Las Tunas, Cuba. Jueves 14 de Diciembre de 2017
Home > Especiales > Lecturas > Mozart: el mayor prodigio de la música universal

Mozart: el mayor prodigio de la música universal

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Mozart: el mayor prodigio de la música universalEl 27 de enero de 1756, hace hoy 260 años, nació en Salzburgo, actual Austria, un hombre que, pese a morir prematuramente con sólo 35 años de edad, legó a la humanidad una portentosa obra artística que lo convirtió quizás en la figura cimera y más influyente en el desarrollo musical de la humanidad.

Se trata de Wolfgang Amadeus Mozart, cuyo padre, Leopold Mozart, se desempeñaba como músico al servicio del príncipe arzobispo de Salzburgo y era un experimentado profesor en este arte maravilloso.

Según refiere una biografía del gran artista publicada en la enciclopedia digital española Wikipedia (wikipedia.org), desde temprana edad el niño mostró una capacidad prodigiosa en el dominio de instrumentos de teclado y del violín, por lo que su padre Leopold abandonó todo, salvo las tareas propias de su cargo, para dedicarse de manera exclusiva a la formación de su hijo. Fue exigente como padre y como profesor y en todo momento estuvo al tanto de la formación de Wolfgang Amadeus, para guiarlo como hombre y como artista.

«Cuando Wolfgang Amadeus tenía cuatro años tocaba el clavicordio y componía pequeñas obras de considerable dificultad; a los seis, tocaba con destreza el clavecín y el violín. Podía leer música a primera vista, tenía una memoria prodigiosa y una inagotable capacidad para improvisar frases musicales».

Ante tal precocidad, que también se había manifestado aunque en menor medida en su hermana mayor Nannerl, Leopold decidió mostrar las dotes musicales de sus hijos ante las principales cortes de Europa.

Comenzó entonces un largo peregrinar por diversas ciudades europeas, que se inició en enero de 1762 cuando la familia entera partió hacia Múnich, donde hicieron una exhibición en la corte del príncipe elector de Baviera Maximiliano III y más tarde en la corte imperial de José II de Habsburgo, Viena y Praga.

La permanencia en la ciudad de Viena, uno de los principales centros de la música en esa época, culminó con dos recitales ante la familia imperial en el palacio de Schönbrunn.

El 5 de enero de 1763 la familia Mozart retornó a Salzburgo, luego de un periplo que había durado un año.

Maynard Solomon, uno de los biógrafos de Mozart, afirmó que aunque Leopold era un profesor fiel a sus hijos, existen evidencias de que Wolfgang trabajaba duramente para avanzar más allá de lo que le enseñaban. Su primera composición impresa y sus esfuerzos precoces con el violín fueron por iniciativa propia y Leopold se vio fuertemente sorprendido.

Cuando tenía apenas 17 años, Wolfgang Amadeus fue contratado como músico en la corte de Salzburgo, pero su inquietud le llevó a viajar en busca de una mejor posición, siempre componiendo de forma prolífica.

Durante su visita a Viena en 1781, decidió instalarse en esta ciudad, donde alcanzaría la fama que mantuvo el resto de su vida, a pesar de pasar por situaciones financieras difíciles. En sus años finales, compuso muchas de sus sinfonías, conciertos y óperas más conocidas, así como su Réquiem. Sobre las circunstancias de su temprana muerte, ocurrida el 5 de diciembre de 1791, se han tejido numerosas especulaciones, elevadas a la categoría de mito.

Había sido un músico tan genial y prolífico que, pese a vivir sólo 35 años, llegó a componer más de 600 creaciones que abarcaron todos los géneros musicales de su época y en su mayoría son reconocidas como obras maestras de la música sinfónica, concertante, de cámara, para piano, operística y coral, logrando una inmensa popularidad y difusión internacional.

En su proverbial producción sinfónica e instrumental, se incluyen 41 sinfonías; gran cantidad de conciertos (27 para piano, 5 para violín y varios para otros instrumentos); sonatas para piano, para piano y violín y para otros instrumentos, que constituyen piezas claves de la música mozartiana; música de cámara (dúos, tríos, cuartetos y quintetos); adagios, 61 divertimentos, serenatas, marchas y 22 óperas.

A 260 años de su natalicio y 225 de su fallecimiento, es realmente inconmensurable la  influencia que la impronta musical de Wolfgang Amadeus Mozart ha tenido y tiene en la formación de músicos clásicos de todo el mundo.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Hernán Bosch

Periodista. Graduado de la Universidad de Oriente (1974). En ese año fue uno de los fundadores de la Agencia Cubana de Noticias (ACN) en la antigua provincia de Oriente. Trabajó como corresponsal de esa agencia en Santiago de Cuba durante tres años y luego realizó similar función por cerca de tres décadas en la corresponsalía de la provincia de Las Tunas, con una labor destacada en el tratamiento de temas diversos como la agricultura, la salud y los deportes. En 2007 reportó como enviado especial de la ACN los Juegos Deportivos de la ALBA, efectuados en Venezuela. Entre l981 y 1989 laboró en el periódico provincial ”26”, de Las Tunas, donde se desempeñó como jefe de Redacción, jefe de Información y reportero. Está jubilado y es miembro de la Unión de Periodistas de Cuba. @hrbosch

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


uno + = 8