Las Tunas, Cuba. Domingo 24 de Septiembre de 2017
Home > Especiales > Gente > De curandero a la urgencia médica

De curandero a la urgencia médica

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

De curandero a la urgencia médicaLas Tunas.- Elio Zayas Barbán nació con el don de salvar a los otros; por eso en su mirada se perfila un brillo peculiar cuando habla de sus 20 años dedicados al Sistema de Urgencias Médicas de Las Tunas, conocido por sus siglas como SIUM, y lo inquietan los problemas que puedan afectar la base de ambulancias a la que pertenece.

Yo ejerzo mi profesión porque me gusta, la disfruto, y es el sentido de mi vida, dice, y añade que si volviera a nacer no dudaría en ser miembro del SIUM.

Es un hombre de acción, pero sus palabras tienen una paz que es bálsamo a los oídos, sobre todo cuando habla de su labor en la urgencia médica, y su pasión por salvar a los otros.

¿Usted escogió esta profesión por azar o la deseaba desde niño?

«La escogí por amor a ella. Desde niño, por mi idiosincrasia, decía que iba a ser curandero,  porque en mi familia, en particular mis abuelos, practicaban la curandería, el espiritismo, y yo veía que eso era una obra buena. Siempre me incliné por esa parte de salvar y curar vidas».

¿Cómo llega al SIUM?

«Me gradué como enfermero y me quedé trabajando en el Politécnico de la Salud de la provincia, donde se impartía la especialidad.  Luego paso a los cuerpos de guardia de urgencias de los policlínicos, sobre todo en el Manuel Pity Fajardo del centro de esta ciudad, y cuando abren el sistema de urgencias me uno a ellos.

¿Ha tenido experiencias que lo conmovieron en demasía?

«Sí, una de las experiencias más amargas que tuve fue el no poder restituir la vida de un niño que cayó en una cisterna, y fue muy tarde cuando llegó nuestro servicio. Tanto el médico, paramédico, como yo, ese día lloramos por la frustración de ver a la familia desesperada y no haber podido salvar al pequeño.

«Indiscutiblemente los niños son los casos que más me conmueven y aunque en todos pongo empeño, en ellos más».

¿Usted tiene hijos?

«Sí, dos hijas y dos nietos».

Elio es una de las voces respetadas en el Sistema de Urgencia Médica en Las Tunas, pero ¿qué no tolera?

«No tolero la falta de profesionalidad. Pienso que toda persona que se encuentre en cualquier puesto de salud debe ser un gran profesional y un digno representante de este ejército de batas blancas».

Le ha tocado formar a varias generaciones, ¿Cuénteme de esa experiencia?

«Cuando comenzó el SIUM se creó una escuela de emergencia con profesores muy bien preparados; años después asumí la tarea y disfruto mucho el enseñar y formar a nuevos especialistas en la emergencia, tanto médicos, enfermeros, paramédicos o personas que preparamos como socorristas, que aunque no están dentro del sector de la salud, sí se educan en las medidas necesarias para estabilizar a quien sufre algún evento que afecta su salud y puede comprometer su vida».

¿Qué les exige a sus alumnos?

«Primero la preparación, porque la carrera de salud, en cualquier ámbito, nunca termina. Constantemente les exijo que estudien mucho, que estén atentos a los cambios y sobre todo en cada labor que hagan, cada paso que den, sea con amor y total entrega a la profesión».

¿Cuáles son los principios que usted considera debe tener la persona que consagre su vida al sector de la salud?

«Lo principal es la humanidad, seguida de la solidaridad, e identificarse con el dolor ajeno. Si no somos capaces de ponernos en el lugar de la persona que tiene la dolencia,  no seremos capaces de saber hasta dónde podemos llegar y lo que esa persona necesita. Pero lo esencial, y es lo que mueve cada molécula de este mundo, es que cada paso que demos sea con amor.

«En esta carrera quien esté trabajando y no tenga el principio del amor, pienso que está perdido».

Usted ya se convirtió en máster; es profesor asistente y tiene la experiencia de 20 años de trabajo en el SIUM. ¿Aún tiene alguna motivación?

«Mi mayor motivación en estos momentos es que nuestro Sistema de Urgencia Médica se desarrolle más, para estar a la altura de otros sistemas con altas tecnologías, que tanto bien hacen a la humanidad. Siempre pensando en nuestra materia prima principal, que es el ser humano, el paciente que está enfermo para así poderle brindar la atención que realmente se merecen».

Cuando las sirenas del SIUM se escuchan por las calles de la provincia de Las Tunas, el temor y preocupación se internan en muchos de sus habitantes porque saben que algo o alguien,  no está bien.

En una de esas ambulancias de emergencias, cada día el tunero Elio Zayas Barbán experimenta la hermosa sensación de dar vida.

/mdn/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos   en Twitter y Youtube

 

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Darletis Leyva González

Periodista, graduada de la Universidad de Oriente. Se desempeña como reportera con excelentes resultados en su gestión diaria. Es aguda en sus trabajos de opinión. Una de sus características es contar historias de vida en la que el factor humano está siempre presente. Atiende los temas de salud, entre otros. Miembro de la Unión de Periodistas de cuba, premiada en varios concursos. @DarletisLG

2 comentarios

  1. Buen profesional, le conozco.
    Gran labor la del SIUM, lástima que afronte tantos problemas con el parque de ambulancias por demasiadas roturas sin solución y exceso de demandas que no son Urgencias Médicas pero se las imponen al sistema, la verdadera urgencia médica a veces sufre demoras por esto. Ojalá y mejore en ese sentido.
    Éxitos a todos los trabajadores del SIUM y mi apoyo por todo lo que hacen que es meritorio.

  2. Creo que hay un error. Que su familia se dedicara al espiritismo no significa que él lo fuera. Eso da una idea equivocada de la entrevista.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


2 × ocho =