Las Tunas, Cuba. Jueves 21 de Junio de 2018
Home > Cultura > Premio Casa 2016: prueba viva de la impronta literaria de América

Premio Casa 2016: prueba viva de la impronta literaria de América

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Damián Estrada

La Habana.- Aún quedan vestigios de los escalofríos y palpitaciones que causa año tras año el Premio Literario Casa de las Américas, un ente integrador de las letras de nuestro continente.

Desde el pasado 18 de enero en que el director del Centro de Investigaciones Literarias de la institución que da nombre al premio presentó a cada uno de los 20 jueces del certamen, se marcó el inicio de la edición 57 de un encuentro con lo más auténtico de nuestras letras y tradiciones.

Como ya es habitual, el jurado se desplazó a la central provincia de Cienfuegos a examinar las más de 400 obras en concurso, siempre en el emblemático Hotel Jagua, cuna de uno de los lauros literarios más unificadores de este hemisferio pluricultural y diverso.

En la referida etapa inicial se enumeraron además la cantidad de obras que concursaron en las distintas categorías de la cita cultural, como las más de 130 que pujaron en la sección de Teatro, 40 en Ensayo y 221 en Cuento, este último uno de los más codiciados escaños.

Pero sin lugar a dudas el clímax del evento tuvo lugar hace unos días cuando el público se estremeció con las palabras del ex presidente y actual Senador uruguayo José Mujica, el cual ofreció un conversatorio en la icónica Sala Ernesto Guevara del centro que durante casi seis décadas ha organizado el Premio Casa.

Los vítores inundaron el atestado recinto como saluda a “Pepe”, cariñoso apodo que se ha ganado entre sus seguidores uno de los más carismáticos y humildes líderes de la historia reciente de nuestra masa continental.

Con su habitual modestia, el ex mandatario suramericano retomó en esta capital el ideario del apóstol cubano José Martí para disertar sobre temas imprescindibles de nuestro tiempo, como el consumismo y dependencia material que hoy día aqueja al ser humano.

Instó además a los países más pobres a ser cada vez más unidos, ya que a su entender estos no tienen otra alternativa que unirse como única vía de supervivencia ante el incesante hostigamiento de las principales potencias económicas y políticas del planeta, siempre al acecho y en busca de nuevas vías de intromisión, dijo.

Estas y otras frases permitieron que el conversatorio ofrecido por José Alberto Mujica Cordano, nombre completo del querido dirigente del Uruguay, alcanzara las altísimas expectativas que generó desde hace varias semanas cuando se realizó el anuncio oficial de su visita al país antillano.

Además de la visita de Mujica, también se llevó elogios la exposición Los mundos de Quino, un homenaje al destacado caricaturista hispano-argentino Joaquín Salvador Lavado, la cual se inauguró en La Habana como parte de la agenda del 57 Premio Casa de las Américas.

Conocidos por todos simplemente como “Quino”, el artista de 83 años es considerado un estandarte del humor gráfico del continente y en esta ocasión la citada institución preparó un modesto agasajo a sus casi 60 años de trayectoria artística.

En la capitalina Galería Latinoamericana se exhibieron diversas reproducciones de varios de los más relevantes personajes e historietas del creador de la mítica niña Mafalda.

A estas actividades se unieron profundos debates con los miembros del prestigioso jurado confeccionado para la ocasión, entre ellos el denominado Expectativas y realidades de las dramaturgias latinoamericanas así como uno dedicado a la intelectualidad indígena y los retos que esta enfrenta en la actualidad, entre otros.

Por último, pero no menos importante, fue el resultado de los premios, que en esta ocasión recayeron en nombres pujantes dentro del panorama literario continental, siempre con la objetividad y confianza depositada en los 22 jueces que fungieron como auditor de los más de 400 textos concursantes.

En este apartado destacan Ni una sola voz en el cielo, del argentino Ariel Urquiza (Cuento); De las cenizas al texto del ecuatoriano Diego Falconí Trávez (Ensayo) y Si esto es una tragedia yo soy una bicicleta, de la cubana Legna Rodríguez Iglesias (Teatro), entre muchas otras obras laureadas.

Así llegó el punto y final del Premio Casa 2016 -o mejor dicho, punto suspensivo- porque aquellos que este año palpitaron con cada sentida palabra, frase o letra publicada durante los 10 días que duró el evento, descansan tranquilos sabiendo que el próximo año toda esta vorágine literaria regresará a la capital cubana. (Prensa Latina)

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos   en Twitter y Youtube

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Redacción Tiempo21

Encargada de realizar todo el trabajo del Grupo Internet y Tiempo21. Integrada por un Editor-jefe, una editora, un fotorreportero y camarógrafo, un director de fotografía y camarógrafo y un desarrollador Web. Es un equipo multidisciplinario y multioficio, que desarrolla las principales labores del Periodismo Hipermedia. Además de tiempo21, tiene un canal de Video-TV, y otros espacios. @tiempo21cuba

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


siete × 2 =