Las Tunas, Cuba. Viernes 15 de Diciembre de 2017
Home > Especiales > Lecturas > Donde el mar es más azul

Donde el mar es más azul

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Donde el mar es más azulArmando Reyes

La Habana.- La varias veces recordista mundial en inmersión, la cubana Deborah Andollo, escogió a las aguas aledañas al Archipiélago de los Canarreos para su cuartel general de entrenamiento y donde también probaba los límites humanos de la apnea, por considerarlas las más azules y transparentes de los mares.

Localizado al sur de la Isla Grande del Caribe, ese archipiélago lo integran 672 cayos e islotes que ofrecen una accidentada costa de vegetación exuberante y un relieve con presencia de una rara formación de la Naturaleza: mogotes submarinos.

Las dos mayores representantes de ese conglomerado de ínsulas son Isla de la Juventud (antes Isla de Pinos) y Cayo Largo del Sur.

La primera de ellas ha recibido cualquier cantidad de denominaciones que aluden a pasajes relacionados con la historia, el mundo vegetal o el animal.

De tal manera que Cristóbal Colón, el primer europeo en hollarla, la nombró San Juan Evangelista, vaya a usted a saber la razón. El navegante genovés topó con ella durante su segundo viaje a América.

También la han denominado Islas de las Cotorras, cuya homonimia se deriva de esa ave que abundaba en aquellos lares, pero ahora muy deprimida por obra de los depredadores.

Como Isla del Tesoro la designaban piratas y corsarios que hallaron en aquel paraíso agua, comida y refugio durante sus tropelías por el Caribe, un hecho que tomó en cuenta Robert Louis Stevenson para, según dicen, escribir su más famosa novela.

Por su ínfima población y sus recursos de todo tipo, a la ínsula llegaban los barcos con bandera de carabela y huesos cruzados desde el siglo XVI y hasta el XVII. Es probable que algún tesoro escondieron aquellos depredadores, pero el mayor de ellos estaba a la vista de todos: doña Natura, en especial en las profundidades del azul.

Los aborígenes la llamaban Siguanea y luego, al irse poblando el territorio, llegó a la denominación de Isla de Pinos, originada en los bosques de la especie Caribbean presentes en la región.

Convertida en zona protegida, por sus elementos naturales y arqueológicos, la ahora Isla de la Juventud, su más reciente nombre, posee espesos bosques tropicales habitados por iguanas de gran tamaño, jutías, palomas rabiche y puercos cimarrones, entre otras especies de animales conservados en su entorno natural.

Hacia lo submarino, quienes disfruten de las profundidades del azul, comprobarán la existencia de un arrecife coralino de extraordinaria belleza, virginidad y diversidad de especies, con numerosas esponjas tubulares y abundantes cuevas.

El hotel Colony resulta el punto ideal para iniciar esa excursión hacia los predios de Neptuno, con inmersiones diurnas y nocturnas, fotografía submarina y facilidades de atraque para 15 embarcaciones y servicios de agua potable, electricidad, combustible y comisaría.

Hay 56 sitios para experimentar sensaciones de una aventura subacuática sin precedente, pues en varios puntos radican importantes colonias de corales, gorgonias y esponjas, además de la existencia de cuevas, pasadizos y túneles.

Durante las inmersiones, a los visitantes lo acompaña una variada fauna, en la cual sobresalen sábalos, jureles, roncos, chernas, aguajíes y hasta barracudas, mientras los tiburones se aprecian con menos frecuencia.

Los expertos destacan en especial la belleza espectacular de los sitios denominados Pared de Coral Negro, Túnel del Amor, Cueva Azul, El Pasaje Escondido, Cueva de los Sábalos, Piedra de Coral, EL Salto, Ancla del Pirata, Paraíso de las Levisas y Pequeño Reino.

Otras zonas de interés son la de los Barcos Hundidos, con restos de buques diseminados en una extensa área de seis a nueve metros de profundidad, donde abundan cardúmenes de peces.

En especial destacan las naves de carga Jibacoa y la militar Esparta, hundidas y convertidas en alojamiento para una amplia gama de corales, algas, esponjas y crustáceos, entre otras especies.

También es relevante el sitio de Los Indios, cuya característica principal se refiere a la existencia de paredes verticales y mogotes coralinos, en tanto la zona Fuera de Límite muestra el arrecife que crece desde la propia costa y luego cae hasta 15 metros.

Las facilidades se apoyan en un centro localizado en la Ensenada de Siguanea, a 24 kilómetros de los puntos de inmersión, con programas de actividades tradicionales que contemplan hasta dos frecuencias de buceo al día, acompañadas de una agradable parada intermedia en un restaurante edificado sobre el mar.

Instructores con certificación internacional garantizan la seguridad del buceo, además de la existencia de servicios especializados, entre ellos el de una cámara hiperbárica multiplaza y médicos dedicados a la medicina subacuática. (Prensa Latina)

/ymp/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos   en Twitter y Youtube

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Redacción Tiempo21

Encargada de realizar todo el trabajo del Grupo Internet y Tiempo21. Integrada por un Editor-jefe, dos editoras, un fotorreportero y camarógrafo, un director de fotografía y camarógrafo y un desarrollador Web. Es un equipo multidisciplinario y multioficio, que desarrolla las principales labores del Periodismo Hipermedia. Además de tiempo21, tiene un canal de Video-TV, y otros espacios. @tiempo21cuba

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


− seis = 1