Gente

A los ciento un años: me siento bien gracias a Dios

Consuelo Iglesia Salcedo. (Tiempo21/Foto Angeluis)
Consuelo Iglesia Salcedo. (Tiempo21/Fotos Angeluis)

Las Tunas.- Al llegar a la vivienda número 24 de la calle Vicente García de esta ciudad me sorprende la vitalidad con la que, desde su balance, una pequeña anciana habla por teléfono sobre personas conocidas, regalos recibidos, y otros temas que ponen a prueba su memoria.

Y ello no tendría nada de sorprendente, si Consuelo Iglesia Salcedo no estuviera celebrando la proverbial cifra de ciento un años.

Las cataratas lograron apagar la luz de sus ojos, su oído no es tan fino como antes y necesita del andador para caminar, pero nada de eso le hace mella, pues define de muy bueno su estado de salud. «Me siento bien, gracias a Dios, no tengo ninguna enfermedad» dice con mucha vivacidad.

Consuelito, como la llaman cariñosamente se ha arreglado expresamente, pues sabe que además de los medios de prensa, muchos familiares, amigos, vecinos y conocidos no dejaran de pasar por allí para felicitarla.

Consuelo_Iglesia_Salcedo (1)«Yo le digo a los más jóvenes que vivan tranquilos, que estudien y que trabajen también. Porque yo trabajé mucho en mi vida como profesora de corte y costura y todavía quisiera poder seguir trabajando» aconseja.

A pesar de las limitaciones que imponen los años, sigue disfrutando de la música de su época, en especial de los tango. «A mí me gusta mucho Carlos Gardel-confiesa- la música de ahora no me gusta, me gusta esa canción que dice el día que me quieras, esa es muy bonita. Y hay otra mucho más bonita que dice volver con la frente marchita, las nieves del tiempo plateando mi sien».

Conversar con esta centenaria que participó en hechos memorables, como la lucha clandestina contra la dictadura de batista, la campaña de alfabetización y la construcción de la obra revolucionaria, es una experiencia memorable.

El programa de atención al adulto Mayor del Ministerio de Salud Pública en Las Tunas registra 134 centenarios.

/ymp/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos   en Twitter y Youtube

 

Artículos relacionados

Adalid de ideas multiplicadas

Roger Aguilera

Zabala, confesiones de un comparsero

Leydiana Leyva Romero

Metodio y la radio, un binomio singular

Adialim López Morales

Enviar Comentario


2 − = uno