Las Tunas, Cuba. Miércoles 13 de Diciembre de 2017
Home > Especiales > Gente > Antonio Ayala y el arte de ambientar ranchones

Antonio Ayala y el arte de ambientar ranchones

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page
Antonio Ayala, trabajador de la Empresa Forestal en Las Tunas.

Antonio Ayala, trabajador de la Empresa Forestal en Las Tunas.

Si nos ponemos a investigar un poco acerca de manualidades con cuerdas, lo primero que encontraremos será un montón de jabas para buscar mandados. No parece mala idea invertir tiempo y soga en este elemento de gran utilidad en el hogar. Pero existen muchas maneras de emplear las fibras de una soga y aportar color y vitalidad al entorno, uno de los procederes más interesantes lo encontró Antonio Ayala, un trabajador de Empresa Forestal en la provincia de Las Tunas quien se dedica a ambientar ranchones.

«Esto es un complemento de mi trabajo porque lo mío es ambientar ranchones, y para ello utilizo la yagua, el cuje, el guaniquiqui, la soga de yarey, y muchos otros».

Hace ya algunos años que Antonio se dedica a esta labor, que lo han llevado a ampliar su currículo como ambientador de obras entre ellas ranchones rústicos, pero una actividad que marca su quehacer es la de entornar las áreas de los festejos carnavalescos año tras año.

La decoración de las áreas para los festejos carnavalescos requiere de adornos ingeniosos y originales, y para ello es necesario una gran cuota de creatividad, no siempre de experiencia ni materiales costosos, pero sí de muchas ganas de trabajar, lo cual es una de las virtudes de este hombre que da vida a sus obras.

«Para los carnavales utilizo la yagua, pero dándole un color de fondo para ponerla sobre la madera rústica, todo ello bien combinado con tonalidades alegres y llamativas».

Sitios emblemáticos de la ciudad de Las Tunas como El Taíno, El Rincón Mexicano del Parque 26 de Julio, La Arboleda, y muchos otros tienen el sello de Antonio.

«Tengo además obras completas en otros espacios como los ranchones de la agricultura, y de la villa El Cucalambé, éstos fueron diseños completos, al igual que en el que estoy trabajando en estos momentos que es un proyecto grande y me tiene ocupado muchas horas del día».

Antonio llegó a esta actividad gracias a un trabajo de fórum que presentó en el año 2007, a partir de ahí se dio a la tarea de buscar recursos naturales, que están a la mano, y que no son costosos pero si de mucha utilidad y belleza cuando se emplean con imaginación.

Trabajo realizado por Antonio Ayala en la ambientación del ranchón del Parque Temático de Las Tunas

Trabajo realizado por Antonio Ayala en la ambientación del ranchón del Parque Temático de Las Tunas

Hay mil y una opciones, para a partir de estos recursos convertir una pared, un centro recreativo, o gastronómico en una obra de arte, como sucede con el más reciente trabajo de Antonio Ayala, se trata de la ambientación del ranchón del Parque Temático de Las Tunas, un lugar que atrapa a cuanto visitante llega a la ciudad no solo por lo novedoso del servicio, y la variedad de opciones recreativas y gastronómicas que se ofertan, sino además por lo acogedor del ambiente a través de la singular decoración que deja entrever la vida del campesino cubano y sus costumbres.

«Lo que yo hice fue trabajar sobre la madera rústica sin acabado, darle cierta terminación, y por eso busco esos elementos, por ejemplo donde se pudiera usar la pintura, no coloreo sino que utilizo la yagua, y además la soga que puede ser de media, de narigón, y el junquillo, y entonces para el filete gordo, la soga gorga, y para el filete fino, empleo el junquillo, así como para el contorno de la nariz, de los ojos, según el diseño, en el Parque Temático por ejemplo me interesa mostrar un colorido natural, y por eso combino la yagua con la soga, pero siempre respetando la textura de la yagua».

En Cuba no existen muchas personas que se dedican a esta actividad de ahí que en varias ocasiones le hayan propuesto trabajar en otras provincias del país, en la provincia Antonio recuerda a dos de sus compañeros ya fallecidos que con anterioridad se dedicaban a esta labor de ambientar ranchones, pero en su caso particular pues el interés surgió a partir de un trabajo de fórum que presentó allá por el año 2007, y que causó gran relevancia a nivel nacional.

«Me propusieron trabajar en una brigada, pero qué va de mi provincia no salgo, no me mueve el dinero, trabajo por contrato pero lo más importante es que lo hago con gusto, con amor, porque me enorgullece terminar y ver el resultado de mi trabajo, yo no descanso, y así lo disfruto. Me gustaría enseñar a alguien a trabajar con estos recursos naturales para ambientar obras, así se convertiría en una tradición, esa sería mi huella, y la actividad no se perdería».

La casa de Antonio Ayala es una colección impresionante de sus obras. Su arte brota por todas partes, desde los búcaros, los cuadros, hasta la mesa donde la comida se comparte en familia. En cada trabajo que él pone sus manos consigue un elemento realmente interesante y un acabado entre lo rústico y lo agradable. En una palabra, encantador.

/mdn/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos   en Twitter y Youtube

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Yaimara Cruz García

Periodista. Graduada de la Universidad de Oriente. Fue jefa de Información en Radio Victoria y del canal territorial TunasVisión, en Las Tunas, provincia al oriente de Cuba. Se desempeña como reportera de esta emisora y le da tratamiento a los temas de zafra, con el protagonismo humano y las historias de trabajadores azucareros. Le gusta andar en los campos detrás de las hazañas en la producción de azúcar. Es miembro de la Unión de Periodistas de Cuba. @YaimaraCruz

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


− cuatro = 5