Gente

La destreza también salva

Las Tunas.- Mariela Rodríguez Escobar es una mujer nacida con una destreza que sabe curar. Ella no admite errores, falta de responsabilidad y descuidos cuando está la seguridad de los niños por medio.

Desde hace casi 21 años consagra su vida a la enfermería en el área de salud Aquiles Espinosa, de esta ciudad, profesión que escogió a gusto y con la que soñó de niña.

El programa de vacunación en la provincia de Las Tunas la apasionó y no vacila cuando tiene que recorrer largas distancias tras algún pequeño no inmunizado o enfrentar con sabios argumentos a las madres que dilatan el proceso.

«A mí me gusta este programa porque hay que trabajar con los niños; me gustan los niños y los disfruto cuando llegan al vacunatorio, como si fueran míos, porque me gusta mi trabajo y quizás porque solo tuve una hija y me quedé con deseos de tener más», enfatiza Mariela.

«Vacuno a los niños en las mañanas, a partir de las 8:00, y en las tardes voy a los consultorios a verificar los niños que no han acudido a la inmunización y chequear la vigilancia epidemiológica que hacen las enfermeras por tres, siete, 14 y 21 días.

«Me gusta que todo salga bien y no me quede ningún niño sin vacunar. Ahora en la vacunación antipolio oral, en la semana de recuperación a partir del 4 de abril, recorro las escuelas y veo todos los niños de nueve años que no se han vacunado y yo misma le suministro la dosis, aunque sean de otra área de salud, porque las vacunas están para proteger a nuestros niños».

La atracción de Mariela por el mundo de la salud también ha atrapado a su hija, quien ya con 15 años piensa dedicarse a la medicina o la enfermería.

Mariela Rodríguez Escobar es una mujer de voz dulce, pero energía impactante cuando se trata de proteger y curar niños, se siente muy motivada por su labor y es un ejemplo de que la destreza también salva.

/mdn/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos   en Twitter y Youtube

Artículos relacionados

Adalid de ideas multiplicadas

Roger Aguilera

Zabala, confesiones de un comparsero

Leydiana Leyva Romero

Metodio y la radio, un binomio singular

Adialim López Morales

Enviar Comentario


2 − uno =