Gente

A dar estudio y más

A dar estudio y más
Adolfo Arias Saumell, (Foto del autor).

El día que Adolfo Arias Saumell llegó a Las Tunas procedente de Santiago de Cuba, quizás no pensó que aquí encontraría el camino de las artes plásticas, y sus sueños de niño comenzarían a tomar el curso correcto siempre en busca de la perfección en las formas tridimensionales.

Aquellos eran días de mucha competencia en las artes plásticas de Las Tunas, con una generación de buenos exponentes en la pintura y la escultura, una academia sólida y un grupo de artistas que marcaban el paso de la especialidad en la provincia y un poco más allá.

Y así, con su parsimonia aparente pero con la mirada fija en sus metas supremas, Adolfo esperó el momento de su entrada al arte, para comenzar a trillar un camino que tomó una y mil veces hasta graduarse con notas sobresalientes e iniciar su ruta por los insospechados caminos del arte.

Un día, por la calidad de su obra ingresó a la Unión de Escritores y Artistas de Cuba, y otro hizo una exposición individual y otra y otra, y sus manos parecían máquinas de hacer arte, moldeando cada figura, humana o no, de barro o de mármol, y su mente iba más allá del espacio físico que ocupaba hasta que se propuso su gran meta, protagonizar un proyecto comunitario en un barrio más bien pobre, con poco desarrollo y surgió A dar estudio, que desde el principio se propuso darles las herramientas a quienes se interesaban.

Los años han pasado y Adolfo ha madurado con la vida, la experiencia, sus sueños, sus ansias y cada una de sus esperanzas, siempre enfocadas en los grupos necesitados de arte, y hoy A dar estudio es uno de los proyectos emblemáticos de Las Tunas, que involucra sobre todo a niños, adolescentes y jóvenes, algunos de los cuales ya se han graduado de la Academia y tienen su propia obra.

Por eso, hay que mencionar a Adolfito cuando se habla de las artes plásticas en Las Tunas, porque aquel niño humilde y más bien callado ha sabido cumplir sus sueños, pero sobre todo ha ayudado a cumplir el sueño de los demás, que ven en él al maestro que siempre los guía por los ensortijados caminos de las artes plásticas, siempre para hacer felices a los demás.

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos   en Twitter y Youtube

 

Artículos relacionados

Lezvy Samper: tuve que reconciliarme con Irma, solo así podía interpretarla

Leydiana Leyva Romero

Alexander Luna, las circunstancias le cambiaron la vida

Edelmis Cruz Rodríguez

Bárbara Soto, tres veces comprometida con su organización

Edelmis Cruz Rodríguez

Enviar Comentario


cuatro + = 10