Las Tunas

En Las Tunas puede incrementarse la cobertura boscosa

Las Tunas.- La reforestación es, en cualquier lugar del mundo, un aporte a la solución del problema medioambiental, más en estos tiempos de mucha polución, de uso indiscriminado de fertilizantes químicos y de una lucha feroz en contra de la floresta para construir edificaciones u obtener más alimentos.

En la provincia de Las Tunas, una de las más desforestadas de Cuba, se acometen acciones para incrementar la superficie boscosa, un proceso lento que se entorpece también por la intensa sequía que afecta al territorio desde hace varios años y que impide el crecimiento exitoso de las plantaciones jóvenes y el desarrollo de las que lograron imponerse a la falta de agua y la persistencia de los rayos del sol.

No obstante, el empeño de muchas personas ha permitido transformar los designios de la naturaleza y eso se aprecia en las comunidades de Loma Alta, en el municipio de Jobabo, y Charco Largo, en Puerto Padre, las principales áreas boscosas de la región.

El año 2015 casi termina y resultó exitoso para la Empresa Agroforestal de Las Tunas pues se cumplieron varios indicadores como la producción de posturas, preparación de tierra, plantaciones forestales, reposición de fallas, reconstrucción de  bosques y otros.

Durante el período, la entidad ha tenido presente los Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución que plantean el desarrollo de investigaciones integrales para proteger, conservar y rehabilitar el medio ambiente y de un programa de mantenimiento, conservación y fomento de plantaciones forestales que priorice la protección de varias áreas.

Con esos propósitos se trabajó en todo el territorio tunero, donde se sobrecumplieron los planes de siembra en el mes de octubre, ascendentes a 800 hectáreas, según Omar Pérez Peña, especialista principal de Silvicultura.

Sobresalieron en su gestión, el vivero tecnificado de Vázquez, que aportó más de 700 mil posturas, y la Unidad Empresarial de Base Majibacoa.

Pero, el 2016 trae nuevos retos.  El primero de ellos es incrementar la supervivencia.  En el año 2008 solo se establecía el 38 por ciento de las plantaciones, en el actual calendario llegó al 73 y se prevé alcanzar el 90 por ciento el próximo año.

Aunque se sembrarán unas 150 hectáreas menos, se trabajará con más de 34 especies maderables y 14 de frutales y será en condiciones difíciles pues se prevé centrar los esfuerzos en áreas que nunca se han plantado y que actualmente están infestadas de marabú.

Además de aportar oxígeno, beneficiar los suelos y favorecer la lluvia, la floresta es hábitat de numerosas especies de la fauna y constituye una fuente segura de madera y alimentos.

Incrementar la cobertura boscosa es una vieja aspiración de los tuneros, dueños desde hace varios años del desagradable título de una de las provincias más desforestadas de la nación.

El crecimiento es lento; pero, puede lograrse.

/ymp/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter

 

Artículos relacionados

Realizan inversiones en granjas avícolas de Las Tunas

Julián Velázquez

Valora Viceministro de Comercio Exterior posibilidades de incrementar exportaciones en Las Tunas

Raúl Estrada Zamora

Reinauguran oficina comercial de Etecsa con nuevos servicios en Majibacoa

Yeisnel Vázquez

Enviar Comentario


3 × = seis