Las Tunas, Cuba. Viernes 22 de Junio de 2018
Home > Las Tunas > Vicente García entre el espíritu de los tuneros

Vicente García entre el espíritu de los tuneros

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

El hijo más ilustre de la ciudad de Las Tunas, despierta cada enero para ratificar un pensamiento que lo hizo dueño de un reconocimiento como estratega militar, válido para quien en su grado de Mayor General se ganó el respeto de las tropas libertadoras de la zona oriental de Cuba.

La vida misma decidió dar un hombre de entrega total a Cuba el 23 de enero de 1833, cuando su madre Rosa María González, bisnieta de Diego Clementé Rivero, dueño del Hato de Las Tunas, dio a luz a Vicente García, un luchador de la independencia cubana

Este patriota insigne se inscribió entre los primeros cubanos en incorporarse al movimiento conspirativo que proclamaría la guerra de la metrópoli española el 10 de octubre de 1868, apoyó la gloriosa epopeya, La Protesta de Baraguá al mando del  Mayor General del Ejército Libertador Antonio Maceo, y por su trayectoria le otorgaron los epítetos El León de Santa Rita y el Jefe de los Comboy.

Este hombre, de la alta sociedad tunera, resultó miembro de honor del Ayuntamiento de Las Tunas, y  supo dar muestras de capacidad y de amor a su pueblo, y a su familia encabezada por la camagüeyana Brígida Zaldívar Cisneros, quien nunca lo abandonó ni en tiempos de guerra.

El también conocido como el Rey de los Convoyes el 23 de septiembre de 1876, el mayor general Vicente García realizó la toma de la ciudad, un enfrentamiento que logró la rendición del bastión español en tan solo ocho horas, pero no satisfecho decide incendiarla, para que no fuese nuevamente refugio de la metrópoli española.

«Capitán Silva, tome esa antorcha y empiece por ahí», así exigió cumplir la orden frente a su casa, en tanto el capitán Manuel Reyes Silva, sorprendido le ratificó «General, pero esa es la casa de su familia», y asintiendo su ordenanza García le respondió «Esa es la razón por lo que le digo que empiece por ahí».

Así mostró el ejemplo de independencia ante sus tropas, aquel soldado, que ocupó los cargos más altos de la República en Armas reconocido por sus grandes valores como jefe y su fidelidad a la Patria.

El cuatro de marzo de 1886, dejó de existir el general cubano a los 53 años de edad, un momento del cual el Héroe Nacional de  Cuba escribió «Allá, en un asilo infeliz, moría tiempos hace, en la rústica cama, un General de Cuba, rodeado de sus hijos de armas, y se alzó sobre el codo moribundo, no para hablarles de los intereses de la tierra, sino para legarles, con el último rayo de sus ojos, la obligación de pelear por su pueblo hasta verlo libre del extranjero que le odia y extermina».

Su legado en la historiografía cubana fue reconocido  por el Doctor  Armando Hart Dávalos cuando afirmó «Él murió unido a la gran causa de los humildes de su tierra. Él murió unido a la causa de los pobres de Cuba, la causa de la independencia, de la patria y de la abolición de la esclavitud».

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Redacción Tiempo21

Encargada de realizar todo el trabajo del Grupo Internet y Tiempo21. Integrada por un Editor-jefe, una editora, un fotorreportero y camarógrafo, un director de fotografía y camarógrafo y un desarrollador Web. Es un equipo multidisciplinario y multioficio, que desarrolla las principales labores del Periodismo Hipermedia. Además de tiempo21, tiene un canal de Video-TV, y otros espacios. @tiempo21cuba

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


nueve − = 1