Las Tunas, Cuba. Lunes 25 de Septiembre de 2017
Home > Cuba > Raíces y alegría de las fiestas cubanas de diciembre

Raíces y alegría de las fiestas cubanas de diciembre

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Raíces y alegría de las fiestas cubanas de diciembreCuba.- Como en otras partes del mundo, la presencia de festividades para despedir lo viejo, celebrar lo nuevo, abogar por la unión y la prosperidad familiar, también forma parte de las tradiciones mejor fijadas en el sustrato cultural del pueblo cubano.

Las solemnidades de precepto – que es así como definen a las celebraciones de noche buena, navidad, fin de año – son acciones seculares y de una trascendencia enorme para los cubanos, afirma David Soler Marchán, subdirector del Centro Provincial de Patrimonio Cultural en Cienfuegos.

Sostiene el profesor universitario que la cultura cimentada en la Isla desde la conquista y colonización obedece a las religiones judío cristianas, y por tanto, en ese proceso se asumen patrones vinculados a un imaginario muy poderoso, no solamente social, sino también de creencias populares.

Cada país incorpora a su acervo esas festividades, y es ahí donde radica su riqueza; pero por lo general tienen como centro a la familia, a los mecanismos de identidad y transmisión, existe una movilización económica, social, cultural, estética que repercute a nivel de sociedad, explica.

Con independencia de ser creyentes o no, alega el máster en Ciencias, dichas solemnidades, que conmemoran hechos importantes para la iglesia permanecen asociadas a la idea de prosperidad y bienestar, es toda una ceremonia que comienza incluso antes del natal con las novenas y veladas.

Es momento de reunión con los amigos y la familia, hay dulces, bebidas, comidas, bailes, vestuarios, disertaciones sobre la actualidad,  diversos temas, y de ese modo la gente enriquece la visión que tiene del entorno social, señala el especialista en Estudios Socioculturales.

Además del núcleo familiar donde se transmiten tradiciones culinarias, oralidades y visiones del mundo; aparecen los grupos sociales como entes normativos significativos que trascienden la cuestión festivo-religiosa y calan en las raíces de la sociedad misma, dice.

Por ejemplo, el valor que tiene para el cristiano es de confirmación de fe, pero ese posicionamiento también ramifica a escala social, tal es el caso de la Misa del Gallo a las 12 de la noche, las personas asisten aún cuando no sean fieles porque hay un ambiente de júbilo y esperanza que les agrada, apunta Soler Marchán.

Destaca como otros elementos sugestivos los códigos utilizados para marcar la llegada de esta etapa con colores característicos, arbolitos, luces, guirnaldas, músicas alegóricas, los cuales responden a influencias europeas, y sobre todo norteamericanas, donde alcanza preponderancia el elemento económico mercantilista de las fiestas.

Otras prácticas culturales demuestran, por el contrario, un ejercicio de identidad, cuando un miembro de la familia lanza agua para la calle otorga al líquido un significado de purificación que la santería cubana asume del cristianismo, aquí el asunto adquiere una visión transcultural, la cual ha sido condicionada históricamente.

Otro tanto sucede con las limpiezas que las mujeres realizan en las casas, mientras los hombres pintan interiores y fachadas y los más jóvenes ayudan en las labores.

En esos días tampoco faltan en la mesa del cubano la carne asada, el arroz congrí, la yuca con mojo, las bebidas, ensaladas y postres que singularizan la cocina de La Mayor de las Antillas.

No obstante, el investigador argumenta que esas tradiciones se gestan a un nivel de profundidad que debe ser retomado con mayor interés desde las estrategias y políticas culturales.

Para los cienfuegueros, particulariza, tiene gran valor la celebración de noche buena y la fiesta de fin e inicio de año, marcadas en la zona urbana por ofertas en centros nocturnos y plazas públicas, en tanto en las localidades rurales las ceremonias poseen un carácter más familiar.

Al igual que para muchos nacionales, las jornadas en la zona centro sur de Cuba adquieren un matiz de alegría, progreso, unión familiar, jubileo; incluso enriquecido con los relatos de cada quien luego de concluir los jolgorios, expone.

Como quiera, desde las visiones ortodoxas hasta las más populares, la llegada de diciembre plantea a modo personal y colectivo el fin de un ciclo de vida espacio – temporal que bien vale la pena celebrar, para trazar con optimismo el comienzo de una etapa superior y nueva. (Agencia Cubana de Noticias)

/dcg/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Redacción Tiempo21

Encargada de realizar todo el trabajo del Grupo Internet y Tiempo21. Integrada por un Editor-jefe, dos editoras, un fotorreportero y camarógrafo, un director de fotografía y camarógrafo y un desarrollador Web. Es un equipo multidisciplinario y multioficio, que desarrolla las principales labores del Periodismo Hipermedia. Además de tiempo21, tiene un canal de Video-TV, y otros espacios. @tiempo21cuba

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


+ nueve = 13