Las Tunas, Cuba. Miércoles 13 de Diciembre de 2017
Home > Especiales > Gente > Más de dos décadas lidiando con la muerte

Más de dos décadas lidiando con la muerte

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Más de dos décadas lidiando con la muerte

Las Tunas. En sus palabras reposa una tranquilidad que calma y da confianza; es un hombre sencillo y de solo mirarlo describe la humildad y nobleza de su ser. Alfredo Silvera Rodríguez no le teme a la muerte.

Todos los días le ve el rostro y no necesita sustancias mediadoras para enfrentársele, solo su vocación de trabajador consagrado, para garantizar la integridad en los últimos minutos en este mundo, a quienes llegan al servicio del que forma parte desde hace 27 años en el hospital general docente Ernesto Guevara, de la oriental provincia de Las Tunas.

Me gustó la labor cuando comencé y aquí decidí quedarme hasta hoy, comenta este trabajador del sector de la salud.

Estaba en la flor de la vida cuando inició su experiencia en el Departamento de Anatomía patológica justo el área de necropsias, y allí se quedó hasta hoy, donde recibe con la serenidad de quien no conoce el miedo y sirve a los familiares que llegan lastimados por la muerte.

Alfredo sabe de las horas más difíciles de muchos tuneros y sus sentimientos no dejan de estremecerse cuando arriban al servicio algunos casos.

«Los casos que más nos impresionan a nosotros son los niños, niños chiquitos que a veces las mamás se descuidan y lidian con la corriente, o los acuestan con ellos y se asfixian. Eso nos causa un gran dolor y hasta tengo que sentarme unos minutos para poder seguir el trabajo, porque no es fácil».

La rutina del tunero Alfredo es transformarle el rostro a la muerte y aunque para la mayoría resulta una ocupación espeluznante, él la asume con naturalidad y desmiente historias de resucitaciones y otros clichés que siempre especula la gente entorno a estos servicios.

En la morgue del mayor centro asistencial de Las Tunas, está la mayor parte de la historia de su vida y en casa le acoge una familia de ocho hermanos, una hija y dos nietas, que define como maravillosas, y enfatiza que se sienten orgullosos de su trabajo.

Cada día de regreso al hogar vela porque allí no lleguen riesgos y lo motiva el reencuentro con quienes necesitan la más delicada de las atenciones.

«Me motiva cuando vienen los familiares y preguntan con  aquella amabilidad, por favor, quisiéramos saber la causa del fallecimiento, y uno puede asistirle en ese momento de tanto dolor».

Aunque hace mucho pudo haber reorientado su vida laboral, se sabe feliz de colaborar con la humanidad que tanto ama, y sentirse realizado en su trabajo es suficiente para no dudar ante la pregunta de si se queda en el «Guevara».

«Hasta que las fuerzas me lo permitan estaré aquí. Ah, y sin miedo a la muerte. Sí, estoy complacido de haber dedicado mi vida a esto y seguiré adelante».

/mdn/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos   en Twitter y Youtube

 

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Darletis Leyva González

Periodista, graduada de la Universidad de Oriente. Se desempeña como reportera con excelentes resultados en su gestión diaria. Es aguda en sus trabajos de opinión. Una de sus características es contar historias de vida en la que el factor humano está siempre presente. Atiende los temas de salud, entre otros. Miembro de la Unión de Periodistas de cuba, premiada en varios concursos. @DarletisLG

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


ocho − 4 =