Las Tunas, Cuba. Viernes 15 de Diciembre de 2017
Home > Salud > La garantía de un hospital seguro tiene manos de mujer

La garantía de un hospital seguro tiene manos de mujer

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

La garantía de un hospital seguro tiene manos de mujerLas Tunas.- Detrás de sus atuendos estériles y de color verde, como una de las ropas típicas de las instalaciones de salud en Cuba, están rostros de sacrificio, juventud y experiencia; maquillados y sencillos, como la mujer de esta isla que en cualquier área sobresale y busca hacer lo mejor.

La seguridad de pacientes y personal de salud está en sus manos. Sin vacilar en las altas temperaturas, ausencia de medios para ventilación, estrés, equipos obsoletos o difíciles condiciones laborales, cumplen sus compromisos con todos los servicios del hospital general docente Ernesto Guevara de la Serna, de la provincia de Las Tunas, y las 24 horas mantienen activa el área de esterilización.

Los blanquísimos algodones, gazas, apósitos o torundas, tienen impregnada su consagración y profesionalidad.

Arelys Pozo Espinosa lleva 20 años en el hospital y comenta que el trabajo en esterilización es tan intenso, que a veces apenas tienen tiempo para el horario de almuerzo.

«Aquí se aprovecha cada minuto porque se trabaja por la demanda que hace cada servicio. Se confecciona el material para todas las salas del hospital, cirugías, área de interconsulta e incluso para los hospitales de campaña, como ahora que Las Tunas tiene casos con dengue».

Sobre la esterilización de instrumentales la trabajadora comentó que se recepcionan, clasifican, lavan y realizan varios procesos con soluciones químicas, con tiempos establecidos, que son inviolables. Luego los empaquetan; son examinados con lupas, para comprobar su limpieza, y pasan a los equipos autoclaves para darle la temperatura final.

Pozo Espinosa enfatizó que comprueban casi a diario si los equipos trabajan bien, mediante bioindicadores que son analizados en el Centro Provincial de Higiene y Epidemiología de Las Tunas, y cintas de testigo, que describen las características del proceso.

Odelsy García lleva cinco años en el área; confecciona los vendajes para pacientes quemados y de otras salas, y la motiva pensar que trabaja para personas que la necesitan; mientras Yadira Góngora asegura que nunca pensó vivir esta experiencia, pero siempre se propone hacer bien su trabajo.

Ana María del Rosario elabora todos los apósitos vulvares que necesitan las maternas y aunque a veces se siente cansada, la inspira saber que su trabajo es indispensable para pacientes tan sensibles como las paridas.

Acotó que lo primero que hacen cuando llegan al área es vestirse con ropa estéril y desinfectar los medios de trabajo; esta última acción la repiten dos veces al día; además, refirió la prevención biológica que reciben mediante procesos de vacunación.

Marielena Cruz llegó hace seis años al servicio de esterilización a realizar sus prácticas pre-profesionales y decidió quedarse en el área porque le gustó mucho el trabajo.

Hoy confecciona compresas y torundas y puntualiza que amén del sacrificio cotidiano, disfruta su labor.

Karelia Soto tiene 22 años y para ella es algo maravilloso saber que contribuye en la atención a los pacientes que acuden al hospital principal de Las Tunas.

Piensa seguir adelante y tiene apretado al pecho el sueño de hacerse licenciada, pero dentro del área de la salud, porque la motiva ayudar a tratar y salvar vidas.

Cinco años lleva Carmen Rosa Fernández en el servicio, al que llegó con 18 años y asegura que ha aprendido mucho, sobre todo porque se concentra en el material que necesitan los salones quirúrgicos.

Yamila Ramírez, una de las operadoras de los autoclaves, comenta que siempre tiene mucho cuidado porque los equipos son peligrosos. Aunque su formación es de comunicadora cultural prevé quedarse en el servicio de esterilización porque es un trabajo importante y sabe que contribuye a ayudar a personas que necesitan.

Odalys Espinosa Fernández es quizás una de las trabajadoras más arriesgadas en el servicio, pues trabaja con todo el instrumental que llega del resto de las áreas de atención médica.

«Cumplo con todas las medidas de protección para evitar riesgos y por eso hasta hoy no he tenido problemas. Por ejemplo, cuando entran los set de VIH, tomo mayor precaución. Todos los días vengo con entusiasmo y trabajo con amor porque me gusta lo que hago, y de mi esmero depende la seguridad de los pacientes».

La alborada está anunciada…

En el Hospital provincial de Las Tunas por estos días se termina una inversión en el área quirúrgica, que continuará en el servicio de esterilización durante el 2016.

Inés María Merced Len, la jefa del departamento de esterilización, precisó que pronto comenzará la mudanza a otro local de la instalación y según proyecto, una vez terminada el área, dispondrá de las normas requeridas para un servicio como este, que ahora están muy afectadas.

Climatización de todo el departamento, hoy con serios problemas de ventilación, cambio de carpintería, falso techo y mobiliario, construcción de un nuevo baño, remodelación de mesetas e instalación de nuevos equipos, son algunas de las acciones principales que se realizarán en el área.

La dedicación, profesionalidad, sacrificio y esmero garantizan la calidad del servicio que ofrece el colectivo de 43 féminas y un caballero, del área de esterilización del mayor centro asistencial de Las Tunas, donde se asegura la salud de pacientes y personal de asistencia médica.

/mdn/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos   en Twitter y Youtube

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Darletis Leyva González

Periodista, graduada de la Universidad de Oriente. Se desempeña como reportera con excelentes resultados en su gestión diaria. Es aguda en sus trabajos de opinión. Una de sus características es contar historias de vida en la que el factor humano está siempre presente. Atiende los temas de salud, entre otros. Miembro de la Unión de Periodistas de cuba, premiada en varios concursos. @DarletisLG

Un comentario

  1. Muy interensante el reportaje de Darletis, son personas que no dan la cara al paciente pero realizan un trabajo muy necesario o diría impresindible para garantizar los servicios de salud con máxima seguridad, llegue hasta ese colectivo un reconocimiento muy especial por la forma en que realizan su trabajo, y de seguro las condiciones mejoraran con las inversiones que se realizan en el Hospital de nuestra ciudad.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


3 × cuatro =