Portada » Definen en ICOM eficacia de la comunicación para reinserción social

Definen en ICOM eficacia de la comunicación para reinserción social

La Habana.- Las prácticas comunicativas pueden beneficiar el progreso social, según se aprecia en uno de los stands del VIII Encuentro Internacional de Investigadores y Estudiosos de la Comunicación (ICOM), que hoy finaliza en Cuba.
Se trata del stand de Escaramujo, un proyecto gestado por las facultades de Comunicación y Psicología de la Universidad de La Habana, cuyo objetivo es contribuir al desarrollo psicosocial de niñas, niños y adolescentes desde la educomunicación popular.
En declaraciones a Prensa Latina, uno de los miembros de la coordinación general del proyecto, Rodolfo Romero, explicó que Escaramujo trabaja especialmente con niños y adolescentes que viven en situaciones de vulnerabilidad.
Llevamos cinco años trabajando desde la comunicación y la educación popular con menores víctimas de familias disfuncionales y otras situaciones de riesgo, contextos que condicionan y muchas veces determinan sus conductas, comentó.
Los resultados principales del proyecto, que ha actuado en diversos ámbitos como son comunidades de riesgo, escuelas para alumnos con problemas de conducta y de formación integral, donde estudian los menores comisores de hechos que la ley tipifica como delito, fueron expuestos en una ponencia del evento.
Según Romero, participar en el ICOM les permitió a los integrantes de Escaramujo conocer experiencias similares en América Latina.
Hemos podido intercambiar modos de hacer y de actuar con participantes y conocedores de otras experiencias y proyectos que, al igual que nosotros, trabajan en el desarrollo de competencias comunicativas y culturales a partir de talleres, cursos e iniciativas interactivas, agregó.
Romero explicó que en el stand de Escaramujo en ICOM, que sesiona en el Palacio de las Convenciones de La Habana, han recibido a otros actores vinculados al proyecto, o que realizan acciones similares.
Ejemplo de ello son las payasas Gipy y Tita, que cada miércoles actúan en el Instituto Nacional de Oncología.
Integrantes de la compañía de teatro infantil La Colmenita, Dévorah Rojas (Gipy) y Alina García (Tita) explicaron que hacen esto desde hace cuatro años como parte del proyecto Payasas terapéuticas.
Según definió García, el payaso terapéutico no es igual al tradicional.
No usa tanto maquillaje ni va a proporcionar su espectáculo al niño, sino que construye su accionar en base a lo que este quiere que haga.
El objetivo principal no es la risa, sino ser un amigo, aliado o confidente, que contribuya a elevar la autoestima del paciente mediante su participación en talleres de creación artística y manualidades, que a su vez desarrollan sus capacidades comunicativas.
La modalidad del payaso terapéutico goza de aceptación en el campo médico por sus resultados relevantes en el componente anímico de niños que padecen enfermedades terminales.
Además del grupo de Tita y Gipy, otros actúan en varios hospitales pediátricos de La Habana, mientras que dos lo hacen en la provincia de Santiago de Cuba y uno en Santa Clara. (Prensa Latina)
/ymp/
Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter.
 

Artículos relacionados

Díaz-Canel interviene en debate de la Asamblea General de la ONU

redigital

Cuba: Aumento de casos con Covid-19 demanda percepción de riesgo

Prensa Latina

Cerrar filas a la COVID-19, en toda la nación

redigital

Escribir Comentario