periodista, graduada de la Universidad de Oriente. Se desempeña como reportera con excelentes resultados en su gestión diaria. Es aguda en sus trabajos de opinión. Una de sus características es contar historias de vida en la que el factor humano está siempre presente. Atiende los temas de salud, entre otros. Miembro de la Unión de Periodistas de cuba, premiada en varios concursos. @DarletisLG

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


× uno = 8