Opinión

Las Tunas a tres años de trabajo, por nosotros mismos

por_nosotrosmismos
El trabajo comunitario integrado Por Nosotros Mismos es una revolución en las comunidades más intrincadas de la provincia de Las Tunas.

Las Tunas.- Por nosotros mismos hay cambios en la provincia de Las Tunas, un territorio dispuesto a crecer, a mejorar y a elevar la calidad de vida de sus habitantes.

Transcurría el 10 de marzo del año 2013 y, el que parecía un domingo cualquiera, quedó grabado en el almanaque de los que tienen energía renovadora y voluntad de encausar el destino para adecuarlo a las personas que lo viven.

En La Anacahuita, localidad rural del municipio de Manatí, se hizo realidad un nuevo método de intercambios entre las autoridades políticas y gubernamentales de la provincia con los hombres y las mujeres que residen tanto en las zonas urbanas como en lo más intrincado de la geografía local.

El mayor impacto del programa está en el campo.  Allá, donde escaseaban las opciones recreativas y faltaba la energía eléctrica, la gente se abandonaba a la desidia, el aburrimiento y a veces al alcohol.  Hasta los dañados caminos impedían el paso de los ómnibus y ni siquiera se contemplaba la opción de salir a los poblados o ciudades.

pornostrosmismosPor suerte, se inició el desarrollo del Trabajo Comunitario Integrado Por nosotros mismos y comenzó una transformación paulatina; pero, ya con resultados concretos en las 674 circunscripciones del territorio tunero.

Inicialmente fue una idea, a la que se incorporaron otras, y otras.  Eran reuniones con los delegados del Poder Popular y los organismos de cada comunidad.  Luego se sumó la población y se plantearon dudas e inquietudes, aparecieron soluciones y lo que se pudo cambiar, se cambió.

Lo dicen los números.  Hasta la fecha, suman dos mil 303 encuentros y se han hecho cinco mil 591 planteamientos, con respuestas a más del 78 por ciento.

El pueblo se volcó de lleno en la metamorfosis de 102 escuelas, 206 consultorios del médico de la familia, los parques infantiles, las áreas deportivas y los círculos sociales.  Desde entonces mejoraron su infraestructura 130 bodegas, 38 farmacias y otras instalaciones de uso colectivo.

Pusieron su empeño y su sudor para que por más de mil 200 kilómetros de caminos rurales pasaran los trasportes y para que la vida floreciera, aún en medio de tantas carencias.

Además de los cambios físicos, se crece la espiritualidad y cobran vida las muñecas, carteras y adornos que nacen de manos femeninas. La idiosincrasia de cada lugar emerge de platos y bebidas tradicionales y los juegos hacen las delicias de todos.

nosotrosmismosSe fortalecen los valores, especialmente en las jóvenes generaciones; aflora el talento artístico de los vecinos, el delegado del órgano de gobierno se vincula más con sus electores y se consolida la unidad para impulsar labores de higienización, embellecimiento, producción de alimentos y la solución de sus propios problemas.

Han pasado tres años y la intención sigue siendo buena.  El pueblo lo reconoce y se crece cada semana para trabajar, disfrutar, ayudar y continuar, por nosotros mismos, tal como recoge una frase del Concepto de Revolución, expresado por el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz, durante el desfile por el Día Internacional de los Trabajadores en La Habana, el primero de mayo del año 2000.

/ymp/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos   en Twitter y Youtube

 

Artículos relacionados

La historia de mi casa

Leydiana Leyva Romero

Precios topados, consumidores ¿respetados?

Naily Barrientos Matos

Internet también se viste de cordero

Yanely González Céspedes

Enviar Comentario


9 − cuatro =