Las Tunas, Cuba. Jueves 14 de Diciembre de 2017
Home > Cultura > Onilé, donde la tradición no muere

Onilé, donde la tradición no muere

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page
Onilé, donde la tradición no muere

Josefina Taylor, el alma de la compañía Onilé. (Tiempo21 /Fotos MiguelDN)

Las Tunas.- El toque de los tambores batá, el constante sonar de los cueros los hace vibrar entre ritmos campesinos, populares, haitianos, yorubas y la rumba. Así cada jornada recibe a los integrantes en el Cabildo Sampedro Lucumy, en el centro histórico de esta ciudad. Allí llegan los bailarines y músicos de la compañía folklórica Onilé, de la provincia de Las Tunas, un grupo portador de la cultura y de las tradiciones.

De generación en generación fueron legándose los cantos, vestuarios y contagiosas letras que encontraron el cinco de abril de 1995 su punto de partida en la Casa de la Cultura Tomasa Varona.

Portador de valores culturales

Su nombre Onilé hace alusión en la cultura yoruba,al dueño o espíritu de la tierra y es la única que mantiene la línea estética de la cultura franco-haitiana en la provincia, una herencia cultural cubana que tiene como símbolo patrimonial en América Latina y el Caribe a la nación de Haití, y hoy permite a los cubanos ser defensores de esa cultura.

Onilé, donde la tradición no muereLea más sobre compañía folclórica Onilé

Parte ineludible de su historia lo marca la fundadora y directora Josefina Taylor, una mujer dueña de un canto, de un estilo que identifica y hace único a este grupo cultural.

«Tenemos un sello único, lo franco-haitiano, esa es nuestra línea estética, somos diferentes a otras compañías, Onilé se distingue por los aportes y la variedad de matices en los bailes que muestran nuestro verdadero mestizaje social, en defensa de un único legado, la identidad cultural cubana», puntualiza Josefina en su diálogo en el Café Oquendo, un lugar al que llegan bailarines y músicos a saborear un café para mantener la energía tras los ensayos.

«La agrupación no vino de academia, se fue integrando poco poco con grupos de bailarines y músicos empíricos, talentos descubiertos en las comunidades, y que hoy tienen evaluaciones de primer, segundo y tercer niveles, como muestra de los resultados de la compañía, una verdadera escuela», aseveró.

El folklore franco haitiano es una de las manifestaciones más ricas de la provincia de Las Tunas, de ahí que todos los municipios tuneros tienen un grupo portador, entre ellos Onilé.

«Cuando comenzamos nuestra línea era totalmente Yoruba, posteriormente fuimos insertando otros aportes culturales como los ritmos campesinos, la rumba, la danza popular, entre otros. Onilé le debe gran parte de su legado a los abuelos y padres, a los ancestros de esta tradición, entre ellos se pueden mencionar a portadores musicales franco haitianos como Nelson Ruíz Martínez, Wilberto y Maritza AlicioKindelán.

La compañía tiene hoy grandes conocedores de esta manifestación cultural,«inmersos en nuestros talentos figuran santeros de prestigio como Georgénes Galbán, y Róger Domínguez historiador dela cultura Yoruba en Las Tunas, Reitel Velázquez Aguillón, director musical de la compañía».

Este año cuando de celebraciones se volverá a vestir la compañía folklórica tunera, sus 35 integrantes trabajan en las convocatorias para insertar jóvenes en este cautivante mundo de la danza y la cultura, a partir de talleres, espacios de los cuales han surgido grupos como Onilecitos, perteneciente al barrio de México, en esta ciudad, y cuyos jóvenes hoy están insertados en diferentes escuelas de arte.

«Nuestro empeño en este 2016  se enfoca en continuar con los proyectos de grupos infantiles para los cuales estamos abiertos a las escuelas, así como consolidar nuestra experiencia profesional, el acervo cultural de nuestras propuestas que se sustentan en mitos y costumbres».

Cada año el colectivo de Onilé toma parte en el festival A tiempo con la danza, que une a la danza contemporánea y a la folclórica, para mantenerse dueña de una cultura propia de Las Tunas, de sus habitantes, un orgullo para sus integrantes como bien refiere esta fémina que identifica también a Onilé: «estoy feliz con mi compañía pero tenemos que agradecer a nuestros abuelos y madres, portadores de la historia del grupo».

/mdn/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos   en Twitter y Youtube

 

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Yami Montoya

Editora. Periodista, Máster en Ciencias de la Comunicación, profesora universitaria. Es amante de la paz, del amor y la familia y se siente orgullosa de su país. Su mayor tesoro es su hija Amanda y le hace feliz un Quijote, los amigos, la poesía y la música. Es miembro de la Unión de Periodistas de Cuba y ha sido premiada en varios concursos. yamileym@enet.cu

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


+ nueve = 17