Las Tunas, Cuba. Domingo 22 de Octubre de 2017
Home > Especiales > Historia > II Frente: Aquel hermoso sueño de Frank País

II Frente: Aquel hermoso sueño de Frank País

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Frank País GarcíaÁngel Rodríguez Álvarez
Agencia Cubana de Noticias

Cuando el 11 de marzo de 1958, la Columna número seis Frank País, bajo el mando del Comandante Raúl Castro Ruz, llegó a Piloto del Medio, en la zona nororiental,  comenzaba a tomar cuerpo la idea del Jefe del Ejército Rebelde, Fidel Castro, de extender las acciones militares más allá de la Sierra Maestra, y se hacía realidad un anhelo del propio Frank que la muerte le impidió concretar.

Esa fuerza salió del sur,  Pata de la Mesa,  el primer día de ese mes, en misión en unión de la Columna número tres Santiago de Cuba, encargada de fundar el Tercer Frente.

La integraban 67 hombres que tenían ante sí la enorme responsabilidad de operar en un territorio de alrededor de 12 mil kilómetros cuadrados y cerca de medio millón de habitantes, y que comprendía zonas rurales de Mayarí, Sagua de Tánamo, Baracoa, Guantánamo, Yateras, Alto Songo y San Luís.

Una vez en la región Raúl Castro emprendió un recorrido durante el cual procedió a constituir comités campesinos encargados de acopiar víveres, buscar información y servir como enlaces, y a depurar a los grupos de alzados allí radicados, entre quienes figuraban individuos que en nombre del Movimiento Revolucionario 26 de Julio se dedicaban a cometer asaltos y asesinatos.

En la Comandancia El Aguacate, en la zona de Guantánamo, los combatientes de la seis emprendieron acciones militares. Atacaron los cuarteles de Imías, Jamaica y del central Soledad; y tomaron el puesto y el cuartel de Caimanera, todos en apoyo a la huelga general revolucionaria.

Envalentonado por el fracaso de la huelga de abril, el régimen lanzó una ofensiva con efectivos de dos regimientos de la Guardia Rural. Se trató de un crucial período en cuyo transcurrir se libraron encarnizados enfrentamientos en Bayate, Limonar, La Lima, Ocujal, Cupeyal y Marcos Sanchez, entre otros.

Momento singular lo constituyó la operación, en virtud de la cual fueron retenidos 49 ciudadanos estadounidenses residentes en la región, entre ellos 29 marines de la Base Naval de Guantánamo, con el propósito de que sirvieran como testigos de los efectos que los indiscriminados bombardeos aéreos provocaban en la indefensa población civil, y el uso dado por el régimen batistiano a la asistencia militar recibida de su país.

En el rechazo a la acometida del enemigo, los rebeldes le ocasionaron cerca de un centenar de muertos y numerosos heridos, en tanto ellos sólo sufrieron la pérdida de dos camaradas e igual cantidad de heridos.

Al valorar estos sucesos, el comandante Raúl Castro apuntó: «La ofensiva de la tiranía resultó una derrota estratégica para su ejército, que proporcionó, además, cuantiosos trofeos de guerra al Ejército Rebelde».

Si bien la Operación Antiaérea logró detener los bombardeos, estos se reanudaron una vez liberados los retenidos. La respuesta rebelde fue inmediata: desarme de soldados en poblaciones cercanas, ocupación de vehículos militares con pertrechos, hostigamiento a cuarteles e interrupción de vías férreas y caminos.

A principios de agosto, el Frente fue reorganizado y surgieron cinco columnas, a las cuales se sumó una más en octubre, mes en que las operaciones se extendieron a los municipios de Banes y Antillas y se crearon unidades móviles de choque y los departamentos de Guerra, Justicia, Sanidad, Propaganda, Educación, Finanzas y Construcción y Comunicaciones, adscritos a la Comandancia Central.

Misiones importantes realizaron también los buroes Obrero y Agrario, la Policía Rebelde y la Inteligencia Rebelde.

El 20 de noviembre, con el inicio de la batalla de Güisa, comenzó la ofensiva final contra el régimen en el Primer Frente. De acuerdo con las instrucciones de Fidel el II Frente debía seguir «su avance, sitiando y rindiendo todos los cuarteles posibles en la zona comprendida entre Cueto, Mayarí, San Luís y Guantánamo». Importantes acciones libraron también en Caimanera y Guantánamo.

En poco más de 10 meses de existencia durante los cuales 232 combatientes ofrendaron sus vidas, los integrantes del II Frente aniquilaron, rindieron o tomaron 35 cuarteles o guarniciones enemigas, realizaron 15 acciones comando, soportaron 86 raids aéreos, aprehendieron cinco goletas con víveres, derribaron tres aviones y se apoderaron de seis, ocasionaron cerca de dos mil bajas al enemigo, a quien ocuparon a su vez mil 216 armas largas y numeroso parque.

Todo estaba listo para iniciar el ataque final y nada ni nadie podría impedir que el enemigo fuera derrotado. El II Frente Oriental Frank País había cumplido con creces su misión.

/ymp/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos   en Twitter y Youtube

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Redacción Tiempo21

Encargada de realizar todo el trabajo del Grupo Internet y Tiempo21. Integrada por un Editor-jefe, dos editoras, un fotorreportero y camarógrafo, un director de fotografía y camarógrafo y un desarrollador Web. Es un equipo multidisciplinario y multioficio, que desarrolla las principales labores del Periodismo Hipermedia. Además de tiempo21, tiene un canal de Video-TV, y otros espacios. @tiempo21cuba

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


7 + siete =