Las Tunas, Cuba. Domingo 24 de Septiembre de 2017
Home > Opinión > El orgullo de vivir en Cuba

El orgullo de vivir en Cuba

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page
El orgullo de vivir en Cuba

Los turistas disfrutan de la tranquilidad ciudadana en cualquier ciudad de Cuba.

Cada día me enorgullezco más de ser cubano y de vivir en Cuba

Cuando veo todo lo convulso que ha sido el 2015 en cuanto a matanzas en tiempo de paz, atentados terroristas y personas baleadas sin justificación, Cuba emerge como el país más tranquilo del mundo, donde un crimen es un hecho aislado.

Ahora mismo, cuando el 2015 está a punto de concluir, los estadounidenses se sienten angustiados por las matanzas y los ataques terroristas, y la inmensa mayoría de quienes viven en el gran país del norte creen que este año fue peor para ellos y para el  mundo que el 2014, según una encuesta de la  Associated PressTimes Square Alliance.

Según el diario dominicano Hoy, «los estadounidenses dicen que los sucesos más importantes de 2015 fueron una serie de masacres como las de San Bernardino, California y París, además de las atrocidades cometidas por el grupo Estado Islámico.

Señala el periódico que «el 57 por ciento de los encuestados dijeron que este año fue peor para el mundo que el anterior, comparado con el 38 por ciento de las personas a las que se formuló la misma pregunta el año anterior.

Con respecto al propio Estados Unidos, el 37 por ciento cree que este año fue peor y el 44 por ciento dice que no hubo mucha diferencia.

Verdaderamente este fue un año sangriento para los Estados Unidos, por las matanzas de San Bernardino, Charleston, South Carolina; Roseburg, Oregon y Chattanooga, Tennessee, hechos que agudizó el miedo al terrorismo interno en ese país.

La ciudad Luz, a la cual visité en 2001, era emblemática por entonces por la tranquilidad de sus calles y lugares, con madrugadas apacibles y días alegres, colmados de nacionales y turistas de todo el mundo, el pasado 13 de noviembre París se convirtió en un escenario del terror. Al menos 130 personas murieron y unas 352 (99 críticas) resultaron heridas en varios ataques simultáneos contra locales de recreo como la sala de conciertos Bataclan, restaurantes y el estadio de fútbol de Saint Denis. El Estado Islámico fue protagonista de esos hechos horripilantes, en una apacible jornada de viernes, en lo que constituye la segunda mayor masacre de Europa, solo superada por los atentados del 11 de marzo de 2004 en Madrid.

Todo esto sin contar los crímenes en otras partes del mundo.

Por todo ello Cuba sigue siendo el paradigma de la seguridad ciudadana, la hospitalidad, de lo cual son testigos no solo la inmensa mayoría de los cubanos, también los más de tres millones de turistas que hasta noviembre visitaron la Isla y recorrieron las calles de la nación, con la tranquilidad tras sus pies.

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter y Youtube

 

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Miguel Díaz Nápoles

Periodista, fotorreportero, realizador de radio y vídeo, profesor universitario. Master en Ciencias de la Comunicación. Su pasión profesional va de las imágenes a la palabra hablada y escrita. Cuando nadie lo ve escribe versos para luego regalarlos envueltos en flores. Vivió en África tras la huella de los médicos cubanos por los pobres de este mundo y trabajó por más de un año como editor de contenido en TeleSur, su mejor escuela, su mejor historia. Se hizo periodista para ayudar a empujar a su país y a multiplicar las voces de lo desposeídos. Siente orgullo por vivir en un país libre y haber ayudado a la causa de la Revolución bolivariana. Para él, Tiempo21 es otra de las grandes historias de su vida, de sus grandes pasiones. Ama a sus hijos y a su familia, su gran sustento, su gran verdad. dnapoles@enet.cu Blog: http://migueldnet.blogspot.com/

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


seis + 2 =