Las Tunas, Cuba. Miércoles 13 de Diciembre de 2017
Home > Especiales > Gente > Recuerdos de un hombre que cambió con la Revolución

Recuerdos de un hombre que cambió con la Revolución

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

mayaríCalixto (Majibacoa).- En el poblado de Vivienda, del municipio de Majibacoa, pocos conocen a Roberto Céspedes Ramos y cuando se pregunta por él, muchos se cruzan de brazos.  En cambio, casi todas las personas enseguida lo reconocen cuando se menciona a Mayarí.

Desde ese lugar llegó a tierras tuneras hace ya 29 años y se hizo amigo de todos, aunque en ocasiones protagoniza acalorados debates con algunos de sus conocidos.  Además, frecuentemente dialoga con las nuevas generaciones a las que tiene una historia que contar.

«Yo siempre estoy explicándoles, contándoles anécdotas porque son cosas que no vivieron.  Solo quien tiene una edad avanzada sabe las penurias que teníamos los pobres antes del 1ro de enero de 1959, cuando triunfó la Revolución Cubana.  Yo no acepto que delante de mí se hable algo malo de nuestro país. Así la defiendo de verdad».

La vista se le pierde en la distancia hacia la escuela local, en la que los niños juegan y aprenden con la inocencia propia de esa edad.

«Nosotros nunca pudimos estudiar.  Mis hermanos y yo fuimos analfabetos hasta que llegó la posibilidad de aprender las letras y los números.  Fíjese si la cosa ha cambiado que tengo una nieta doctora y otra está estudiando Periodismo».

Durante el diálogo con esta reportera recibe y da muchos saludos.  Sonríe a todos y vuelve la mente a otras épocas.

«Yo nací muy pobre.  Dormía en una hamaca de saco y me tapaba con un saco, vivía en un barracón sin condiciones.  Como a los ocho años ya cortaba caña descalzo.  Imagínese si era dura la cosa que hubo un año que me pasé seis meses sin comer arroz.  Solo teníamos un poco de harina de maíz, boniato y yuca.  Y todo era sin grasa.  Se cocinaba con sal porque unos  familiares la producían y nos daban».

Con los ojos llenos de lágrimas, sigue contando:

«Para hacer el café, mamá nos mandaba a mí y a otro hermano a exprimir caña en el campo para usar ese guarapo como si fuera agua y azúcar.  Ni eso podíamos comprar.  La verdad es que este es el país en el que mejor se vive.  No solo por la atención médica, y los estudios, sino por la seguridad que tenemos en las calles».

La memoria busca otros ejemplos de las diferencias que marcó el proceso revolucionario conducido por Fidel Castro Ruz y que aún se mantiene en Cuba.

«Yo vi morir a personas por falta de asistencia médica.  Recuerdo a un niño con una crisis terrible de asma, que falleció porque el médico no lo quiso atender.  Y cuando el papá trató de  imponerse a la fuerza, la Guardia Rural casi lo mata a planazos de machete.  Desde hace unos años soy diabético y me atienden muy bien.  Si hubiera sido en el otro gobierno ya me hubiera muerto porque sin asistencia médica… En el consultorio me dan buen tratamiento y cada vez que voy me atienden sin problemas.  Oiga, ahora el médico que diga que no atiende a un enfermo seguro lo sancionan y hasta el título lo pierde».

Dice Roberto Céspedes Ramos, Mayarí para los amigos y familiares, que la llegada de los rebeldes al poder fue lo mejor de su vida y la de sus hermanos pues piensan de igual manera porque todos pasaron por lo mismo.

«La Revolución nos cambió.  El 31 de enero de 1960 ingresé al Ejército en un llamado especial que hizo Fidel para la juventud.  Estuve cuatro años y tres meses, ganando muy poco; pero, me conformaba porque era para ayudar al país.  Fui normador y jefe de lote de caña.  Después me hice mecánico-operador de combinadas, y así me retiré, aquí en la provincia de Las Tunas, donde hice mi familia».

Para ellos, este hombre ha sido un ejemplo de virtud, laboriosidad y agradecimiento por todos los cambios que tuvo su vida desde el primero de enero de 1959, cuando la frescura del amanecer trajo la alegría del cambio.

Hoy este anciano sigue activo y feliz, consciente de las garantías que tiene en la Cuba de hoy.

/ymp/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos   en Twitter y Youtube

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Yenima Díaz Velázquez

Periodista. Máster en Ciencias de la Comunicación. Fue jefa de Redacción y subdirectora del Sistema de Radio en la provincia de Las Tunas. Como reportera se destaca por su sensibilidad para las historias de vida a través de entrevistas. Miembro de la Unión de Periodistas de Cuba. Ama por sobre todas las cosas a sus hijos Johana y Oscarito, le facsina el color verde y es amante de la naturaleza, la música. Para ella el amor abre cualquier puerta y la amistad es un puente para sustentar la vida. yenimadv@enet.cu Blog: http://www.soydelastunas.blogspot.com

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


nueve + = 18