Las Tunas, Cuba. Domingo 19 de Noviembre de 2017
Home > Historia del Deporte en Las Tunas > Más sobre la trayectoria de Orlando de Jesús Mc Farlane

Más sobre la trayectoria de Orlando de Jesús Mc Farlane

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Hace algún tiempo escribí acerca del paso por las Grandes Ligas de quien fue, desde mi punto de vista, el mejor receptor en la historia del béisbol tunero, Orlando de Jesús McFarlane, pero inconforme con los escasos datos obtenidos, continué la búsqueda hasta encontrar consustanciales elementos que reflejan su más completa trayectoria.

Es preciso agradecer el valioso aporte para quienes investigamos en este sentido, del historiador del béisbol cubano radicado en Estados Unidos, Ángel Torres, autor de una verdadera joya, el libro La Leyenda del Béisbol Cubano 1878-1997, referido fundamentalmente por supuesto, al profesionalismo.

A la luz de una mayor información, puedo decir que Orlando de Jesús Mc Farlane, nacido en Victoria de Las Tunas, Oriente, el 28 de junio de 1938, sobresalió desde niño por su extraordinario talento para defender la receptoría, sobre todo por la excepcional potencia de su brazo y la gran velocidad que desplegaba en el corrido de las bases.

Llegó al principal equipo de esta ciudad en 1957 con solo 19 años de edad. Rápidamente llamó la atención de los cazadores de talentos y ya en las temporadas 1958-59 y 1959-60 estuvo con el Almendares de la Liga Invernal Cubana, donde fue escolta del reconocido Enrique Izquierdo.

Los avances de Mc Farlane fueron tales que en la temporada 1960-61, la última de la Liga Invernal, alcanzó la titularidad con resultados excelentes tanto a la ofensiva como a la defensa.

Sobresale en los circuitos menores de doble y triple A con promedios ofensivos entre 280 y 301, además de liderar las bases robadas. Llegó a la MLB con  los Piratas de Pittsburg en 1962 a los que regresó en 1964 sin recibir la oportunidad que merecía.

En 1966 el joven cátcher tunero pasa a los Tigres de Detroit, de la Liga Americana, equipo en el que lo ponen solo en 49 choques, pese a que lo hizo mejor (254) que el titular Bill Freehan (234). Termina su paso por la Gran Carpa en 1968 con los Angelitos de California. En realidad le faltó suerte, porque siempre estuvo a la sombra de receptores que, teóricamente, eran superiores y no encontró un mánager capaz de confiar en sus grandes cualidades.

El muchacho del reparto Santo Domingo en la actual capital provincial, jugó también en torneos invernales de República Dominicana, donde fue líder jonronero en dos temporadas consecutivas: 1963-64 (10) y 1964-65 (ocho) con las Águilas Cibaeñas. Incursionó igualmente en la pelota de Puerto Rico, nación en la que se radicó definitivamente y donde falleció hace ya varios años.

La calidad de Orlando de Jesús Mc Farlane queda definitivamente probada en el hecho de que los periodistas y otras personalidades del béisbol cubano radicados en Estados Unidos, confeccionaron selecciones de ensueño de las diferentes épocas y la correspondiente a la etapa 1950-1996, sitúa al tunero en la receptoría junto al santiaguero Rafael “Sam” Noble y al cienfueguero Joaquín “Joe” Azcue.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Juan E. Batista Cruz

Periodista. Graduado de la Universidad de Oriente. Jubilado. Se desempeñó como reporteros para los temas del deporte en el diario y semanario 26 y comentarista deportivo de la radio y la televisión. Es toda una institución en el conocimiento de los temas deportivos, y tiene un reconocimiento a nivel nacional. A pesar de estar jubilado mantiene una vida activa dentro del Periodismo de Las Tunas.

Un comentario

  1. En la misma casa donde vivía Orlando, viven sus sobrinos, que tambien estan vinculados al deporte. Su padre Charles y su madre Ines eran magníficas personas, así como toda esa familia. Carlos, quien fuera Presidente del Poder Local en Las Tunas, tambien era su hermano alguien conocido como Yuli, ya fallecido tambien, que no fué deportista, sino músico. Otro hermano residente en Santiago de Cuba, era músico,, tocaba corneta china.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


seis − = 4