Las Tunas

Requiere mayor eficiencia la zafra en Las Tunas

Luego de varios días del inicio de la zafra 2015-2016 la producción de azúcar en la provincia de Las Tunas no marcha de manera favorable, pues de acuerdo a las inversiones capitales y la extensa etapa de reparaciones que se realizaron en las tres industrias, se esperan mayores avances.

Aun cuando resta un buen tramo por andar teniendo en cuenta que la contienda transcurre por el primer mes de actividad, no debe haber conformismo y mucho menos bajar la guardia principalmente por la imperiosa necesidad de revertir los parámetros de eficiencia fabril que exhiben hoy los ingenios de la provincia.

De lo que trata ahora es de impedir las tan dañinas interrupciones operativas, esas que, por lo general, ocurren por falta de exigencia, indisciplina tecnológica o poca experiencia y preparación para el manejo de los equipos.

No por casualidad algunos investigadores califican la zafra azucarera como un tablero de ajedrez en el que cada movimiento de una pieza decide.

Por ello es imprescindible aprovechar al máximo durante el proceso fabril la caña que se tiene y cerrarle el paso al tiempo perdido, uno de los causantes de la baja eficiencia en el territorio.

Tropieza la zafra con la misma piedra

A pesar de los buenos pronósticos generados en torno a la zafra azucarera en Las Tunas, a partir de la entrada de recursos considerables para la reparación de los centrales y la adquisición de nuevos y modernos equipos para la cosecha, la campaña azucarera en la provincia no acaba de encontrar la estabilidad requerida.

De manera general los tres centrales que participan en la zafra no han comenzado con buen paso, el coloso Antonio Guiteras a causa de problemas operativos, mientras que el Majibacoa y el Amancio Rodríguez por dificultades con la disponibilidad de la materia prima. Estos dos últimos salvan la honra en la eficiencia al moler de manera más estable en los últimos días.

En las dificultades de la cosecha de la caña influye la poca reserva de camiones de tiro de la materia prima, además de la humedad por las recientes lluvias que atentan contra la calidad de la caña; sin embargo el principal problema que entorpece la campaña azucarera responde a problemas organizativos, principal debilidad de la zafra en la provincia.

Tras el último año en el que se sobrecumplió la fabricación del crudo, la Empresa Azucarera del territorio no se puede dar el lujo de acumular ineficiencias derivadas de situaciones subjetivas, cuya solución está al alcance de los recursos humanos, sobre todo cuando el país invierte sumas millonarias para el crecimiento gradual de esta actividad.

La campaña azucarera 2015-2016 apenas está comenzando pero cada minuto perdido repercutirá en el resultado final, por ello no basta con identificar los problemas; el éxito dependerá de la perseverancia que se ponga para resolver con prontitud los obstáculos que surgen en los más de cien días de operaciones fabriles.

También es necesario utilizar los equipos de la nueva tecnología incorporada a la zafra y asegurar la materia prima y su procesamiento en cada jornada.

Para esta campaña la provincia tiene un plan superior a las 185 mil toneladas de azúcar crudo, cifra que representa un decrecimiento del 19 por ciento con respecto a la zafra anterior, en la que se concretaron poco más de 204 mil toneladas.

El reto es grande, dada algunas situaciones que se escapan a la voluntad humana, como las recientes lluvias, pero la grandeza de crecerse ante las dificultades y hacer bien las cosas está en la voluntad de los trabajadores del sector, a fin de brindarnos una vez más el dulce sabor de la victoria.

/mdn/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos   en Twitter y Youtube

 

 

Artículos relacionados

Reinauguran oficina comercial de Etecsa con nuevos servicios en Majibacoa

Yeisnel Vázquez

La CPA Calixto Sarduy, por encima de cualquier limitante

Adialim López Morales

Reconocen labor de unidades avícolas de Las Tunas

Adialim López Morales

Enviar Comentario


9 − ocho =