Las Tunas, Cuba. Martes 26 de Septiembre de 2017
Home > Deportes > El rescate de la calidad del béisbol cubano es posible

El rescate de la calidad del béisbol cubano es posible

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Lo sucedido en la recién terminada Serie del Caribe de Béisbol no debió ser una sorpresa para nadie en Cuba, porque desde hace varios años se repiten los mismos errores a la hora de confeccionar la Selección Nacional y se mantiene casi intacto el desconocimiento de lo que sucede en las Ligas de nuestro más cercano entorno geográfico.

Una vez más, el campeón reforzado de la Serie Nacional es sorprendido en los primeros enfrentamientos del torneo caribeño y cuando comienza a mejorar su desempeño porque tiene talento para ello, ya es tarde en un calendario tan corto y exigente.

Vamos por parte. Desde finales de la década del 60 del siglo XX, Cuba reinó en el universo del béisbol aficionado, con equipos cuajados de estrellas capaces de brillar en las mismísimas Grandes Ligas de Estados Unidos, pero frente a rivales de menor cuantía, salvo las excepciones conocidas de excelentes planteles estadounidenses, japoneses, coreanos, de China Taipei, Canadá y más recientemente, de Holanda.

Pero el mundo ha cambiado en todos los sentidos y, poco a poco, en los eventos deportivos universales y de los Juegos Olímpicos se apuesta por la calidad, por la presencia de los mejores, ya sean amateurs o profesionales. La exigencia creció y en el caso de la pelota Cuba se quedó atrás.

La Serie Nacional cubana era una competencia de alto nivel y después de 1975, con la creación de la Selectiva, se elevó el techo cualitativo, debido a la concentración de los mejores jugadores en cuatro, seis u ocho novenas.

Por diferentes razones este torneo élite, sinónimo de calidad indiscutida, desapareció con la edición de 2004, año en el que Cuba recuperó el título olímpico en la cita de Atenas, Grecia, apoyada en una formidable nómina, bien guiada por Rey Vicente Anglada.

La presencia de 16 equipos en el torneo doméstico y la falta casi absoluta de roce internacional, la eliminación de la Serie Selectiva bajó abruptamente la calidad y la dinastía de Cuba en los eventos oficiales del mundo comenzó a resquebrajarse. Aquellos polvos trajeron los actuales lodos, esos que hoy nos hunden en un pantano.

Desde la primera nacional hubo desertores, como el caso de Manuel “Amoros” Hernández, joven y talentoso zurdo matancero, que quiso probar suerte en el béisbol rentado. Y, hasta los 80 del pasado siglo, solo algunos jugadores aislados lo imitaron.

A partir de los años 90 se incrementó el número de peloteros que marcharon a otras ligas, aunque en el inicio no se trató de los más brillantes, en unos casos solo en busca de mejoría económica, o lo que es lo mismo fama y fortuna y en otros, disgustados porque a pesar de sus altos resultados, no eran incluidos en la selección nacional, único estímulo para su carrera dentro del país.

En todos aquellos casos y en los del presente, los peloteros cubanos se ven obligados a renunciar a su país y adquirir otra nacionalidad porque la el bloqueo de Estados Unidos impide que un ciudadano de la Mayor de las Antillas sea contratado por alguna de las franquicias de la MLB.

Esa es una realidad objetiva que no es responsabilidad de los que dirigen el béisbol en Cuba. Es sabido que se han hecho cambios, se adoptaron medidas, ya nuestros peloteros reciben dinero para jugar, firman sus contratos en las diferentes provincias, se han logrado vínculos con otras Ligas como la de Japón, Italia, Holanda y otras menos connotadas, pero con la MLB, hasta ahora, nada.

Pero en medio de estas realidades, es preciso aumentar las gestiones, conseguir que nuestros peloteros puedan buscar experiencia en otros países, foguearse, sobre todo en el Caribe, hasta que un día, la justicia se abra paso, y los cubanos puedan brillar en Grandes Ligas sin tener que renunciar a su Patria, a vivir con su familia en la tierra que los vio nacer.

Pero es preciso, también, resolver los problemas subjetivos que lastran nuestra pelota. Hay que estimular a los activistas y los técnicos de la base, aprovechar la experiencia de jugadores estrellas que, en este momento, están olvidados, cuando pudieran perfeccionar el quehacer de los miles de talentos que existen en todos los rincones del país.

Además, es preciso que en la nómina de los equipos nacionales se incluya a los atletas que estén en la mejor forma deportiva, por sus resultados, que se sientan estimulados. En esta Serie del Caribe, por ejemplo, Alfredo Despaigne, quien estaba de vacaciones, viajó a Dominicana, donde no pudo acreditar, por mucho, su extraordinaria calidad. En mi opinión ese fue un error que dañó, a no dudarlo, el bien ganado prestigio del muchacho de Granma.

Y no acepto que sea la presencia de un equipo por provincia en nuestra Serie, lo que haga daño al béisbol cubano. En esta Isla, desde el Cabo de San Antonio a la Punta de Maisí, los talentos están por decenas y necesitan jugar, además de que son los protagonistas del mayor espectáculo de cualquier índole que se organice en el país, de un pasatiempo que forma parte de la identidad nacional.

Ah, ¿por qué la Dirección del béisbol en Cuba no acaba de darse cuenta de que nuestro descenso ocurrió a partir de la eliminación de la Selectiva?  Organícese la Serie Nacional corta y, al final, un torneo élite, con el nombre que se determine y el cual propongo que sea Copa Cuba, con cuatro o seis equipos integrados por los más destacados de la temporada en cada posición, que se conviertan en la cantera de la selección tricolor para los eventos internacionales.

Y si el contexto universal lo permite y ellos están de acuerdo, que los peloteros cubanos de hoy, estrellas en otras Ligas, puedan  ser incluídos en la Selección Nacional y defender la bandera de su Patria. Eso sería totalmente justo.

De acuerdo con este punto de vista, creo firmemente posible rescatar la calidad y el prestigio del béisbol en Cuba, éste que durante casi siglo y medio, ha aportado estrellas de tal brillo, que jamás podrán ser olvidadas por nadie conocedor de un deporte tan extraordinario como el de las bolas y los strikes.

/mdn/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos   en Twitter y Youtube

 

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Juan E. Batista Cruz

Periodista. Graduado de la Universidad de Oriente. Jubilado. Se desempeñó como reporteros para los temas del deporte en el diario y semanario 26 y comentarista deportivo de la radio y la televisión. Es toda una institución en el conocimiento de los temas deportivos, y tiene un reconocimiento a nivel nacional. A pesar de estar jubilado mantiene una vida activa dentro del Periodismo de Las Tunas.

9 comentarios

  1. Creo que cada cual debe luchar desde su patio, es muy facil hecharle toda la culpa a CN, pero por que no revisa el papel de los medios (tanto TV como prensa plana), de quien es la culpa? creo que todos tenemos un poco. En cuanto a la prensa tanto radial, plana o tv, el 90% de la informaciòn deportiva, incluyendo noticias son de FUTBOLL y no de los deportes que mas aportan medallas de por vida a nuestro paìs incluyendo el beisboll, y POR FAVOR no comparen la Serie Nacional con la LIGA ESPAÑOLA DE FUTBOLL o la ALEMANA, deberiamos escribir, transmitir, informar… màs de nuestros deportes (y me refiero a los internacionales) ejemplos; LIGA EUROPEA DE VOLEY o BRASILEÑA o LA GRIEGA (en esta ùltima jugo CEPEDA y no vi un juego), BEISBOL PROFECIONAL MEXICANO del PACIFICO o el JAPONES DONDE JUGO DESPAINE y no vi un juego, o el BASKET DONDE ESTAN LOS CUBANOS Y NO HE VISTO NI UN JUEGO.
    SI MIRAS TELE REBELDE VES CUALQUIER DEPORTE MENOS LOS QUE TIENEN QUE VER CON NOSOTROS, SI MIRAS CUBADEBATE IGUAL
    GRACIAS

  2. Buenas tardes, les escribo desde Venezuela. No creo necesario un cambio tan drástico en el béisbol cubano, al menos en su organización. La Serie Nacional es un escenario extraordinario para 16 conjuntos, que sean capaces de jugar al menos 5 veces a la semana desde abril hasta agosto (esto con el objeto de conseguir la mejor sincronización con las ligas más importantes a nivel mundial) con 90 encuentros por equipo. Esa liga sería la base del desarrollo del deporte en Cuba porque los estelares o fuera de serie deberían estar participando en torneos como los de Japón, Corea del Sur y Taiwan. Durante esta época es imposible que los paises latinoamericanos (llamese México, República Dominicana, Puerto Rico, Venezuela, Colombia, Panamá y Nicaragua) puedan tener un nivel como el de los paises asiáticos y Estados Unidos. El grado de inversión económica hacia el deporte en esos paises es extravagante y por eso los atletas dejan de jugar no solo en Cuba, las deserciones tambien ocurren con muchisima frecuencia en Venezuela y aquí no estamos bloqueados.
    En donde debe haber mayor enfoque es entre octubre – enero, donde haya béisbol no solo con los mejores atletas, sino también en las mejores ciudades y con los mejores estadios. 6 es una buena cantidad de equipos para esta fase. En la región que abarca la Confederación de béisbol del Caribe, en toda su historia, solo México y Venezuela tienen más de 6 participantes por torneo, situación que genera graves crisis institucional porque intentan clasificar, o pasar a la siguiente fase, la mayor cantidad de equipos posible. Por ello se dan situaciones donde de 8 equipos clasifican 6… y luego en esa fase de play off, el mejor perdedor tiene otro chance de clasificar. Simultaneamente, las otras 10 ciudades pueden desarrollar torneos regionales, donde el traslado de clubes no sea tan complejo y que permita, a su vez, mantener peloteros activos para solventar deficiencias de la liga principal.

    Hay algo que debería añadirse en ambas fases (abril-agosto y octubre-enero) es la posibilidad de contar con personal extranjeros. Bien sea de Asia o America… es un aspecto importante para conocer la parte cultural de esos atletas e ir identificandose con ese béisbol todos los días, durante todo el año. Raro es que no haya leido nada de esto en ningún analísta.

    Un saludos a todos !!!

    Se les quiere desde Venezuela !!!

    Patria o muerte !!!

    “El que se fue no hace falta…. hace falta el que vendrá !!!”

  3. Braulio Segovia Expósito

    ¿por qué la Dirección del béisbol en Cuba no acaba de darse cuenta de que nuestro descenso ocurrió a partir de la eliminación de la Selectiva? Organícese la Serie Nacional corta y, al final, un torneo élite, con el nombre que se determine y el cual propongo que sea Copa Cuba, con cuatro o seis equipos integrados por los más destacados de la temporada en cada posición, que se conviertan en la cantera de la selección tricolor para los eventos internacionales. ESTOY PLENAMENTE DE ACUERDO CON ESTE PLANTEAMIENTO. DE NUEVO UNA SERIE SELECTIVA

  4. Muy buen análisis, pero el mánager de Cuba en Atenas-2004 fue Higinio Vélez..Saludos

  5. ven aca hermano y porque tu no dices que la pelota ha mermado por que los peloteros se van a jugar a cualquier liga menos la cubana, por cierto tu viste la serie del caribe? poruq elos que sacaron la cara por venezuela, mexico, eran cubanos, y eso tambien fueron creados y preparados por entrenadores cubanos, ahora lo que estan mas gordos comen mejor, pero no me digas que hemos perdido calidad, entra en internet para que veas a jose dariel, cespedes, pronto yulieski y despues veras a despaigne, eso es beisbol cubano, no dejes que te engañen

  6. Gabriel Hernández

    Eduardo de acuerdo 100% contigo, pero para garantizar la masividad un guante de béisbol no puede valer 20 CUC

  7. – Cuba reinó en el universo del béisbol “aficionado”- este término es correcto. – La Serie Nacional cubana “aficionado o amateur” (te falto incluir) era una competencia de alto nivel y después de 1975, con la creación de la Selectiva, se elevó el techo cualitativo, debido a la concentración de los mejores jugadores en cuatro, seis u ocho novenas- . Ahora – creo firmemente posible rescatar la calidad y el prestigio del béisbol “aficionado” en Cuba – el salto a nivel profesional de los jugadores cubanos o del béisbol profesional en Cuba, es otra cosa y en la que creo que va a demorar años. Recomendación: incluir en la educación del atleta la preparacion al salto profesional, que en cuba no existe.

  8. Ciento porciento de acuerdo con el análisis que se hace en este artículo, es necesario recuperar la Selectiva y dejar la Serie Nacional con un equipo por provincia, pienso que sólo faltó hacer mayor énfasis en el problema que sufre el Béisbol en la base que si es responsabilidad del Inder, de la Comisión Nacional, del Sistema de Educación entre otros: se juega muy poco Béisbol en la base en comparación con los años del 1960-1990, los terrenos en las escuelas y en los barrios no se aprovechan y otros se convirtieron, dejaron de ser terrenos de Béisbol , existen muy pocos equipos de “Pelota” en las escuelas y en los barrios, el Béisbol es el deporte nacional, por lo que es necesario garantizar su masividad desde la infancia.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


cinco × = 35