Las Tunas, Cuba. Lunes 20 de Noviembre de 2017
Home > Especiales > Lecturas > ¿Es usted una persona feliz?

¿Es usted una persona feliz?

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

«En este primer Día Internacional de la Felicidad, fortalezcamos nuestro compromiso con el desarrollo humano inclusivo y sostenible y reafirmemos nuestra promesa de ayudar a los demás. Obrar por el bien común también nos enriquece. La compasión fomenta la felicidad y nos ayudará a construir el futuro que queremos».
Ban Ki-moon, 20 de marzo de 2013

Cuando mi sobrino tenía apenas cinco años me dijo un día muy serio, el ceño fruncido y una mirada inquisidora en el rostro: Tía, ¿por qué siempre estás brava?
La verdad, la pregunta me sobresaltó, quizás debido a que nunca me había puesto a pensar cómo me veían los demás, y mucho menos, si en realidad estaba “brava” o mi cara engurruñada solo era de preocupación.

A la inocente criatura que esperaba una respuesta –trate de imaginar la carita levantada hacia mí con una interrogante en los ojos inocentes- le revolví el pelo mientras trataba de encontrar las palabras adecuadas para que me entendiera, y casi respondiéndome a mí misma le expliqué que los adultos tenemos muchas responsabilidades y problemas, por eso siempre andamos serios.

Nunca supe a ciencia cierta si mi «inteligente» salida del paso satisfizo su curiosidad; pero, por mucho tiempo, me inquietó saber por qué daba la imagen de una persona brava.

Los años han pasado y la anécdota vuelve a mi memoria con frecuencia. Para bien, claro, porque ahora trato de sonreír al menos con mayor frecuencia dejando a un lado el cúmulo de problemas de todo tipo con los que tengo que lidiar a diario.

La risa, medicina para el alma y el cuerpo

Supongo que a muchos adultos les pase como a mí en aquel momento, y no sean concientes de su tendencia a la depresión, la tristeza, el malhumor o sentimientos afines que alejen la alegría, la risa sana y abierta.

Piense entonces, aunque sea por un momento, en que está perdiendo la oportunidad no solo de ser feliz, sino también de hacer felices a quienes lo quieren bien y de gozar de una salud a prueba de disgustos o malos momentos, esos que nunca faltan.

Y es que la risa es sanativa. Para los expertos, reírse ayuda a curar la depresión, el estrés y la angustia; limpia y ventila los pulmones; mejora la oxigenación del cerebro y del cuerpo en general; regulariza el pulso cardíaco; ayuda a trabajar al aparato digestivo y regula el intestino; también disminuye la producción de hormonas que causan el estrés.

Al reírnos estamos haciendo ejercicio, pues con cada carcajada se ponen en marcha cerca de 400 músculos, incluidos algunos del estómago que sólo se pueden ejercitar con la risa.

Cuando reímos se segregan endorfinas, unas drogas naturales que provocan euforia y efectos tranquilizantes y analgésicos. Se fortalecen los lazos afectivos. Sirve para descargar tensiones, potencia la creatividad y la imaginación. Incrementa la autoestima y la confianza en uno mismo. Es una fórmula eficaz para eliminar pensamientos y emociones negativos. Alivia el insomnio al producir una sana fatiga que el sueño repara con facilidad, entre otros beneficios que sería muy largo enumerar.

Es debido a esto que distintos especialistas han desarrollado una técnica psicoterapéutica que utiliza la risa como el camino hacia la recuperación de distintos malestares. Esta técnica llamada risoterapia ayuda a eliminar bloqueos emocionales y físicos, permite relajar nuestro cuerpo, aumentar la sensibilidad de nuestras emociones y nos llena de energía positiva.

Aunque la risa por sí sola no cura una enfermedad, se ha demostrado que consigue generar estados de ánimo buenos, que influyen en nuestro cuerpo y en nuestra mente, ya que libera sustancias bioquímicas, como la dopamina, un neurotransmisor que eleva el estado de ánimo; la serotonina, un tipo de endorfinas con efectos calmantes y analgésicos, y la adrenalina, que permite estar alerta y receptivos.

En definitiva, reírse logra cambiar los estados de ánimo de las personas, las lleva a ser más felices, más tolerantes y, por supuesto, menos aburridas, ayudándoles a tener una vida más sociable.

¿Es usted feliz?

Los cubanos tenemos fama de que hacemos gala de nuestro buen humor hasta en las situaciones más desagradables y nos reímos de nuestras propias desgracias. Sin embargo, hay quienes se privan de los beneficios de la risa y prefieren vivir angustiados, o simplemente escondiendo su alegría por miedo a parecer demasiado «contentos».

Si es de este tipo de persona, le recomiendo lo reconsidere: una buena carcajada es la mejor medicina, el antídoto perfecto para las carencias, los sofocos de la vida cotidiana, los altos precios de los productos, la influencia negativa de los envidiosos, amargados, criticones, y otras especies que existen para mortificar a los demás.

Olvidar todo eso a veces es difícil, pero haga el propósito de reír fuerte, alto y claro; si lo logra se sentirá aliviado y disfrutará de su momento de felicidad.

Pero… si queremos ser realmente felices y contribuir a dar felicidad a los otros, empecemos por pensar seriamente en cómo fomentar la paz para todo el mundo; no perdamos el tiempo criticando a nuestros semejantes y vivamos intensamente sin mirar a los lados; seamos solidarios, altruistas, hagamos el bien sin cobrar intereses por ello; eduquemos a las nuevas generaciones para ser mejores personas; cultivemos nuestro espíritu en la bondad y el optimismo, seamos felices para nuestro bien y el de la humanidad.

/ymp/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos   en Twitter y Youtube

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Rosa María García Vargas

Periodista. Graduada de Letras en la Universidad de Oriente. Se desarrolló como especialista del Grupo Metodológico del Sistema de Radio en la provincia de Las Tunas. Directora del noticiero Impacto de Radio Victoria por varios años. Se desempeña como redactora de los Servicios Informativos de esta emisora. Miembro de la Unión de Periodistas de Cuba. @RosaMaraGarca

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


6 + cinco =