Las Tunas, Cuba. Jueves 14 de Diciembre de 2017
Home > Cultura > Temas históricos culturales en Las Tunas tratados por Carlos Tamayo Rodríguez

Temas históricos culturales en Las Tunas tratados por Carlos Tamayo Rodríguez

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page
El reconocido intelectual Carlos Tamayo en la presentación de su última publicación Al Dulce nombre de mi patria unido. (Tiempo21/Foto: Angeluis)

El reconocido intelectual Carlos Tamayo en la presentación de su última publicación Al dulce nombre de mi patria unido. (Tiempo21/Foto: Angeluis)

José Guillermo Montero Quesada

El libro titulado Al dulce nombre de mi patria unido. Temas históricos culturales del escritor e investigador tunero, Máster en Ciencias, Carlos Tamayo Rodríguez, publicado en 2015 en la Colección Cabaniguán de la Editorial Sanlope de Las Tunas, contiene varios escritos entre los años 1980 y 2015 relacionados con la décima, la música, la familia Nápoles Fajardo, Tomasa Varona González, Onelio Jorge Cardoso, María Teresa Linares y personalidades de la literatura de escritores tuneros de la contemporaneidad: Gilberto E. Rodríguez, Pablo Armando Fernández y Guillermo Vidal, de los que hace público momentos compartidos.

Un valor incuestionable tienen sus criterios reveladores del protagonismo de Gilberto E. Rodríguez en la Literatura del siglo XX para que su obra no quedase inédita y tenga el merecido reconocimiento.

Mediante ellos, vincula hechos del ámbito local y regional, referidos a personalidades y composiciones poéticas, desconocidos o poco conocidos, y los hace trascender mediante un ceñido discurso del género de ensayo, algunos con enfoque periodístico, otros reveladores del laboreo científico, para ampliar así la visión de quienes han dejado vacíos epistémicos al tratar sucesos relativos a la «gente sin historia», hechos polémicos del ámbito de la cultura y de la genealogía de una estirpe, muchas veces analizada desde patrones que tornan difuso los nexos con la realidad.

En este sentido, las indagaciones acerca de la familia Nápoles Fajardo, son una muestra de lo complejo que resulta desentrañar la significación de acontecimientos, a veces desestimados por su carácter singular.

Es interesante el modo desprejuiciado de su diálogo, tratando supuestos y realidades controversiales, vivenciadas en la vida cotidiana y en el intercambio académico, siempre guiados con la máxima de mostrar los encantos y desencantos de la cultura e identidad cubana y tunera.

Narra los avatares del siglo XIX por el establecimiento de la primera imprenta, y deja una brecha a la duda condicionada por los inconvenientes bibliográficos. De sus memorias escritas emergen importantes evidencias y reflexiones que ilustran el aporte de la región a la conformación de la nación y nacionalidad cubana.

Desentraña algunos momentos trascendentales de aquella época, aún ávidos de investigación, en la que debe seguirse dilucidando las particularidades del liberalismo relacionado con el ciboneyismo y el criollismo desde la poesía, otros géneros del arte y del complejo psicosocial en el marco local.

Analiza, sustentado en una base documental, los intríngulis relativos a la vida y obra de El Cucalambé y la cultura campesina, de lo cual revela conexiones de elementos todavía discutibles de nuestra localidad, con las de otras regiones, como Oriente y Camagüey. Hace precisiones temporales y locaciones, valoraciones basadas en evidencias que refutan los enjuiciamientos hacia El Bardo, incomprendido por aquellos que, segados por el desmedido escepticismo y el desconocimiento, lo siguen sentenciando. Nuevas trazas de la historia mediata, aparecidas gracias a la búsqueda incansable del investigador, les ha facilitado lograr nuevas resemantizaciones que lo acercan más a las piezas ocultas de la verdad tras las encrucijadas del tiempo.

Esta obra es un acercamiento más a los numerosos temas de la cultura en Las Tunas que muestra una parte importante de sus manifestaciones en escenarios campesinos y la ruralidad tunera en sentido general con sus signos distintivos que, a decir del propio autor, se mantienen gracias a la oralidad y la labor mediática e institucional del sector educacional y cultural.

En algunos ensayos como: Invitación a la búsqueda en torno a Manuel Nápoles Fajardo, ¿Soltar a la décima al viento?. Apuntes sobre la escritura y la oralidad repentística en décimas y Réquiem por una oveja negra, por solo citar algunos, amplía la comprensión del patrimonio bibliográfico local y nacional, mezcla de modo inteligente el análisis historiográfico y la crítica literaria, sustentada en una acuciosa investigación documental. En ellos, proyecta una mirada retrospectiva de un pasado que anuncia su reconstrucción.

Las muestras del legado literario analizados ayudan a la comprensión epocal relativa al pensamiento ilustrado del panorama local, especialmente su visión de la ruralidad, ejemplo de ello son sus apuntes acerca de la décima en su vertiente oral y escrita mediante los cuales aporta datos para la historia del repentismo en Cuba y cubano. En la crónica nombrada De Martha Elena al Cornito muestra las conexiones de la mítica americana con la vida cotidiana de otras regiones, testimonia cómo la décima es expresión en la unidad de los cubanos y mexicanos mediada por la historia y la cultura que deviene en objetivación de compromisos que autentifican la confraternidad entre ambos países más allá de los cantares inspirados por los poetas.

El investigador expone curiosidades de indudable valía para la historia de Las Tunas y de la nación cubana, tratados desde una angiografía histórico cultural que le posibilita pesquisar elementos esenciales de una época en la cual los sucesos culturales fueron desestimados por los historiadores, influenciada por la vieja idea ¡aun prevaleciente! de considerar como únicos hechos valederos en la historia los concernientes a acontecimientos políticos, militares y en menor medida los de carácter social.

En la selección de artículos pueden encontrarse algunos atisbos de las ideas liberales aparecidas de modo tardío en el territorio tunero, vinculados a las de carácter patriótico y separatistas de la criollidad en la segunda mitad del siglo XIX, aparentemente insignificantes a la luz de las miradas actuales, pero advierten el advenimiento de ideas radicales que subyacen en una obra poética como indicativos del surgimiento de un periodo radical en la que se irradia de modo efectivo el ideal independentista.

Su ensayo ¿Soltar la décima al viento? Apuntes sobre la escritura y la oralidad repentística en décimas, ofrece ideas importantes para una epistemología del repentismo oral cubano y latinoamericano, con sus incuestionables nexos y claves antropológicas, en las que combina elementos de ciencia y literatura; dichas claves, ayudan a la comprensión del vínculo de la memoria, el comportamiento psicológico de los poetas en el escenario y durante sus actos creativos, el uso de recursos mnemotécnicos, algunos de ellos sistematizados en apretada síntesis.

El escrito Para una introducción al estudio de la vida y obra de Tomasa Varona González, tiene un evidente valor documental expresado en la utilización de cartas y fragmentos de su diario, que ilustran facetas de la historia social, refiere a locaciones de sitios y sucesos concernientes a la historia de Las Tunas poco estudiados, ofrece datos genealógicos del árbol familiar y menciones a personalidades en los campos internacional, nacional y tunero representantes del pensamiento liberal más preclaro de la naciente nación cubana que alcanza relevancia a finales del siglo XIX.

Refleja el comprometimiento por las causas más nobles por las que luchaban los cubanos, los avatares y adversidades familiares de una Isla dominada por el régimen colonial español, traumada por las enfermedades como el cólera y la estela de muerte dejada en la zona oriental, las creencias y la fe cristiana, el ambiente psicosocial en el cual habitaban los muchos cubanos, en especial el infortunio de las mujeres cuyos esposos estaban enrolados en la contienda bélica por la independencia de Cuba y cuya trascendentalidad es opacada por el maniqueísmo lineal de hacer historia.

En el ensayo Dulcinea y Marvindresler  logra una interpolación de los antropónimos desde la época cervantina hasta la actualidad, y ctitica el mal uso del lenguaje; advierte a los etimologistas la realización de estudios onomásticos.

Sus trabajos Otra vez sobre, ¿la muerte? del danzón y Esto es una masacre musical, dilucidan controversias en torno al baile nacional, atributo de la identidad cubana, del cual ofrece una mirada dialéctica, desde la transculturación.

Llama la atención acerca de la pandemia de vulgarismos en letras musicales que lamentablemente ocupan la preferencia de muchas personas, aumenta el número de consumidores, y por consiguiente, los comercializadores convertidos en cómplices de quienes denigran los valores más genuinos de la cultura cubana; al respecto, hace un llamado a unirse a los que con inteligencia luchan contra la banalidad y la chabacanería.

De modo general, el discurso ensayístico en la compilación de artículos del libro publicado por el intelectual tunero, contiene numerosas advertencias necesarias para analizar las limitaciones de la política cultural que ponen en riesgo la identidad de la nación, en especial, cómo enfrentar los peligros de la creciente asimilación e imitación desmedida del producto cultural foráneo de dudosa calidad, especialmente el norteamericano.

Constituye un aporte a la historia de la literatura tunera y nacional, es un reconocimiento a destacados artistas de la plástica y la literatura local que han aportado a nuestro patrimonio artístico y literario. Es además una convocatoria a la investigación sociocultural, por eso leer su obra deviene en necesidad y un compromiso al compás del “dulce nombre de mi patria unido”.

/mdn/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos   en Twitter y Youtube

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Redacción Tiempo21

Encargada de realizar todo el trabajo del Grupo Internet y Tiempo21. Integrada por un Editor-jefe, dos editoras, un fotorreportero y camarógrafo, un director de fotografía y camarógrafo y un desarrollador Web. Es un equipo multidisciplinario y multioficio, que desarrolla las principales labores del Periodismo Hipermedia. Además de tiempo21, tiene un canal de Video-TV, y otros espacios. @tiempo21cuba

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


− tres = 5