Las Tunas, Cuba. Jueves 14 de Diciembre de 2017
Home > Cultura > Reitel Velázquez: transpira con los ritmos de la danza

Reitel Velázquez: transpira con los ritmos de la danza

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Las Tunas.- Uno de los músicos que le impregnan un sello muy particular a la compañía Onile, de Las Tunas, es Reitel Velázquez, un joven que inició su vida en la cultura hace 16 años como bailarín y actualmente es el director musical de este grupo músico-danzario, que hoy festeja sus 21 años de creado.

El destino tal vez marcó su camino, pero su familia, integrada por artistas, le incentivó a mirar con otros ojos la manifestación de la danza folklórica. Su abuela Alma Rodríguez, fundadora de la casa de la cultura Tomasa Varona, su mamá Glotilde Aguillón, actriz destacada en las artes escénica, y su papá Raúl Velázquez, (Velázquito) director artístico y actor de la magia, formaron en él el amor por la cultura.

«Todo lo que soy hoy se le agradezco a mi familia y a la compañía. Entré a Onilé por mi madre. Anteriormente trabajaba en la construcción en La Habana y mi mamá, en busca de que me acercara nuevamente a Las Tunas, en uno de mis pases me dijo que estaban haciendo una convocatoria para la compañía:  «¿por qué no aprovechas la ocasión?», si tu familia es artista como tú no lo serás.

«De esa forma hice el examen y entré a la compañía como bailarín, me enamoré de Onilé, le cogí el gusto y llevo ya 16 años disfrutando de sus aportes a la cultura de Las Tunas», señala en su diálogo mientras sonríe con total agradecimiento a Josefina Taylor Jonson, directora de Onilé.

«En mi familia la mayoría eran violinistas, pianistas y vocales. Como bailarín tuve la oportunidad de pasar a músico, lo que me llamaba la atención, y hoy tengo primer nivel como percusionista. Gracias  a los músicos, a la compañía y a Josefina fui aprendiendo de un mundo que era extraño para mí, totalmente desconocido.

«Aprendí de los santos y la santería, los tambores batá, llevo 11 años como santero y así promuevo la cultura franco haitiana, le tengo amor a la compañía y muero por ella».

Una de las pasiones de Reitel es la música folklórica, pero también dentro del reportorio que hoy destaca a Onilé  impulsa la línea de la música popular campesina.

«El objetivo es rescatar todo lo relacionado con el folklor cubano y como director tengo músicos talentoso en todos los géneros, su sello es haitiano y en Cuba somos impulsores de esa cultura, aunque también hacemos lo yoruba, tanto como lo hacen compañías como Yoruba Andabo, Papa Angarica.

«Los músicos de Onile logramos establecer un repertorio de rumba y de la música tradicional campesina con un sexteto tradicional, las combinamos con los ritmos franco haitianos y eso nos distingue en Las Tunas y en toda Cuba.

«En el cabildo cultural San Pedro de Lucumí tengo mis obras, mis amigos, todo lo aprendido y mi agradecimiento eterno», concluye Reitel quien comparte un sentimiento en común: su amor por el arte de la danza, y en especial el folklore franco haitiano, ese que le ha permitido experimentar, poner en práctica todo lo que ha aprendido, estar más cerca de su sueño.

/mdn/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos   en Twitter y Youtube

 

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Yami Montoya

Editora. Periodista, Máster en Ciencias de la Comunicación, profesora universitaria. Es amante de la paz, del amor y la familia y se siente orgullosa de su país. Su mayor tesoro es su hija Amanda y le hace feliz un Quijote, los amigos, la poesía y la música. Es miembro de la Unión de Periodistas de Cuba y ha sido premiada en varios concursos. yamileym@enet.cu

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


cinco + 1 =