Las Tunas, Cuba. Lunes 23 de Octubre de 2017
Home > Las Tunas > Oficina del Historiador de Las Tunas: albacea de una ciudad

Oficina del Historiador de Las Tunas: albacea de una ciudad

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page
Víctor Manuel Marrero Zaldívar, historiador de la ciudad de Las Tunas. (Tiempo21/Foto Angeluis)

Víctor Manuel Marrero Zaldívar, historiador de la ciudad de Las Tunas. (Tiempo21/Foto Angeluis)

Las Tunas.- Los fondos documentales más valiosos que se conservan en la Oficina del Historiador de la Ciudad de Las Tunas forman parte de la identidad histórica de los habitantes de esta urbe, archivos que día a día ofrecen una información de utilidad práctica y de gran valor para la confección de la historia y la recuperación del patrimonio.

Víctor Manuel Marrero Zaldívar, historiador de la ciudad, acometió la tarea de rescatar desde la oralidad particularidades y documentos relevantes de interés históricos, además de impulsar las primeras investigaciones que sobre esta urbe se realizarían para sustentar los valores que hoy identifican a quienes llevan consigo un alto sentido de patri-localidad a la ciudad en que se vive.

Su calificativo consta según la historia oral en los corrales de San Gregorio« estaba ubicada la gran hacienda ganadera de Jesús Gamboa, un jerarca local a cuyas fincas llegaban comerciantes de Camagüey, Bayamo y Manzanillo, quienes al referirse a la hacienda dejaron marcada la frase …voy para la hacienda de Las Tunas», así rememora Marrero Zaldívar, miembro de la Academia de Historia de Cuba.

«Esta ciudad tiene toda una historia consagrada en si misma desde su origen hasta la actualidad, dentro de esos períodos hay momentos álgidos en la historia regional y local, las propias guerras por las luchas independentistas, en que Las Tunas fue asaltada en cinco ocasiones y quemada en tres, son elementos que le dan una prestancia entre los pueblos heroicos del país».

Toda su historia se mantiene viva en la Oficina del Historiador de la ciudad, un espacio que desde hace seis lustros mantiene importantes vínculos con las nuevas generaciones.

«Durante estos 30 años hemos atesorado un conjunto de  informaciones sobre la ciudad, no hay un dato que no esté a la mano para ofrecerlo, pues mantenemos un vínculo muy estrecho con el estudiante, el profesional y los investigadores de otras latitudes que vienen a Las Tunas en busca de información.

«En el local, que hoy se mantiene en un proceso de reparación por el deterioro constructivo, hemos recibido personas de universidades españolas, norteamericanas y francesas, principalmente, en la búsqueda de elementos comunes con sus identidades», destacó este investigador.

«Cuando comencé a  trabajar en la ciudad de Las Tunas se sabía muy poco del territorio, apenas había nada, nos dedicamos a buscar en archivos, bibliotecas, con las personas naturales que conocían del pueblo como Juan Andrés Cue y Bada, Raúl Ardine Simón, palestino avecindado en el territorio, quien por esa época tenía un archivo fabuloso, Alberto Álvarez Reyes, Manolo Galllego y los doctores Pedro Verdecie y Luis Galano Torres, excelentes albaceas de la información de la ciudad.

«La primeras informaciones recogida eran desde el campo de la oralidad y documentos que tenía en su poder, lo que contribuyó al archivo que hoy resguarda la institución».

Entre proyectos futuros

«Para prestar un mejor servicio, tenemos muchas proyecciones preparar productos audiovisuales en lugares históricos para poder acercar a las nuevas generaciones a estos lugares que hoy marcan la historia de la urbe.

«Promocionar más el uso social de la sala de conferencia de la Oficina, pues se ha convertido en el servidor más importante de información para el trabajo con los diferentes niveles del sistema educacional, no solo en libros y documentos, sino a partir del consulta de los libros que hemos publicados, así como también el recorrido de ciudad, la información practica con personas que requieren de ella y ello nos permite prestar un servicio mucho más completo», refirió.

Siete son las personas que conforman el colectivo de la Oficina del Historiador de la Ciudad de Las Tunas, especialistas y técnicos de información que tributan a los estudios realizados entre los cuales resaltan los relacionados con la historia de los barrios de la ciudad como Casa Piedra, La Victoria, haciendo monografías de estos sitios que identifican el territorio, además de investigación significativas sobre la figura del Mayor General Vicente García, guiados bajo el asesoramiento de Víctor, quien ha dedicado su vida al estudio del Hijo Ilustre de esta ciudad.

«Hemos contribuido a las investigaciones sobre la arquitectura, nuestro eclecticismo, el arte Decó, a partir de lienzografias de la ciudad realizadas por el artista español José Rubio Gálvez, quien nos devuelve el recuerdo.

«Entre las aportaciones investigativas sobre las inmigraciones que han llegado Las Tunas, que nos han legado influencias francesas, árabes, haitianas, y de otros  lugares de habla inglesa que llegaron aquí y nos dejaron su impronta, sus valores identitarios», apuntó en su diálogo exclusivo a Tiempo21.

Hoy tras 30 años de creada la Oficina del Historiador de la Ciudad de Las Tunas, la identidad de este pueblo retoma su vitalidad, muestra orgullosa el arraigo de sus habitantes a la memoria retrospectiva y contemporánea.

/mdn/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos   en Twitter y Youtube

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Yami Montoya

Editora. Periodista, Máster en Ciencias de la Comunicación, profesora universitaria. Es amante de la paz, del amor y la familia y se siente orgullosa de su país. Su mayor tesoro es su hija Amanda y le hace feliz un Quijote, los amigos, la poesía y la música. Es miembro de la Unión de Periodistas de Cuba y ha sido premiada en varios concursos. yamileym@enet.cu

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


6 − = cinco