Las Tunas, Cuba. Martes 12 de Diciembre de 2017
Home > Especiales > Historia > Manuel Sanguily, soñador de la paz y soldado de la libertad

Manuel Sanguily, soñador de la paz y soldado de la libertad

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

La historia de Cuba está llena de páginas gloriosas, de hechos heroicos, de hombres y mujeres que, más allá de la muerte, señalan el camino del decoro y la dignidad, del valor y el sacrificio, de la libertad conquistada en los campos de batalla y defendida a cualquier precio.

Uno de esos paladines de la independencia de Cuba -grande en su estatura de patriota, intelectual destacado, maestro de varias generaciones de cubanos, ferviente orador y soldado de la Patria- fue Manuel Sanguily y Garritte, quien nació en La Habana en 1848, y falleció en esta misma ciudad, el 23 de enero de 1925.

Ganó prestigio lo mismo en la manigua redentora que en la tribuna, enseñando a los jóvenes o escribiendo artículos furibundos contra la metrópoli española.
Sanguily alcanzó el grado de coronel en la Guerra de los Diez Años (1868-1878), en la que luchó junto a insignes jefes del Ejército Libertador, como Ignacio Agramonte, Máximo Gómez, Antonio Maceo y su propio hermano Julio Sanguily.

Participó en más de cincuenta acciones militares y se destacó en no pocas importantes y violentas: La Sacra, Palo Seco, Las Guásimas, la toma de Las Tunas, entre otras.

Vivió en Estados Unidos, donde colaboró activamente en la preparación de la Guerra Necesaria junto a José Martí, y llegó a recaudar fondos en varios países.
Su pensamiento político y filosófico lo situó en la avanzada de su época, y son sus discursos y artículos periodísticos la evidencia de su prolija y vasta cultura, así como de su pasión y fuego cuando de la patria se trataba.

Ahí están para confirmarlo aquellos que no improvisó y quedaron archivados para la historia. ¿Hay una patria de los cubanos?, preguntó en medio de una disertación, y entonces respondió:

«…la nacionalidad cambia, se gana o se pierde en un momento, por un congreso o en una batalla; pero la patria es inmutable y perpetua. Porque lo cierto es que aquí existen dos pueblos, que representan, así como dos hemisferios del planeta, dos mundos en la conciencia y dos civilizaciones en la historia… ¿A qué ocultarlo? Nosotros los cubanos somos americanos, como los españoles son europeos…»
El reconocido patriota siempre aspiró a que Cuba se integrase como país independiente al concierto de los países de Latinoamérica.

Sin embargo, la intervención del naciente imperialismo norteamericano en nuestra guerra y la dependencia que de ella se derivó encontraron en él un serio opositor, contrario a los intentos anexionistas del poderoso vecino, así como a la penetración norteamericana en la economía de la isla, especialmente a través de la compra de tierras.

Suya es la afirmación: «Yo he sido siempre un soñador de la paz…»; sin embargo, había combatido en los campos de batalla durante casi una década y contribuyó a promover la nueva guerra con la justificación siguiente: «Estamos destruyendo para edificar; combatimos por la vida, no por la muerte».

Activo protagonista de la vida política cubana, tanto en el período de las luchas por la independencia como en el inicio de la vida republicana del país, fue delegado a la Asamblea Constituyente de 1901, senador, y ocupó altos puestos en el Gobierno -como el de secretario de Estado durante la administración de José Miguel Gómez- desde los cuales defendió el derecho de los cubanos a su libertad.

Su amplia labor en el terreno de la educación, el periodismo, la política, el derecho y la literatura lo sitúa en lugar muy destacado en esa generación que contribuyó a consolidar la nacionalidad cubana y señaló el camino de la guerra necesaria para lograr la definitiva independencia.

Manuel Sanguily supo articular de manera brillante la lucidez teórica con la decidida postura revolucionaria, y dejó por eso una profunda huella en el tránsito del siglo XIX al XX en la cultura y la nación cubana.

/ymp/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos   en Twitter y Youtube

 

 

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Rosa María García Vargas

Periodista. Graduada de Letras en la Universidad de Oriente. Se desarrolló como especialista del Grupo Metodológico del Sistema de Radio en la provincia de Las Tunas. Directora del noticiero Impacto de Radio Victoria por varios años. Se desempeña como redactora de los Servicios Informativos de esta emisora. Miembro de la Unión de Periodistas de Cuba. @RosaMaraGarca

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


× 1 = seis