Las Tunas, Cuba. Lunes 11 de Diciembre de 2017
Home > Salud > Una familia truncada por la tuberculosis

Una familia truncada por la tuberculosis

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Las Tunas.- Cuentan que era una mujer hermosa y hasta robó el corazón de un poeta; tan bien cuidada que en el viejo retrato que guarda con vehemencia su hijo parece una artista. Pero una contagiosa enfermedad la arrancó de la vida y ni siquiera superaba los 45 años. Supo de sanatorios y una lucha por la existencia que al final se concretó en una partida fugaz.

Se vivía en Las Tunas la década del 40 del pasado siglo y en un pueblo humilde, carente y escaso de oportunidades, sus tres pequeños fueron repartidos entre la corta familia y quedaron a suerte de un diarismo lleno de sacrificios y desvelos.

Su hijo más pequeño, ahora con más de 80 años, cuenta a los suyos que la abuela que no conocieron murió de tuberculosis y en sus ojos se dibuja el dolor de una infancia triste, frustrada y el trauma que le habita desde ese incidente.

Creció con las huellas de la tuberculosis incrustadas en su espíritu y la sombra de ciertas enfermedades respiratorias asentadas en él, que de tan psicológicas se convirtieron en reales e incluso hasta uno de sus descendientes heredó ese vestigio.

Ahora en pleno siglo XXI muchos la consideran extinta, pero la tuberculosis sigue entre nosotros y en Las Tunas el pasado año se reportaron casos.

Aunque es una enfermedad infecciosa y siempre debe tenerse en cuenta que se transmite mediante el aire y causada por una bacteria llamada Bacilo de Koch, que ataca principalmente los pulmones, aunque también a otros órganos.

Hasta hace pocas décadas la tuberculosis no tenía cura, pero esa realidad hoy es otra. Al menos en Cuba es posible un diagnóstico oportuno y un tratamiento que se sustenta sobre el amor, apoyo y comprensión.

A la protagonista de nuestra historia los pañuelos se le llenaban de sangre y la tos era insoportable. Pero también conoció de fiebres y sudoraciones nocturnas, acompañada de pérdida de peso.

La tuberculosis consumió poco a poco sus pulmones, pero en este siglo de adelantos quien sepa de esos síntomas tiene un camino de esperanza y solo necesita una mano amiga que no dude porque no se contagia por usar los mismos cubiertos, tocar o compartir la ropa o sábanas, transfusiones de sangre, ni leche materna, ni por tener relaciones sexuales, pero el desgaste físico, el frecuente contacto oral y el mayor acercamiento sí pueden exponer a los otros y lo ideal es mantenerse en lugares ventilados para salvar la salud.

Dicen que antes se consideraba la enfermedad de los pobres, pero a pesar de los estigmas sorprendió a muchos como al intelectual, escritor y destacado revolucionario cubano de las décadas de 1920 y 1930, Rubén Martínez Villena.

Justo a finales del siglo XIX, la tuberculosis causaba la muerte a una de cada siete personas que vivían en los Estados Unidos y Europa. El 24 de marzo de 1882, el investigador alemán Robert Koch anunció el descubrimiento del bacilo que trasmitía esa enfermedad, y esa acción fue el paso más importante tomado hasta ese momento para el control y la eliminación de esta enfermedad mortal.

Un siglo después del anuncio, la Organización Mundial de la Salud y la Unión Internacional Contra la Tuberculosis y las Enfermedades Respiratorias patrocinaron el primer Día Mundial de la Tuberculosis.

Desde entonces, cada 24 de marzo, es la fecha escogida para marcar nuevas estrategias en la lucha contra la enfermedad que cortó la vida a miles de personas y hoy es totalmente curable.

Ahora cuando la mirada de aquel pequeño de la calle Martí de, esta ciudad, que vio partir a su madre en la angustia de la tuberculosis, tiene un brillo octogenario, sabe que en cualquier momento también partirá y se irá tranquilo, con la certeza de que los suyos quedan seguros porque el estigma de la tuberculosis que ha acompañado a su familia en estos años se disipa y aquí existen soluciones.

/mdn/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos   en Twitter y Youtube

 

 

 

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Darletis Leyva González

Periodista, graduada de la Universidad de Oriente. Se desempeña como reportera con excelentes resultados en su gestión diaria. Es aguda en sus trabajos de opinión. Una de sus características es contar historias de vida en la que el factor humano está siempre presente. Atiende los temas de salud, entre otros. Miembro de la Unión de Periodistas de cuba, premiada en varios concursos. @DarletisLG

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


nueve + 7 =