Las Tunas, Cuba. Sábado 23 de Septiembre de 2017
Home > Cultura > Cuando el teatro cubano representó la manigua redentora

Cuando el teatro cubano representó la manigua redentora

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Cuando el teatro cubano representó la manigua redentoraCuba.- La Habana a principios de 1869 acogía la mayor concentración de españoles integristas en la Isla  de todas las capas sociales, mientras los cubanos estaban bajo la vigilancia  y férrea represión para evitar que  en la capital de la última colonia hispana en América,  se manifestara el espíritu  insurreccional,   iniciado con el alzamiento de Carlos Manuel de Céspedes en su ingenio La Demajagua el 10 de octubre  del año anterior.

Pero a pesar de ese clima de opresión,  en silencio las ideas independentistas y el apoyo a Céspedes iba radicalizándose, principalmente entre los jóvenes patriotas habaneros, lo cual se hizo visible en  una acción  aparentemente espontánea en el teatro vernáculo, donde menos podían esperarlo las autoridades coloniales.

Los censores  de la colonia, incompetentes para vislumbrar la expresión independentista en los procesos culturales de la época, consideraban ese tipo de arte  solo como una diversión útil  para estimular los peores vicios entre los cubanos.

El  jueves 21 de enero de 1869, en el teatro Villanueva -ubicado en las calles Zulueta  esquina a Colón donde se presentaban  obras  bufas-, un popular guarachero nombrado Jacinto Valdés dio un ¡Viva Céspedes! que alarmó a los voluntarios  españoles, quienes se aprestaron a impedir a toda costa otro acto similar.

Las filas de los voluntarios estaban integradas, principalmente, por residentes hispanos que  por lo regular accedían a los grados militares en correspondencia con su situación económica, por lo cual sus intereses estaban con la metrópoli y odiaban a los cubanos doblemente, por su nacionalidad y en muchas ocasiones por el éxito y poder monetario de algunos, lo que convertía a este cuerpo armado en la peor expresión del coloniaje en la Isla, dedicados a la represión en las ciudades, sobre todo en La Habana, aunque casi nunca presentaron combate en el campo de batalla a los mambises.

Durante el viernes 22 de enero, los voluntarios y las autoridades peninsulares se prepararon hasta los dientes con fusiles y proyectiles para librar un enfrentamiento  en los alrededores del coliseo.

Los cubanos convirtieron  la función, la cual estaba dedicada a recaudar fondos para la manigua, en una fiesta patriótica  como si estuvieran en el campo insurrecto liberado. Las mujeres asistieron  acicaladas con cintas de colores de la bandera cubana  con los que también  se engalanó el lugar.

Cuando en la representación de la obra  «Perro huevero, aunque le quemen el hocico» , un personaje exclamó: ¡Viva la tierra que produce la caña!, el público dio vivas a Cuba libre, a Carlos Manuel de Céspedes, a la Revolución y contra España.

Esa fue la señal para que las escuadras de voluntarios en tropel y a punta de bayonetas entraron en el local disparando sobre la indefensa concurrencia y según versiones de la época mataron a tres asistentes, hirieron a muchos más, detuvieron a varias decenas y destruyeron parte de la instalación.

Pero ese día no terminaron su represión y en jornadas sucesivas atacaron a los jóvenes de las familias más distinguidas cubanas, muchos simpatizantes de la insurrección, quienes  asistían al Café de la Acera del Louvre.

El domingo  24 violaron el palacio del  acaudalado cubano  Don Miguel Aldama, seguidor también de la causa de Céspedes, y destruyen  muebles, cuadros  y otras obras de arte, arrasaron la biblioteca y hasta robaron a los criados, pero el propietario se  salvó  porque junto con su familia se encontraba en las afueras de la capital.

De esta forma los voluntarios y las autoridades coloniales impusieron  jornadas de terror en la capital y provocaron un número de muertos desconocidos entre los sencillos habitantes.

El 22 de enero, fecha de Los Sucesos del Teatro Villanueva- como se llamó en lo adelante esta gesta- fue escogido como Día del Teatro Cubano, como muestra del pensamiento independista  y comprometido con su tiempo de artistas y dramaturgos en los albores de nuestra cultura nacional. (Prensa Latina)

/dcg/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos   en Twitter y Youtube

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Redacción Tiempo21

Encargada de realizar todo el trabajo del Grupo Internet y Tiempo21. Integrada por un Editor-jefe, dos editoras, un fotorreportero y camarógrafo, un director de fotografía y camarógrafo y un desarrollador Web. Es un equipo multidisciplinario y multioficio, que desarrolla las principales labores del Periodismo Hipermedia. Además de tiempo21, tiene un canal de Video-TV, y otros espacios. @tiempo21cuba

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


9 + uno =