Opinión

Cuba, no más

Las Tunas.- Tengo una amiga mexicana que un día descubrió a Cuba y ya jamás se ha podido desprender de este país. Me habla de la posibilidad de mirar a las estrellas desde un parque, en mitad de la noche y de la calma exquisita de este sitio del mundo.

No está en Cuba hoy, que es 10 de diciembre pero sí, me aseguró, escribirá alguna línea en el twitazo  que desde las redes sociales  va  a hacerse verdad para que cada cubano que pueda, desde aquí o desde algún lejano escondrijo del mundo, de sus razones en el Día de los derechos humanos.

Mi amiga me escribió también, hace muy poco y yo leía de sus nostalgias, de sus ganas de Cuba, y pensaba en José Martí y aquel deseo antiquísimo: «yo quiero que la ley primera de nuestra República sea el culto de los cubanos a la dignidad plena del Hombre» Eso también, es, por mucho, Derechos Humanos.

Este es un país bloqueado, que ha logrado reducir la mortalidad  infantil de 35,9 por cada mil nacidos vivos en 1960 hasta cifras muy por debajo de diez y que tiene el raro privilegio de estar dentro del 25 por ciento de la población del mundo que puede aspirar a vivir 77 años o más.

En Cuba la vacunación llega a toda la gente, la tasa de alfabetización es del  ciento por ciento de los jóvenes de 15 a 24 años  y en  los últimos 50 calendarios  las universidades graduaron más de un millón de profesionales.

Este es un país de intenso y diverso, en el que el calor sofoca, las colas estresan  y los bajos salarios fastidian; sin embargo, es tierra de conquistas y sueños, país de ejemplos y convicciones, en el que nada es más importante que la sonrisa de un niño, todos apostamos la suerte a un mañana mejor, y aunque sabemos es obra perfectible, sonreímos,  presumidos.

Mi amiga, desde México lo sabe y hoy va a estar especialmente orgullosa de esa certeza. Es 10 de diciembre, día  internacional de los Derechos Humanos, salga a la calle y sonría, ande a conquistar los suyos en esta tierra libre.

/mdn/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter

 

 

Artículos relacionados

El tapabocas ni se presta, ni se deja en casa

Leydiana Leyva Romero

Cuba y la ONU coinciden en reinventar el mundo postpandemia

Prensa Latina

Después de lágrimas y llanto, aún nos falta por ver más

Leydiana Leyva Romero

Enviar Comentario


× cinco = 5