Las Tunas, Cuba. Sábado 23 de Septiembre de 2017
Home > Opinión > Día de la Justicia Social, por un futuro mejor para el mundo

Día de la Justicia Social, por un futuro mejor para el mundo

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Ahora que están aumentando la exclusión y la desigualdad, debemos redoblar los esfuerzos para que todas las personas, sin discriminación alguna, tengan oportunidad de mejorar sus condiciones de vida y las de los demás.
Mensaje del Secretario General de la ONU en el Día Mundial de la Justicia Social,
20 de febrero de 2016.

La justicia social es un principio fundamental para la convivencia pacífica y próspera, dentro y entre las naciones. Defendemos los principios de justicia social cuando promovemos la igualdad de género o los derechos de los pueblos indígenas y de los migrantes. Promovemos la justicia social cuando eliminamos las barreras que enfrentan las personas por motivos de género, edad, raza, etnia, religión, cultura o discapacidad.

El compromiso del sistema de las Naciones Unidas para la justicia social se centra en garantizar resultados equitativos para todos a través del empleo, la protección social, el diálogo social, y los principios y derechos fundamentales en el trabajo.
Así establece Naciones Unidas al referirse al Día Mundial de la Justicia Social que celebramos hoy.

Y cómo llegar a esta fecha sin repasar un momento las principales desigualdades que afectan a las zonas y sectores de población más desprotegidos.

Cómo no pensar en los niños, mujeres y ancianos que a diario mueren en su intento por llegar a las costas italianas desde el norte de África, y en su afán por encontrar un lugar donde no los alcance la guerra, el hambre y la muerte son víctimas de nuevas tragedias: el odio racial, la discriminación a los migrantes, la crueldad de quienes trafican con seres humanos.

Vale la pena detenerse a imaginar la situación de miles de personas en Afganistán, Irak, Libia, Siria, Pakistán, Palestina, Líbano, Yemen, países en los que la violencia se torna normal, el ambiente cotidiano en el cual nacen y crecen –si tienen la suerte de no ser impactados por un proyectil- niños que se «acostumbran» a la guerra desde la más tierna edad.

Mucho se ha hablado en los últimos años de Estado Islámico y Boko Haram, pero no se acaba el terrorismo, quizás porque no todos los gobiernos asumieron con seriedad desde un inicio la lucha contra este flagelo.

El mundo árabe necesita una solución urgente para el cese de los conflictos en un área casi destruida por las bombas y por quienes se aprovechan de la guerra para lucrar en su propio beneficio.

También Latinoamérica sufre desigualdades. Se plantea que no es esta la región más pobre del mundo, pero sí la segunda más desigual en distribución de los recursos.

Por eso se trabaja acá en reducir la inequidad, lo cual permitiría que los latinoamericanos puedan tener un mejor nivel de bienestar social, a la vez que se garantizaría un desarrollo sostenible de sus sociedades y economías en los años venideros.

Mientras esto sucede, en México el crimen sigue en pleno auge y cobra vidas de jóvenes como los estudiantes de Ayotzinapa. Sin embargo, Bolivia y Ecuador avanzan en el plano económico y social.

¿Por qué no aspirar a que así suceda en el resto de la región? Mucho falta por hacer para lograr la justicia social en el orbe, pero no podemos desmayar en el empeño de alcanzar mejores resultados.

Somos seres humanos, no importa de cuál región del planeta, por tanto todos los hombres y mujeres del mundo tienen derecho a vivir en paz, con dignidad, a trabajar y disfrutar de la Naturaleza y de todo lo que nos rodea.

El mensaje de Banki-Moon por este día destaca el compromiso de acabar con la pobreza para el 2030, aplicando políticas sociales, económicas y ambientales integradas que surtan efecto.

Antes habría que acabar con las guerras y el terrorismo, solo en un mundo de paz podría garantizarse un futuro mejor, ese al que aspiramos y nos merecemos.

El 26 de noviembre del 2007, la Asamblea General de la ONU declara que, a partir de su sexagésimo tercer período de sesiones, el 20 de febrero de cada año, se celebrará el Día Mundial de la Justicia Social, idea que se materializó a partir del 2009.

La conmemoración debe apoyar la labor de la comunidad internacional encaminada a erradicar la pobreza y promover el empleo pleno y el trabajo decente, la igualdad entre los sexos y el acceso al bienestar social y la justicia social para todos.

Hoy continúa siendo un compromiso el logro de estos objetivos: luchemos porque cada año tengamos a bien hablar de nuevas conquistas en el tema y menos tareas pendientes.

/ymp/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos   en Twitter y Youtube

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Rosa María García Vargas

Periodista. Graduada de Letras en la Universidad de Oriente. Se desarrolló como especialista del Grupo Metodológico del Sistema de Radio en la provincia de Las Tunas. Directora del noticiero Impacto de Radio Victoria por varios años. Se desempeña como redactora de los Servicios Informativos de esta emisora. Miembro de la Unión de Periodistas de Cuba. @RosaMaraGarca

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


nueve + 4 =